Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Enero 2018
L M X J V S D
« Nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archivos

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

EL QUID

Miércoles, Octubre 12th, 2016
Me habéis reprochado, os ha sorprendido, que en los Apuntes de Japón no hubiera referencia a McHonda. Es así. Creo que con lo hilado que me estaba quedando el texto, habría quedado como un pegote y, lo peor, sin poder profundizar en el problema del equipo. En el quid del problema.
Porque la gran mayoría pensábamos que el rendimiento, creo que se puede decir bueno, del McHonda desde hace unas carreras, debía seguir siendo bueno en Suzuka. Y no sólo porque, paradójicamente sea el circuito del motorista japonés, si no, pobres ilusos ignorantes, confundimos, merecediendo el fuego eterno, un tilkódromo, por muy bueno que sea, con un monumento al pilotaje como es el diseño en forma de 8 de Hugenholtz.
Ahí radica el problema. La aberración profanática (disculpenmé el palabreo si no es correcto) en la que caímos con la mayor de las naturalidades.
McHonda pasó en Suzuka de estar entrando con cierta soltura en Q3, a quedarse en la Q1. Mientras que en carrera de puntuar con asiduidad, se pasó a estar lejos de ‘Eldorado’ de la décima posición. Del potosí de la quinta plaza ni hablamos y del nirvana del podio…en fin.
Lo explicación más simple es fácil. La parte media, Williams, Force India, McHonda, Toro Rosso, Renault, Sauber y Haas, está muy igualada. Cada equipo con sus fortalezas y carencias sufren vaivenes. Los más estables por arriba y por abajo son Force India y Sauber respectivamente. Cualquier problema, falta de adaptación, carencia que pesa más que las fortalezas en un circuito dado, hace perder un puñado de décimas. Décimas que dada esa igualdad, te cuestan puestos y filas en la parrilla con una facilidad pasmosa.

SEPANG – SUZUKA

El McHonda se mostró efectivo en Sepang. Circuito con 4 frenadas fuertes. La 1, la 4, la 9 y la 15. Salvo la 5 y la 6, el trazado malayo no tiene curvas enlazadas como la sección gloriosa del primer parcial de Suzuka. A primera vista lo que ocurre es que el tren delantero del McHonda sufre. El coche subvira mucho. Si partimos de la premisa de que ni a Button ni a Alonso le faltan manos y que, ítem más, el español siempre ha brillado en ese parcial que abre Suzuka, es justo convenir que las curvas de media velocidad o alta, le hacen pupa al McHonda. Y dentro de esa carencia, si esas curvas se enlazan el desastre es mayúsculo.
Todo apunta a un problema con la parte delantera. El morro y el alerón delantero no gestionan bien el flujo de aire y por ahí todo se va al garete. Más de una vez hemos leído a sus pilotos, incluso a Vandoorne (No recuerdo si en test o cuando sustituyó a Fernando), lo crítico del alerón delantero. Lo fácil que el coche pasa de ser subvirador a sobrevirador sin casi aviso en cuanto cambias la incidencia del mismo.
Suzuka sólo tiene una frenada fuerte, la de la chicane, por lo que el McHonda no tenía espacio para mostrar sus virtudes y recuperar parte del tiempo perdido.
ALERÓN
Leo a @albdropul sobre las modificaciones en el alerón delantero del McHonda, concretamente en el área más exterior con un diseño en forma de peine. Al abrir esas ranuras, lo que se se pretendía era quitarle eficacia al alerón, buscando ese punto intermedio entre el sub y el sobreviraje. A la vista de los tiempos y las on boards, no se logró del todo.
¿Muestra esto que McHonda no tiene tan buen chasis como dicen? Pues creo que no. Creo que es un tema concreto. El motor ha mejorado y eso ha llevado al chasis a verse más al límite y los resultados no han sido malos. Incluso es de esperar mejoras a ese alerón delantero para las próximas carreras y curar, así, ese problema y permitir atacar más en ese tipo de curva.
Disculpas por el error de comparar Sepang y Suzuka. Ya vemos que son más distintos de lo que parecía. Y falta una cosa. El reasfaltado de Sepang dejó el circuito plano, sin baches. Como la seda. Eso ayudó mucho a que el alerón delantero trabajara sin interferencias. Suzuka, estrecho, con sus baches, no ayudó lo más mínimo.
Si en McHonda curan en parte ese problema, en Austin es factible volver a pensar en el Potosí. 4 fuertes frenadas y las primeras 8 curvas enlazadas. A poquito que se arregle la cosa, las virtudes batirán a las carencias. Ese es el quid.
Me habéis reprochado, os ha sorprendido, que en los Apuntes de Japón no hubiera referencia a McHonda. Es así. Creo que con lo hilado que me estaba quedando el texto, habría quedado como un pegote y, lo peor, sin poder profundizar en el problema del equipo. En el quid del problema.

