Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archivos

APUNTES DE JAPÓN 2017

OCASO ROJO

El país del sol naciente no supuso un renacer de las esperanzas de Ferrari en ganar el campeonato. Más bien supuso el ocaso de cualquiera de aquellas que les pudieran quedar.


No fue la caja de cambios, objeto de análisis tras el absurdo incidente en la vuelta de honor de Malasia, la que provocó que Vettel saliera de Suzuka por la puerta de atrás, en gesto de mal perdedor si comprensible, y diciendo adiós casi sin remisión al título. Fue una bujía. O el conector que engancha con la bujía. O el cable que va al conector que se engancha a la bujía. Como diría Marchione, problemas con proveedores externos. Como si cualquiera pudiera poner sus piezas en el Ferrari. Un motor que quería rendir todo lo que tenía dentro para mantener a su piloto, y a la marca, en la lucha, se veía atado de una mano al no funcionarle un cilindro.

Aún así, y todo apunta a que en el modo salida del motor ese cilindro sí funcionó, Vettel salió bien. Pero Hamilton no falló y pudo mantenerse por delante de su rival. Poco después el desastre. El coche, perdiendo al menos más de 100 cv. sin ese cilindro, fue presa fácil de varios rivales. En especial Verstappen que se tiró sin coger prisioneros en la horquilla.

El periodo de Safety provocado por el accidente de Sainz, parecía la salvación para Vettel. Desde boxes empezaron a jugar con diferentes mapas para ver si podían solucionar el problema. Cuando se reanudó la carrera, la bujía seguía sin chispa y apagó la carrera por el título de Vettel.

TEMPERATURA

El calor con el que salió el domingo en Suzuka preocupó a las huestes del equipo teutón de Mercedes. Con 15º más en el asfalto, el solo recuerdo de lo ocurrido en Malasia les hacía sufrir escalofríos. Unido a ello que el Mercedes si va delante no tiene problemas, pero en tráfico es mucho más sensible a los flujos sucios del aire, gran parte de sus esperanzas de victoria se centraban en hacer una buena salida.

El maravilloso y estrecho trazado japonés ya se había cobrado varias víctimas. Y si en Malasia el agarre de los coches había hecho la vuelta algo más fácil, los sucios límites del trazado nipón, en su gran mayoría con tierra e hierba, no perdonaban un solo error. Sainz, Grosjean, Bottas y Raikkonen, entre otros, habían sufrido la inclemencia de los dioses del volante y no pudieron evitar el muro. En carrera alguno más caería, e incluso repetiría.

Eso, en segunda instancia, era el otro gran motivo de preocupación en Mercedes. Cualquier periodo de Safety Car o Virtual Safety Car, les haría bajar dramáticamente la temperatura de sus gomas. El Mercedes tiene problemas en llegar a esa temperatura ideal de funcionamiento, mientras Ferrari y Red Bull lo consiguen con mayor facilidad. Objetivo pues en Mercedes, salir bien y mantener la cabeza y rezar porque no hubiera apenas periodos lentos.

La primera premisa la cumplió Hamilton a la perfección y mantuvo la cabeza de la carrera enfilando las desafiantes ‘Esses’. Por detrás Sainz, intentando algo muy difícil, con ruedas casi frías y por fuera, se vio sorprendido por la sucia pista que impidió que el Toro Rosso girara. Sin remisión se fue contra las vallas y lo que temía Mercedes llegó.

Cuando se retiro el coche de Sainz y se relanzó la carrera, Verstappen se fue a por Hamilton. La ventaja del británico se desvaneció pero aguantó hasta que sus gomas entraron en cintura. Aparte de que pudiera haber algún otro periodo lento, la situación arriba empezó a normalizarse. La preocupación de Hamilton era no quedar detrás de Verstappen en el momento de entrar a cambiar gomas, con casi todos yendo a una parada, e intentar abrir un hueco, no tanto con el holandés, si no con la tercera posición para no regresar en tráfico llegado el momento. Otro periodo lento no afectó al estar Hamilton con cierta ventaja.

