Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Archivos

APUNTES DE FRANCIA, AUSTRIA Y GRAN BRETAÑA 2018

CONTINÚA EL REPARTO

Las tres siguientes citas mantuvieron la tónica de los seis últimos GP. Las tres victorias quedaron repartidas entre los cocos del campeonato. Y, de nuevo, se perdieron ocasiones de oro por variadas razones.

En Francia Mercedes volvió, aparentemente, a coger la delantera. Al menos el sábado. Para el total de la carrera nunca lo sabremos. El grave error de Vettel, se tragó literalmente a Bottas, dejó la carrera huérfana de cualquier lucha por la victoria. Tanto que Hamilton pudo rodar en un modo muy seguro para su motor ante la ausencia de peligro por detrás. El grave error de Vettel, otro más, dejó a Bottas arrastrándose una vuelta y a él, con una penalización mínima (reglamentaria por otra parte), recuperando e intentando salvar los muebles.
Hubo otro incidente, siempre los chicos de Haas como protagonistas, que obligó a sacar el Safety Car. Quizá fue el único momento de peligro, más allá de la salida, para Hamilton. El británico tenía detrás a Verstappen que se había saltado ‘medio’ circuito evitando el incidente entre Vettel y Bottas. Pero en cuanto se reanudó la carrera, le costó practicamente nada a Hamilton salir del rango de DRS del pais bajero y rodar a velocidad de crucero hasta meta.
Su principal amenaza podría haber sido Raikkonen. Pero el finlandés ya estaba lejos intentando quitarse a Leclerc y Magnussen, cosa que hizo con relativa rapidez, del medio. También Ricciardo, que se puso tercero tras pasar a Sainz que rodó en posiciones de podio varias vueltas. Vettel y Bottas también empezaron a remontar, Vettel con el coche menos dañado, mejor que el finlandés.
Vettel se convirtió en una amenaza para los dos Red Bull. Porque venía rodando en su ritmo con la goma más dura. Sobre todo para Verstappen, la clave era parar y salir por delante del de Ferrari. Se vio obligado a hacer la maniobra en la 25. A Ricciardo le mantuvieron 3 vuetlas más. Algo incomprensible porque tenía el alerón delantero algo dañado y sufría de subviraje y graining. Pero cuando no firmas lo que te pone el equipo delante, o insinúas que te puedes ir, pues pasan cosas ‘raras’. Cuando el australiano paró en la 28, salió detrás de Vettel. No se enfadara el país bajero. Daniel tenía una opción si Vettel no paraba. Los 5, sí 5, segundos de penalización por embestir a un rival, se le añadirían al final de la carrera. Si Ricciardo era capaz de mantenerse en ese rango, dado que Vettel llegaría con las gomas muy tocadas, le podía ganar la posición.
Raikkonen, tras la parada temprana de los Red Bull, rodaba 2º en solitario. Hamilton paró en la 32 y Raikkonen dos después. Cuando el finlandés volvió a pista era 5º. Pero con el coche más rápido, pronto Vettel recibió instrucciones de que dejara pasar a su compañero. Ya había perdido posición con Ricciardo al sufrir con sus gastadas gomas.
Un VSC provocado por Stroll, permitió a Vettel parar gratis, Bottas lo había hecho poco antes. Raikkonen por su parte cazó a Ricciardo y le pasó sin mayor esfuerzo. Hamilton tenía una de sus victorias más plácidas con Verstappen detrás y Raikkonen 3º. Ricciardo y Vettel detrás con Bottas 7º. Mercedes había mejorado y Ferrari era una incógnita. Mientras Red Bull aprovechaba los regalos y Vettel rumiaba su error.
AUSTRIA
La primera clave que marcó el GP austriaco fue la temperatura. El domingo la temperatura estaba 10 grados por encima de lo que había sido habitual, metiendo el miedo en el cuerpo a todos. El equilibrio de fuerzas quizá basculaba un poco hacia Ferrari, por un mejor trato de las gomas, frente a una Mercedes que parecía algo superior gracias al propulsor. Y entre medias Red Bull. Verstappen siguió redimiéndose ante la F1, algo que por otra parte le trae al paíro, y con una primera vuelta a su manera, era 3º por delante de todo el grupo y sólo detrás de los Mercedes. Pero igual que otros días el pais bajero salió escaldado, aquí le salió bien mantener su agresividad. Así que nada nuevo bajo el sol.
Las roturas menearon el avispero y pusieron la carrera en un punto apasionante. Primero fue Hulkenberg, en la vuelta 12. Pero dos vueltas después le tocó el turno al segundo clasificado. Bottas sufría el sempiterno y socorrido problema hidraulico, viéndose obligado a dejar su coche tirado en la curva 4. Salía el VSC. Dudas en Mercedes y oportunidad para Ferrari y Red Bull. Quedaba media vuelta para tomar la decisión en el equipo alemán. Mientras en sus rivales se preparaban para parar a sus coches a la vez. Mercedes tenía el problema de que cualquier cosa que hicieran, tanto Ferrari como Red Bull les podían atacar a la contra con uno de sus coches. La decisión del muro y el ingeniero de Hamilton, que luego asumió su culpa, fue no parar a Hamilton. Cuando se apagaba el VSC el de Mercedes con gomas viejas, necesitaba abrir hueco con Verstappen, y el resto de rivales, para parar y no perder posición. Hamilton paró en la 25 y cayó hasta la 4ª posición.