TE ESTABAS DESPIDIENDO

Sábado, Mayo 14th, 2016
despidiendoAsí que te estabas despidiendo. Esos esfuerzos por acercarte a cenar a pesar de que no estabas precisamente en un buen día. Eran por despedirte. Por volver a mirarme cara a cara, con esa sonrisa del que está seguro de lo que dice sin género de duda alguno, y, pausada pero demoledoramente, dejando más que clara tu postura.Qué diferencia de cuando afirmabas a cuando reflexionabas. En la afirmación ya ha quedado claro como eras. Cuando reflexionabas necesitabas algo en las manos. Te valía una servilleta que ibas doblando mientras exponías tus pensamientos. Otras era la cucharilla o un vaso. Y cuando no había utensilios, ibas retorciendo tu cuerpo acercando y alejándote. Y te estabas despidiendo.Valía una mirada, un casi imperceptible gesto para entendernos en cualquier retransmisión. Por cómo nos decíamos las cosas nos quedaba claro a ambos como estaba el otro. Y te estabas despidiendo.Nunca supimos bien dónde nos conocimos. Pero con el tiempo convenimos que Spa había sido un buen sitio para que hubiera sido allí. Por las vacas. ¿Te acuerdas del cacchondeo con las vacas de Spa? Habíamos coincidido sin cruzar palabra muchas veces en los circuitos. Especialmente en Barcelona cuando los test eran cosa de un gato cojo y dos ratones. Pero nunca cruzamos palabra hasta Spa. Más allá de un gesto con la cabeza de hola y adiós. EN Spa que si llueve, que si para. Y tantas veces que nos habíamos cruzado sin decir palabra pues la cercanía nos hizo entablar conversación. A pie de Eau Rouge dónde decías que era el sitio del mundo mejor para sentir lo que era la F1. “¿Te has fijado en las vacas?” Me dijiste. Y sin dejarme contestar, te echaste hacia adelante señalando a varias de ellas con aquella media sonrisa. “No va a llover más”. Supongo que al ver mi cara de sorpresa o vaya usted a saber qué, me explicaste el por qué. “Si la vaca está tumbada es que lloverá, pero si está de pie, no”. Yo asentía mientras me explicabas lo del pelo y la incomodidad del rumiante. No volvimos s coincidir hasta casi 10 años después. Al menos en persona.Cuando Grand Prix International cogió vuelo, insistí en que dos personas tenían que estar escribiendo allí. David Plaza, sí, aquel que con los nervios al conocerte te plantó dos besos en vez de darte la mano. Y tu. Y es que pleitesía, un respeto máximo. Eso te tenemos todos. Porque nadie jamás ha dicho algo malo de ti. Y eso no es por quedar bien y lo que se dice de alguien cuando se va. Bien sabes de que de mí no todos los dirán. Y te estabas despidiendo.A raíz de Grand Prix todo evolucionó a una uña y carne que la distancia, lejos de debilitar, solidificó. De ahí salieron proyectos comunes, Marca TV, Canal +, DTM, WEC. Joder macho. Lo que me enseñaste. Aquel Charly 2 Beer al que amamantaste a tus pechos, se fue moldeando en las retransmisiones con el mejor de los maestros.Cuatro años y medio hace que sabías que te ibas pero nunca dijiste adiós, sólo hasta luego. Tal era la costumbre, que no vimos que te estabas despidiendo.Y te has ido. Y nos quedamos huérfanos. Ya, ya. No es tu culpa. Es nuestra. “Haber aprendido” estarás diciendo. Con ese suave acento catalán tan característico.Ahora ya eres parte de ese Mediterráneo al que tanto venerabas como clave en nuestro mundo. Moral griega, derecho romano y no sé qué más. Has dejado todo atado y bien atado. ¡Cómo te reías cuando llamaba a Franco el Bajísimo! Siempre tan pulcro, recto y perfecto con lo que te proponías. Hasta en la despedida. Porque te estabas despidiendo.Mi última imagen tuya no es del último día, sí del penúltimo. Una calle cualquiera en Barcelona, cogido del brazo de Anna, tu mujer, alejándote paseando hacia casa. Esa imagen es la que me queda. Porque te ibas. Te estabas despidiendo.