Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Enero 2018
L M X J V S D
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archivos

Posts Tagged ‘tauromaquia’

SIETE MULETAZOS

Viernes, Junio 6th, 2008
No pude asistir a la de tarde gloria y éxtasis de José Tomás en Madrid ayer. Pero a pesar de los deseos del torero de no televisar sus corridas, no se puede poner puertas al campo. Muchos vídeos circulan por la web y he visto completas las dos faenas del Dios del toreo.
jose2

Sublime. De arriba a abajo, de fuera hacia dentro. Jugándose la taleguilla en cada pase. Y cada uno más ceñido que el anterior.

Quien quiera un resumen técnico que busque en otro sitio. No quiero entrar en si la segunda oreja en el primero fue exagerada. O si alguno de los toros tenía una presentación justa.

Sólo hay detalle que me ha dejado helado. Que deja a las claras la técnica, el oficio, el arte y el arrojo del torero de Galapagar. Un detalle conmovedor, que te rompe todos los esquemas. Que no se parece en nada a lo que uno ha visto en toda su vida. Y entoncés los olés sön como sacudidas eléctricas. Todas las terminaciones nerviosas del cuerpo están alerta. Y José desgrana un pase tras otro. Y sin querer, las lágrimas afloran en los ojos y te ves luchando por no perder ni un segundo la visión de algo maravilloso, único. De un espectáculo inigualable.

Los siete muletazos seguidos que le dio al primer toro son ya historia de la Tauromaquia. El toro enganchado desde delante y ligando los siete muletazos.

Normalmente una serie no tiene más de tres o cuatro y el remate. El toro aprende en cada pase y se acuerda de lo que deja detrás. Por eso, el mérito de dar siete pases es extremo. Incalculable, inaudito.

Dios estuvo en Las Ventas. Quien quiera hacerle frente ya sabe por donde tiene que empezar.

Gracias José.