Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Archivos

RALLYE DE PORTUGAL 2017

MORIR PARA VIVIR

Se las prometía muy felices Malcolm Wilson cuando, por fin, fichó a Sebastian Ogier. Poco sospechaba que el ‘Ogro’ le iba a terminar devorando. No le ha quedado otra al jefe de equipo, y dueño de MSport, que morir para seguir viviendo.

La mano de hierro con la que ha manejado su equipo Malcolm Wilson, le llevaba a decidir qué reglajes había que utilizar por parte de sus pilotos. Algo curioso, cuando no inaudito, y que, en el caso de Ogier sobre todo, no estaba dando los frutos deseados.

Las razones no están claras. Quizá tema de costes. No apretar demasiado los componentes, diferenciales, transmisiones, etc, para que dichos costes fueran mínimos. Quizá falta de confianza en sus pilotos. Puede que un ego desmesurado. En cualquiera de esos posibles casos, Malcolm Wilson se ha visto obligado a claudicar. Ogier dejó claro antes del rallye que él iba a tomar las decisiones sobre los reglajes que él considerara oportunas. Recapitulemos.

Ogier ganó en Montecarlo pero no llegó a estar cómodo. Aparte por la dificultad del rallye, en ningún momento pareció en condiciones de ir a por la victoria. Como era su primera prueba y además no había podido hacer muchos tests, pareció, y sigue pareciendo lógico, que tuviera algunos problemas de adaptación.

En Suecia, cuando en la última mañana se tiró a por el rallye, un trompo en la 2ª curva le impidió luchar por la victoria. Error raro en el piloto francés. Error que repitió en México al ir a buscar uno de sus demoledores ataques. La suerte es que no le costaron caros a efectos de la general y que llegaba a Portugal como líder. Pero ni en Argentina o en Córcega habíamos visto al Ogier irresistible para sus rivales cuando se pone al ataque. Gran parte de ello puede radicar en que su unidad de MSport no tiene el potencial de su VW Polo. Y eso le estaba impidiendo dominar el campeonato como antaño.

DECISIÓN

La primera etapa del rallye luso le vino como anillo al dedo. A pesar de abrir pista, nadie fue capaz de tomar el mando con decisión. Ostberg, Neuville, Paddon, Latvala, Meeke y Tanak se fueron turnando en la cabeza. Eso dejó a 6 pilotos en menos de 20 segundos. Un rally descabezado que parecía un duelo entre Ogier y Neuville con Tanak de árbitro.

Ahí ya se habían caído Ostberg (pinchazo), Paddon (problemas eléctricos), Meeke (toque en una de las traicioneras secciones de asfalto), y Latvala (accidente). De todos el más doloroso fue el de Jari Matti. Con fiebre en las horas previas, salió a la prueba en unas condiciones muy precarias. Pero se sobrepuso y estaba luchando por el liderato.

La segunda etapa tenía al tramo de Amarante como gran prueba en el horizonte. Pero antes había que llegar a ella. Ogier apretó en el primer tramo del día pero en el 2º Tanak le marcó una raya. Parecía que el estonio estaba lanzado. Claro, que también Wilson había comentado que impondría órdenes de equipo para asegurar que Ogier ganara el título. La amenaza de Neuville y Hyundai tiene su peso.

Pero en Amarante, con muchos problemas en varios coches, Ogier estuvo intratable. Quizá no tan avasallador como otras veces. Pero los casi 7 segundos a Neuville, le dejaron para el segundo bucle con una cómoda ventaja de poco menos de 20 segundos sobre el belga y de 25 sobre Sordo. No fue un ataque sin misericordia, fue más un cambio de ritmo en una prueba de fondo. Sólo Neuville pudo seguirle.