¿Con quién cambiaré pareceres e historias tantos días para los artículos que escribíamos? ¿Con quién discutiré hasta sacar bandera blanca ante las evidencias que dejaban a Regazzoni al borde del infanticidio?Cuatro años y medio desde que me dijiste que fuera lo que fuese lo que te había llevado al hospital en Valencia, había que seguir adelante. Cuatro años y medio desde aquel fuerte abrazo. Cuatro años y medio de lucha, sí, pero de disfrute, también. Con tus carreras, con tus proyectos, tus cosas. Porque eso y tu familia te han dado mucha vida. Y te estabas despidiendo porque desde primeros de año no hablabas de cosas a futuro.Sigo esperando tu última llamada. Esa que me me dijiste que mañana que hoy ando tocado. Esa en la que seguramente, te habrías despedido. Aunque te estabas despidiendo.Hasta siempre maestro, confidente y ante todo, amigo. Gracias Maese. Nadie como túAsí que te estabas despidiendo. Esos esfuerzos por acercarte a cenar a pesar de que no estabas precisamente en un buen día. Eran por despedirte. Por volver a mirarme cara a cara, con esa sonrisa del que está seguro de lo que dice sin género de duda alguno, y, pausada pero demoledoramente, dejando más que clara tu postura.
Más…Más…Más…Así que te estabas despidiendo. Esos esfuerzos por acercarte a cenar a pesar de que no estabas precisamente en un buen día. Eran por despedirte. Por volver a mirarme cara a cara, con esa sonrisa del que está seguro de lo que dice sin género de duda alguno, y, pausada pero demoledoramente, dejando más que clara tu postura.
Más…
Qué diferencia de cuando afirmabas a cuando reflexionabas. En la afirmación ya ha quedado claro como eras. Cuando reflexionabas necesitabas algo en las manos. Te valía una servilleta que ibas doblando mientras exponías tus pensamientos. Otras era la cucharilla o un vaso. Y cuando no había utensilios, ibas retorciendo tu cuerpo acercando y alejándote. Y te estabas despidiendo.
Valía una mirada, un casi imperceptible gesto para entendernos en cualquier retransmisión. Por cómo nos decíamos las cosas nos quedaba claro a ambos como estaba el otro. Y te estabas despidiendo.
Nunca supimos bien dónde nos conocimos. Cosa rara cuando, cada uno a su manera, teníamos nuestros trucos para recordar las cosas. Pero con el tiempo convenimos que Spa había sido un buen sitio para que hubiera sido allí. Por las vacas. ¿Te acuerdas del cachondeo con las vacas de Spa? Habíamos coincidido sin cruzar palabra muchas veces en los circuitos. Especialmente en Barcelona cuando los test eran cosa de un gato cojo y dos ratones. Pero nunca cruzamos palabra hasta Spa. Más allá de un gesto con la cabeza de hola y adiós. En Spa que si llueve, que si para. Y tantas veces que nos habíamos cruzado sin decir palabra, pues la cercanía nos hizo entablar conversación. A pie de Eau Rouge, dónde decías que era el sitio del mundo mejor para sentir lo que era la F1. “¿Te has fijado en las vacas?” Me dijiste. Y sin dejarme contestar, te echaste hacia adelante señalando a varias de ellas con aquella media sonrisa. “No va a llover más”. Supongo que al ver mi cara de sorpresa o vaya usted a saber qué, me explicaste el por qué. “Si la vaca está tumbada es que lloverá, pero si está de pie, no”. Yo asentía mientras me explicabas lo del pelo y la incomodidad del rumiante. No volvimos s coincidir hasta casi 10 años después. Al menos en persona.
