Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Archivos

ESTAMOS EN GUERRA

Sí. Así de simple y complicado. Así de llano y escarpado. Así de tangencial y peligroso. Estamos en guerra.

La manera en que, llamémosle así, el mundo occidental ignora y no se da por aludido con la amenaza islámica, es desconcertante. No esperen aquí búsquedas de subterfugios para no llamar a las cosas por su nombre. Ni excusas absurdas negando la mayor para correr a ampararse en los brazos del buenismo y la gilipollez. Estamos en guerra, ¡COÑO!

Está un tal Al Baghdadi. A su lado Bin Laden es una monja carmelita. Aquel es el que ha creado un nuevo califato y está regando de sangre allá por donde pasa. Y por donde no pasa también.

Ahí están los ejemplos de Túnez hace unos días, las incursiones en Francia y muchas operaciones policiales que no se publicitan y que han evitado más masacres.

También anda por ahí el angelito de Boko Haram. Éste se pasa por la piedra, varias tipos por cierto, a todo lo que huela a cristiano. Razón aún más eximente para que muchos miren para otro lado en esta Europa que reniega de lo que la hizo grande y que está en la base de todo. Sí, quién olvida su pasado bla bla bla.

VERGUENZA

Mientras estos dos, entre otros muchos, campan a sus anchas, en Occidente se mira para otro lado. Una Europa débil y pusilánime. Más preocupada de los duros viles, perdón de los euros, que de los duros moritos. Sin darse cuenta que cada día que pasa, cada metro cuadrado que avanzan estos bastardos malnacidos, va a costar más sangre, sudor y lágrimas que las que Winston Churchill pudo imaginar.

Este problema con Al Baghdadi se podría haber cortado de raíz si se hubieran tomado medidas en su momento. Sí, como una hidra habrían ido saliendo otros cabecillas. Pero mientras no dejes crecer a la planta, esta no puede crear ramas nuevas.

Ahora Al Baghdadi ha logrado expandirse de manera colosal y lo que hay sobre el papel es terrorífico. Sólo el protector Mediterráneo separa a la Europa pusilánime de la amenaza. Sólo el Mediterráneo separa a la Europa ciega que confunde a inmigrantes con refugiados que huyen del horror de esta nueva hornada de moros integristas. La necesidad de trazar una gran estrategia es más que apremiante. Hay que irle cortando las alas ya. Lograr que se replieguen hasta la derrota final.

Pero ¿hay realmente voluntad de borrar del mapa a esta panda de hijos de la gran puta? ¿Hay voluntad de eliminar de raíz esta amenaza?

BUENISMO

Pues no. En esta Europa, con la papanatada de este país a la cabeza, llena de mierdas, pusilánimes y cobardes, no se contemplan acciones militares. Recordemos que estos nuevos moros tienen como objetivo recuperar Al-Andalus entre otras cosas. Algo que muchos ignorantes aplauden. Así estamos.

Decía que no se contemplan acciones militares. No sea que tengamos soldados muertos y la opinión pública se les eche encima. Tendrán que ser los británicos, con bastantes pocos miramientos (como debe ser) y los franceses, a la chita callando, los que se tomen cumplida revancha de las afrentas recibidas. Aparte de los Estados Unidos que no parecen decidirse aún o siguen muy concentrados en Afganistán. Quizá una Israel, más, amenazada les haga cambiar alguno de los objetivos. Pero así no se acaba con estos desalmados.

Hace falta ir a su terreno, darles duro allí. Hacerlos retroceder hasta que implosionen. Y, sí, lo mejor es que cuantos menos queden mejor. Pero no hay que olvidar lo que tenemos en casa. Hay que tomar medidas contra tanto Imán que campa a sus anchas por toda Europa. Que de una santa vez se coja al toro por los cuernos y se expulse a todos estos vividores y maltratadores que no demuestren su adaptación a las normas. ¿Dónde están las feminazis que tanto las pían y son tan valientes para entrar en tetas, poco vistosas por cierto (la próxima que sea un poco más atractiva la fulana por favor) en una iglesia pero no tienen ovarios para hacer lo mismo en una mezquita? ¿Dónde?