ESCUDERO

Red Bull tuvo que decidir parar a Verstappen en poco tiempo. En el momento que decidieron que la ventaja era, muy apurada, factible de mantener le llamaron. Salió justo por delante de Raikkonen. En Mercedes no se lo pensaron, con ruedas viejas en Suzuka se pierden más de dos segundos por vuelta, y llamaron a Hamilton. Cuando el inglés regresó a la pista había perdido 3,5 segundos de los 5 que tenía con Verstappen. Preocupación en el muro alemán y esperanza en Red Bull. El coche azul era mejor con la goma blanda, pero Verstappen decidió no quemar sus neumáticos al principio para llegar con ellas en mejor condición al final. ¿Error? Quizá. Tirarse a por Hamilton, todavía con sus gomas no en la mejor de las condiciones, le habría permitido pasarle o forzarle a cometer un error. Pero esperó.

Bottas estaba detrás de Ricciardo con Hamilton y Verstappen llegando muy rápido a él. El cordero sacrificado finlandés hizo bien su trabajo, dándole a Hamilton la mitad de la carrera. En la chicane Valteri dejó pasar a su líder y se colocó entre él y Verstappen. Una vuelta mantuvo detrás al de Red Bull, suficiente para que Hamilton se fuera con 3,5 segundos de ventaja.

LÍO FINAL

Un reventón del neumático delantero derecho en el Williams de Stroll en las ‘Esses’ le llevó a cruzarse la escapatoria y quedarse casi en medio de la pista. Ricciardo pudo evitarle y la cosa no fue a mayores. Más que tuvimos otro periodo de VSC. Cuando el periodo finalizó, Hamilton estaba más que preocupado. Al perder la temperatura en sus gomas le iba a costar mucho recuperarlas. No eran las súper blandas. Y dado el nivel de desgaste ya no iban a funcionar de ninguna manera igual. Además tenían doblados muy cerca. Si se hubiera sacado al Safety y los doblados se hubieran ido al fondo del paquete, otro gallo quizá habría cantado para Hamilton.

Cuando se relanzó la carrera Lewis llegó hasta los dominios de Alonso, que estaba luchando con Massa. El español se apartó antes de la horquilla y quizá debió de dejar pasar a Verstappen también, pero aceleró y dejó pasar a Max camino de ‘Spoon’. Obviamente Massa ya había desaparecido. Por su parte Lewis con un poco de aire se ponía a cola de Massa, al que aguantaba para pasarle muy cerca de la curva 1. De esa manera se lo dejó a Verstappen en toda la zona de las ‘Esses’. Eso fue letal para el holandés que, a pesar de la mejor condición de sus neumáticos, no pudo cazar al británico. En otro despropósito de los comisarios, éstos reprendían a Alonso por no apartarse con Hamilton mientras a Massa ni le investigaban. A pesar de que Max reconoció que el brasileño le había molestado más que Fernando. Otro día en la oficina. De nuevo insisto en que los doblados deben de apartarse a la mínima. Si Suzuka es estrecho y tienes casi que pararte, lo haces. Lo incomprensible es que no hubiera investigación sobre Massa también.

EL RESTO

Ricciardo acababa en el podio. La primera curva fue clave para él. Se emparejo con Verstappen que se le metió por dentro. Eso le dejó fuera de trazada buena y Ocon dio cuenta de él entre la 2 y la 3. Con el buen ritmo del Red Bull, tras las paradas tenía una confortable ventaja sobre Bottas y éste no le inquietó camino del tercer escalón del cajón.

Ocon en 4ª posición aguantó a Ricciardo muy bien. Pero la salida de pista de Ericsson en Degner propició otro periodo lento. Al relanzarse ni el australiano a final de recta, ni luego Bottas, apoyados en el DRS, tuvieron problema para dejar al francés en 5ª posición, para terminar 6º tras ser superado por Raikkonen. Al final de carrera, si opción de coger por delante, y quizá midiendo sus fuerzas, Pérez que iba más rápido y detrás de él, solicitó permiso para pasarle. El equipo se lo negó. Con buen criterio porque había mucho que perder y nada que ganar. En México seguramente sea distinto. Buen resultado ese 6º y 7º para Force India que completó un gran fin de semana. Kimi acabó 5º también en tierra de nadie sin poder hacer mucho más para salvar más puntos para Ferrari en el cpto. de constructores.

Lewis sumaba la octava victoria del año y cogía el trofeo de campeón con una mano. Poco falta para que lo coja con ambas. No deja de ser paradójico que en el país donde nace el sol, éste se pusiera en un triste ocaso otoñal para Ferrari.


¿Te gustó? Compártelo:

Comments are closed.