Cuando Grand Prix International cogió vuelo, insistí en que dos personas tenían que estar escribiendo allí. David Plaza y tú. Sí David, aquel que con los nervios al conocerte te plantó dos besos en vez de darte la mano. Y es que pleitesía, un respeto máximo. Eso te tenemos todos. Porque nadie jamás ha dicho algo malo de ti. Y eso no es por quedar bien y lo que se dice de alguien cuando se va. Bien sabes de que de mí no todos los dirán. En tu caso es así. Y te estabas despidiendo.
A raíz de Grand Prix todo evolucionó a una uña y carne que la distancia, lejos de debilitar, solidificó. De ahí salieron proyectos comunes, Marca TV, Canal +, DTM, WEC. Joder macho. Lo que me enseñaste. Aquel Charly 2 Beer al que amamantaste a tus pechos, se fue moldeando en las retransmisiones con el mejor de los maestros.
Cuatro años y medio hace que sabías que te ibas pero nunca dijiste adiós, sólo hasta luego. Tal era la costumbre, que no vimos que te estabas despidiendo.
Y te has ido. Y nos quedamos huérfanos. Ya, ya. No es tu culpa. Es nuestra. “Haber aprendido” estarás diciendo. Con ese suave acento catalán tan característico.
Ahora ya eres parte de ese Mediterráneo al que tanto venerabas como clave en nuestro mundo. Moral griega, derecho romano y no sé qué más. Has dejado todo atado y bien atado. ¡Cómo te reías cuando llamaba a Franco el Bajísimo! Siempre tan pulcro, recto y perfecto con lo que te proponías. Hasta en la despedida. Porque te estabas despidiendo.
Mi última imagen tuya no es del último día, sí del penúltimo. Una calle cualquiera en Barcelona, cogido del brazo de Anna, tu mujer, alejándote paseando hacia casa. Esa imagen es la que me queda. Porque te ibas. Te estabas despidiendo.
¿Con quién cambiaré pareceres e historias tantos días para los artículos que escribíamos? ¿Con quién discutiré hasta sacar bandera blanca ante las evidencias que dejaban a Regazzoni al borde del infanticidio?
Cuatro años y medio desde que me dijiste que fuera lo que fuese lo que te había llevado al hospital en Valencia, había que seguir adelante. Cuatro años y medio desde aquel fuerte abrazo. Cuatro años y medio de lucha, sí, pero de disfrute, también. Con tus carreras, con tus proyectos, tus cosas. Porque eso y tu familia te han dado mucha vida.
Y te estabas despidiendo porque desde primeros de año no hablabas de cosas a futuro.
Sigo esperando tu última llamada. Esa que me me dijiste que mañana que hoy ando tocado. Esa en la que seguramente, te habrías despedido. Aunque ya te estabas despidiendo.
Hasta siempre maestro, confidente y ante todo, amigo. Gracias Maese. Nadie como tú.
image
Así que te estabas despidiendo. Esos esfuerzos por acercarte a cenar a pesar de que no estabas precisamente en un buen día. Eran por despedirte. Por volver a mirarme cara a cara, con esa sonrisa del que está seguro de lo que dice sin género de duda alguno, y, pausada pero demoledoramente, dejando más que clara tu postura.