DESAFÍO

Para el belga era un desafío. Es su mayor rival para el título. ¿Debía irse a por él o cuidar la 2ª plaza y esperar a tiempos mejores? Thierry lo intentó en el segundo bucle pero no recortó lo suficiente para soñar con una remontada el domingo. Nadie más contaba. El belga no quiso, o no pudo, lanzar un atacón buscando dos cosas. La victoria y un golpe moral. Quizá porque no termina de ir a gusto en Portugal. Fue una postura inteligente, por más que nos hubiera encantado verle subiéndose por las paredes y, además, le recortó 3 puntos en la Power Stage. Por lo que el balance no es tan malo para el belga que casi salió con un empate de la ronda portuguesa.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que no sea un mano a mano entre ellos. Es una pena el despiste que sufrió Latvala aquí. Aunque hubiera acabado tercero, tendríamos una lucha a 3 más que bonita con tres marcas distintas.

Hay que destacar el rendimiento de Toyota. Hasta el incidente de Latavala. estaba ahí arriba luchando por la cabeza. El desafío que tenía Tommi Makinen, y en el que pocos creían, lo está superando y sacando con nota y sus coches, sobre todo en manos de Jari Matti, son tan favoritos para ganar como cualquier otro. Enorme trabajo sin duda. Y ojo a Esapeka Lappi, que con sus errores lógicos, se sacó algún tiempo interesante.

Sordo acabó 3º tras no poder segur el ritmo en la segunda etapa dónde se dejó casi un minuto. Pero sin errores, donde otros sí los cometieron, lo que le llevó a redondear un buen rally y el resultado para Hyundai.

RESTO

Tanak estuvo muy bien hasta que un toque en plena presión de Ogier el sábado le hizo tocar un talud y perder tiempo. Finalizó 4º no obstante. Evans fue 6º. Un pinchazo el sábado le retrasaba y le impedía mantener el ritmo.

En Hyundai todos los problemas se cebaron en Paddon que, en cualquier caso, estuvo arriba hasta esos problemas.

En Citroen, Meeke y Lefebvre volvieron a las andadas. Meeke rompiendo una suspensión trasera en un tramo de asfalto y Lefevbre pinchando dos ruedas en un vuelco. Salvó los muebles Breen que acabó 5º.

Y en Toyota, Hanninen muy perdido aunque completó el rallye. Lappi irregular. Por cierto, un poco incomprensible que Toyota no hiciera penalizar a Hanninen para darle algún punto más a Latvala.

El ‘Ogro’ Ogier se ha comido a su jefe Wilson. A tenor de los resultados, ha sido una muy buena decisión. Que Ogier haga lo que tiene que hacer, correr, decidir reglajes y sacar el jugo del coche. Y Wilson a organizar y dirigir el equipo. Wilson ha tenido que morir para vivir. Otra vida, de momento, pero más provechosa. De momento también.

¿Te gustó? Compártelo:

Tags: , , , ,

2 Responses to “RALLYE DE PORTUGAL 2017”

  1. Juanantz Says:

    No sabía esto que comentas de Wilson y los reglajes. Creo que hará todo lo necesario para ganar el titulo de pilotos este año y si tiene que tragar con las exigencias de Ogier en ese sentido, también. El francés sabe lo que hace y lo que quiere.

    Leí en Autosport lo de las ordenes de equipo en MSport justo antes del rally de Portugal y Wilson dijo una frase que me sonó un poco rara, tal vez porque la tomé en plan literal “I want to win the drivers’ championship and this is the best chance I’ve had and, from where I’m sitting right now, it could be my last chance to do that”

    No creo que quisiera decir que este es su último año al frente de MSport, más bien me lo tomo como un “no se si tendré al mejor piloto del mundo el año que viene en mi equipo y esta es nuestra oportunidad”. Lo cual me lleva a pensar, quién le iba a decir a Wilson cuando se hizo cargo del equipo oficial Ford en 1997 que 20 años después no iba a tener aún un campeonato de pilotos.

    Este tiene que ser su año y si consiguiera atraer a Ford de vuelta al mundial incluso podría tener alguna oportunidad si no de retener a Ogier (que vuelve a sonar en la órbita de Citroen), si de continuar siendo un equipo candidato al título con otro piloto.

  2. Charly Says:

    Exacto. Eso es. Por eso moverá cielo y tierra. :)