Eso es lo que tenemos. Doble rasero, cobardes y mierdas.

Estamos debilitados, mucho. Por el nivel de vida. Por no vivir, afortunadamente, desde hace mucho tiempo conflictos. Por las tonterías de las alianzas de no se qué coños. Por las novenas de Beethoven y los güi ar de shempions. Que sí, que está muy bien. Y todos junto de la mano hacia la extinción (como cantaba Siniestro Total) degollados por infieles. ¡Y una mierda!

Tenemos a estos putos moros a las puertas. Seguimos mirando para otro lado mientras los muertos sean en Túnez. Seguimos mirando para otro lado con las matanzas de cristianos en Nigeria o en Chad. Y cuando ametrallen una playa de Málaga, vuelen una iglesia de Almería, o degüellen a medio pueblo en Badajoz, entonces querremos reaccionar.

Será tarde. Todos esos moros subvencionados en los pueblos. Que se pasan el día babeando mirando a nuestras mujeres e hijas, mientras las que trabajan son las suyas. Repito ¿dónde estáis feminazis y adalides de la igualdad? Todos esos moros se volverán contra la mano que les está dando de comer ahora a cambio de nada. Y el problema ya no estará en Túnez, Nigeria o en un pueblito de Francia. Estará justo en nuestro patio trasero. Como Caballos de Troya.

Estamos en guerra y nadie quiere darse cuenta de ello. Y las guerras implican sacrificio, dolor y tragedia. Y también las guerras implican que ciertas normas tienen fronteras muy difusas. Estamos en guerra contra unos tipos que no tienen miramientos. Sólo dándoles de su medicina se les podrá derrotar. Sólo atacándoles a su corazón se podrá triunfar. Queda muy bien la frasecita de que para destruir a un monstruo, no te puedes convertir en otro monstruo.

Así que buenistas, igualitarios, pacifistas y demás fauna buenrollista. Mirad durante un tiempo para un lado y dejad que la guerra empiece y siga su curso. Ya habrá tiempo de ir de la mano, de ponerse margaritas en el pelo y de decir que guais somos y como molamos mientras los unicornios y los arcos iris nos envuelven.

De momento, estamos en guerra. Y una muy, muy dura.

¿Te gustó? Compártelo:

Tags: , , , , ,

3 Responses to “ESTAMOS EN GUERRA”

  1. Jesús Says:

    Aunque hay algunos términos que no comparto, comparto al 100% que estamos en guerra. Que o nos metemos en ella a saco (que para algo están los ejércitos y las famosas Naciones Unidas) o al final nos vamos a ver con el agua al cuello, y entonces querremos reaccionar y será demasiado tarde. Que al igual que si voy yo a sus países, mi mujer se ha de poner el velo, cuando vengan ellos aquí que se adapten a nuestras costumbres, y no nosotros a las suya…

    Todas esas cosas…

    Y sí, por parte de ONU, OTAN, Rusia, EEUU, Europa, países árabes, China, Japón (vamos, del mundo entero) hay que comenzar una caza y destrucción del mal llamado islamismo, porque el Islam, no es lo que esta gente dice que es.

  2. cies Says:

    El problema no es el islam, son unos taraos terroristas descerebrados.
    El problema es de educacion, esa gente esta educada en el odio, a los distintos y a los iguales, yo creo que se odian incluso a si mismos.

    ¿Que tienen que ver los imanes y las mezquitas de España?
    un poquito de por favor, no seamos intolerantes, como ellos.

    ¿Y que leches tienen que ver aquí las feministas?
    Y lo dice un antifeminista.

    Las religiones son malas, TODAS, fomentan la creencia ciega -la irracionalidad, restringen el espritu critico -la voluntad, y te hacen menos libre.

    Como decia John Lennon en una cancion de esas de florecitas, unicornios y mucho arco iris:
    “I’ve just believe in me”

  3. Charly Says:

    Jesús, sin duda.

    Cíes. Sí. Tienen que ver porque muchos incitan a ese odio. Y las féminazis tienen que ver porque callan como putas con lo que pasa. Porque sólo tienen ovarios a ir contra la iglesia católica.