ESTOS ALONSISTAS, QUÉ MALOS SON

Martes, Febrero 16th, 2016
Es bastante cansino el mantra que los fracasados, envidiosos y pobres de espíritu de los anti-alonsistas, tienen puesto en circulación contra los alonsistas.
Resulta que la culpa del declinar de las retransmisiones de la categoría reína en nuestra país y de su práctica desaparición, es culpa de ellos. Los apestados, los ignorantes. Los alonsistas. Así, sin vaselina.
En este más que revelador gráfico de La Vanguardia,(http://www.lavanguardia.com/vangdata/20150505/54430406919/evolucion-asistentes-gp-espana-formula-1-montmelo.html) tenemos la asistencia al GP de España en Montmeló. ¡Joder con los alonsistas! Mira que intentaron cargarse la F1 desde el 91, el gráfico empieza en 1997, pero no lo consiguieron. Estaban agazapados a ver si así desaparecía la F1 porque no estaba Alonso y, por ende, no ganaba.
En aquellos años, y en anteriores, la F1 era maltratada sin igual por Tele 5. Tuvimos unos años dorados gracias a Canal+ y aquellas retransmisiones alucinantes, a todos los niveles. Empezando por los comentarios.
Aquello se le fue de las manos a Bernie que, adelantado a su tiempo, no supo ver que aquello, bien gestionado, era la panacéa. Pero ya sabemos que las nuevas tecnologías y canales de emisión no son su fuerte.
No olvidemos que en este país del todo gratis, era habitual ver como las tarjetas piratas del plus daban acceso total a todo lo que se emitía.
La otra opción que lleva eones estando disponible es la de la RTL. Una simple parabólica pequeña orientada al Astra te permite sintonizar la cadena alemana que emite los GP desde tiempos inmemoriales. Pero al final seguíamos siendo un ‘puñado’. Como diría José Tellaetxe, 3 y un tambor.
¿Y AHORA QUÉ?
Se terminó la F1 en abierto en A3. Los que creen saber de estas cosas, esclavos de las audiencias y de los anunciantes, decidieron devaluar el producto al máximo, con la anuencia del presentador estrella, bajando el nivel. Retransmitiendo desde el estudio y ninguneando e ignorando mayormente a los enviados al circuito.
Ahora se queda con todo el pitisú, porque no llega a pastel y mucho menos a tarta, Movistar. Allí, la misma calaña que en A3, han mirado los euros y no se ha parado en más. Resultado. Lo que tanto criticaron, los jerifantes, de A3, ahora ellos lo replican. Emisión desde el estudio y algún enviado a los circuitos. Resultado:
Abonados perplejos, primero, engañados, segundo, y cabreados, después.
Bajas masivas de los que habían hecho el esfuerzo y se abonaron por la F1. Al calor de las buenas retransmisiones y el esfuerzo técnico y humano realizado.
Demanda ingente de streamings para ver la F1 en alemán, inglés o en esperanto.
Añadido a todo esto un hecho irrefutable. Lo que no se ve, no existe. Le está pasando a las motos. La gente pierde el hilo porque sólo se ve un número limitado de GP. Sólo gracias al incidente macarra y barriobajero entre los primeros espadas de las dos ruedas, eso vende, ha tenido una repercusión notable. Y le va a pasar a la F1.
La categoría reína entraba en las casas a la hora de comer y toda la familia paraba para ver la salida al menos. Lo mismo pasaba en los bares con la gente de aperitivos. Se hacía casi el silencio para ver la salida. Raro era no escuchar hablar de F1 en cualquier sitio. Sí, esos alonsistas que no hablaban de otra cosa.
DECLIVE
La F1 va a dejar de verse por parte del aficionado más básico. Aquel que igual se ve un partido de balonmano de la selección, pero que nunca se meterá o irá a ver un partido de liga. Lo mismo se puede decir con el badminton, tan de moda ahora, con el tenis que está casi desaparecido, o el ciclismo salvo las grandes. Y todo esto es por una razón muy sencilla. En España se es de deportistas. No de deportes.
Afortunádamente entre toda esa masa alonsista, hay muchísimos que han aprendido F1, de carreras, de como funciona esto.
Así que todo el problema de la F1 se resume en:
Situación económica complicada. Error de base de Movistar en la oferta del producto. Obligando a comprar un pack completo a espaldas, se parecen a Bernie, de por donde va el mundo. Las tribulaciones de Alonso y su McLaren Honda. Y la devaluación lamentable del producto por parte de A3 antes y ahora por Movistar. No hay más.
Así que por mucho que se empeñe esa ralea de los antis, no es culpa de los alonsistas que se acabe la F1 en España. Los antis tienen más culpa porque ellos si han demostrado algo es infidelidad. Todo lo contario de los alonsistas. Que aún maltratados por todo lo comentado, van a triplicar el número de base de aficionados de la F1 en España.
Si antes de Alonso éramos unos 300.000 los que veíamos carreras, no estará nada mal que esa masa base se quede alrededor de un millón. Hay que ver estos alonsistas como se cargan la F1 en España.
Con o sin respeto. ¡A cagar a la vía!
Eso también, será culpa de los alonsistas.