El británico empezó a recortar a Raikkonen. Pero una vez llegó cerca del finlandés, no pudo pasarle. De hecho Kimi, cuidando sus gomas al principio, le mantenía a raya y permitía que Vettel se acercara al de Mercedes. Por delante Ricciardo sufría de un blistering galopante y veía como Raikkonen se le echaba encima. Pero lo triste y desdesperante es que los pilotos tenían que rodar cuidando en exceso las gomas. Un arte excepcional, pero no lo que una competición de velocidad demanda.
Raikkonen pasó a Ricciardo, sacrificado para intentar sujetar al de Ferrari, y el de Red Bull se iba a boxes. Hamilton no podía pasar a Vettel y tras sufrir también de un blistering tremendo, paraba en la 52. Empezaba su caza de Ricciardo pero el de Red Bull abandonaba. Poco después Hamilton también abandonaba. Verstappen se quedaba contra los Ferrari. Los coches italianos apretaron, porque Max estaba cuidando sus gomas. Y el país bajero aguantó magistralmente y fue capaz de responder al ataque de Ferrari. Una Ferrari que cometió, bajo mi punto de vista, un error al no dejar la segunda plaza a Vettel, rendida por Raikkonen. Esos tres puntos, en un campeonato tan igualado, pueden ser decisivos.
GRAN BRETAÑA
Una muy buena salida de Vettel le dio la mitad de la carrera. El error de Raikkonen llevándose puesto a Hamilton sin duda que ayudo. El problema de Hamilton comenzó en la misma salida cuando fue batido por el alemán. Se quedó descolocado y le pasó Bottas. Luego llegaba Kimi y le hacía trompear sin que ambos sufrieran daños.
El calor marcó la carrera como pasara en Austria. Vettel se sintió con más confianza para atacar en las primeras vueltas mientras Bottas estuvo más conservador. Una vez que la ventaja de Vettel llegó a 4 segundos, se estabilizó.
Bottas empezó a socavar la ventaja del alemán cerca del final del relevo hasta llegar a los dos segundos. Raikkonen mientras venía remontando como en sus mejores tiempos y Hamilton hacía lo propio a unos 25 segundos de la cabeza. Kimi se encontró con el muro de Verstappen y ahí se quedó clavado. No tuvo otra opción que parar, cumplir los 10 segundos de penalización, y verse en medio del paquete central. Superado incluso por Ricciardo.
Vettel paró antes que Bottas, quizá sorprendiendo a Mercedes, que lo hizo a continuación. La situación se repitió calcando el principio de carrera. Vettel abriendo hueco al inicio del relevo frente a un más prudente Bottas. Con meumáticos medios no debería de haber otra parada. Cuando Hamilton realizó su parada volvía 6º aunque a casi medio minuto de la cabeza.
Pero Ericsson se estrellaba en Abbey y el panorama cambiaba completamente con la salida del Safety Car. Mil opciones se presentaron. Mercedes decidió hacer lo contrario que hiciera Vettel y dejar a Hamilton en pista. Vettel paró montando blandos nuevos, los mismo que hicieron Verstappen y Raikkonen.
Bottas gestionó muy bien la resalida. Hamilton se vio bajo ataque por parte de Verstappen. Pero poco después Grosjean buscaba un hueco donde no lo había. El francés se iba contra las vallas llevándose a Sainz puesto. Otro Safety Car.
En la siguiente resalida las cosas fueron mejor para Vettel y para Hamilton. El alemán se mantuvo muy cerca de Bottas, mientras el británico se vio aliviado por el ataque de Raikkonen sobre Verstappen. Bottas rechazó los ataques de Vettel y Raikkonen pasó a Verstappen.
Bottas con problemas en sus gomas traseras empezó a sufrir ante el acoso del de Ferrari y terminó siendo pasado por Vettel. Valteri no tapó el interior y le dejó un gran puerta abierta. El movimiento de Vettel fue bueno, pero facilitado por los problemas de Bottas. El finlandés no pudo hacer mucho más para mantener a Hamilton y Raikkonen detrás, siendo abrasado por el DRS de ambos. Red Bull sufría un desastre con Verstappen, por problemas de frenos, y Ricciardo, con su coche con la caja de cambios bloqueada.
De nuevo tres carreras y tres victorias para tres marcas y pilotos distintos. Hamilton salvó una situación crítica. Minimizando daños y llegando segundo. Pero la preocupación en Mercedes, más allá del espejismo de Francia, iba en aumento. Ferrari se volvía a mostrar significativamente más superior y en la marca alemana no parecían encontrar respuesta.
¿Te gustó? Compártelo:

Comments are closed.