Es bastante cansino el mantra que los fracasados, envidiosos y pobres de espíritu de los anti-alonsistas, tienen puesto en circulación contra los alonsistas.

(más…)

BALAS

Lunes, Diciembre 14th, 2015

image

“Si vienen con una pistola y la sostienen en mi cabeza, deberían asegurarse de poder apretar el gatillo. Y deberían asegurarse de que tienen balas. Porque si las olvidan, que tengan cuidado”.

Bernie Ecclestone

(más…)

APUNTES DE BRASIL

Martes, Noviembre 17th, 2015

DIEZ VUELTAS
El intento, casi desesperado, de Hamilton para cazar y pasar a Rosberg en Interlagos duró diez vueltas. Diez tensas y maravillosas vueltas en un duelo de altura.
Pero Rosberg tuvo por la mano el fin de semana. Se adaptó mejor y se defendió perfectamente de Lewis con una sola premisa. Bordar el paso por Junçao. Allí Rosberg estuvo imperial para meterle un poquito de espacio a Hamilton en cada vuelta. El británico tenía problemas al seguir al otro Mercedes y su tren delantero sufría obligándole a levantar un poquito. Casi imperceptible. Pero suficiente para que Rosberg cogiera aire y no se viera demasiado amenazado en la frenada de las ‘S’ de Senna. Fueron diez vueltas en las que Hamilton se acercaba bastante antes de esa frenada y se colocaba a rebufo casi debajo del alerón del alemán. Nico mantenía sin problemas la cabeza en el segundo y tercer sectores para negarle al británico cualquier opción. Tras esas diez vueltas maravillosas, Hamilton ‘cantó la gallina’ y empezó a buscar alternativas. Pero en Mercedes no están por la labor de permitir aventuras estratégicas y no se lo permitieron. Al igual que ocurrió en México. Desde ese momento, la carrera estaba decidida.
INTENTO
Hasta ese momento de la carrera, la duda de si se podría ir a dos o tres paradas seguía en el ambiente. La temperatura era alta y las nubes amenazantes no terminaban de cerrar el cielo. Mientras Rosberg abría hueco, quizá Hamilton podía intentar ir un poco más largo que su compañero. Pero el castigo que había inflingido a sus gomas, exacerbado al rodar tantas vueltas pegado a su compañero, no le permitiría tener un ritmo adecuado. En cualquier caso se mantenía cerca de Rosberg.
Por detrás Vettel estaba teniendo una carrera más que plácida. Sin nadie que le inquietara por detrás y a una distancia esperanzadora de los Mercedes. En esa situación, podrían funcionar ambas estrategias. Dos o tres paradas. Es difícil discernir si acertaron al ir a tres paradas. De haber mantenido el alemán las dos paradas, podría haber ido más largo que Hamilton y haber parado cuando la diferencia fuera crítica para tener unas vueltas menos en sus neumáticos. Al cambiar a tres era un todo o nada.
Y fue nada. Sobre todo porque en Mercedes no quisieron, otra vez la política interna, diversificar entre sus pilotos. Así paró Vettel en la vuelta 32, en el box alemán no dejaron pasar ni un segundo. Hamilton que se había dejado llevar, bien por el estado de sus gomas, bien ‘distraído’ mientras pedía un cambi de estrategia, o bien porque ya no veía opción de poder con Rosberg, se veía privado de su remota opción y se quedaba a más de 3 segundos de su compañero.
COLETAZO
Vettel siguió marcando la estrategia de Mercedes, con la diferencia clara de que los Mercedes estaban por delante. Según paró Vettel, así lo hicieron los Mercedes. El Ferrari, destrozado a una vuelta, se mostró algo más competitivo en los relevos frente al ogro plateado. Al seguir ambos su jugada no hubo opción. El cacareado ‘Is Back’ se quedaba en un tercer puesto en el cpto. de pilotos y a medio segundo en la parrilla.
Hamilton, a lo suyo. Volvió a tirar con todo tras el último paso por boxes. En cinco vueltas recortó un poco más de 2 segundos. Pero doblando a Grosjean hizo un plano y se acabó el intento. Fue el último coletazo.
RESTO
Bottas, tras la sanción –muy leve– por adelantar con bandera roja, hizo una salida preciosa pegado al muro exterior. Pero luego no pudo hacer mucho para mantenerse con Kimi. Su compañero Massa tuvo, quizá, su peor GP de Brasil. Perdido en todo momento y con un 2º sector dónde se le atragantaba todo.
Hulkenberg pasó por encima de Pérez pero salió mal. Se quedó un poco clavado y perdió espacio. Aún así completó una carrera sólida. Le hacía falta tras las últimas actuaciones de Sergio Pérez. Un Pérez que fue uno de los protagonistas de la maniobra del GP. Siendo acosado por Verstappen, espoleado a su vez por un Grosjean que se le acercaba, el holandes se tiró por fuera en la frenada de la ‘S’. Se emparejó con el mexicano que le forzó más allás del límite de la pista. Max no se arredró y siguió aguantando con medio coche fuera. Para la siguiente a derechas, Ambos estaban fuera de sitio. Pérez muy al interior y Verstappen casi fuera de pista dónde le había llevado la dureza de Pérez. Es difícil de saber, pero si Pérez hubiera frenado y dejado pasar a Max, probablemente éste habría tomado esa curva muy fuera de sitio y más lento por lo que le habría pasado. Y además, habría mantenido a Grosjean a recaudo. Pero forzó la situación y tuvo que tomar una maniobra evasiva que le llevó a perder las dos plazas.
Olé en cualquier caso. Hoy te sale mal, mañana te sale bien y todos ganamos con el espectáculo.
LOS NUESTROS
Otro GP para olvidar para Carlos Sainz. El coche se paró camino de la parrilla y se gripó sin completar media vuelta tras salir del carril de boxes. En cuanto a Alonso, otro GP difícil. El coche fallaba intermitentemente pero aún así se las arregló para agunatar el ritmo. Su salida fue espectacular pero en la curva Do Sol se pasó de frenada y perdió lo ganado. Se quejó de la prioridad, y de que le habían sacado con tráfico, en sus dos últimas paradas. Pero en honor a la verdad, Button estaba por delante y tenía la prioridad.
El último intento de Hamilton hasta el plano doblando a Grosjean, nos recordó a esas vueltas en las que Rosberg aguantó las embestidas de Hamilton. Fueron unas maravillosas diez vueltas.

DIEZ VUELTAS

El intento, casi desesperado, de Hamilton para cazar y pasar a Rosberg en Interlagos duró diez vueltas. Diez tensas y maravillosas vueltas en un duelo de altura.

(más…)