Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Diciembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archivos

Posts Tagged ‘torero’

ANTONIO CHENEL

Domingo, Octubre 23rd, 2011

‘MAESTRO ANTOÑETE’
Ayer nos dejó quizá el último torero clásico puro. Clase y torería, trininfador y sufridor por igual. Su vida es una simbiosis con Las Ventas, su casa y dónde toreaba como en su patio. De hecho lo era.
(más…)

SIMPLEMENTE MORANTE

Miércoles, Junio 6th, 2007

Acaba de poner Morante un par de banderillas, su último al sexto toro, al quiebro. Sí, Morante banderilleando. Ha sufrido un revolcón muy feo que afortunadamente sólo ha acabado con una brecha en la frente en el quinto. Algunos le pitaban, ha sido un San Isidro insufrible en ese aspecto, y el toro que era gazapo se le ha echado encima sin darle opción.

Ha habido que esperar a que el artista saliera de la enfermería. En ese tiempo muerto hemos terminado de sufrir al insufrible y veleta Moncholi. Que parte del público pite o se queje continuamente es parte del espectáculo. Normalmente la otra parte del público les afea su conducta y se genera, a veces, una sana discusión. Pero que el comentarista censure y critique sin miramientos la opinión del respetable es lamentable.
Volviendo a la enfermería. Lar de tragedia y sangre, de horror y triunfo, Morante encontraba la inspiración del artista.
Semblante serio, casi doliente, sin prisa regresando a su burladero. En torero, gustándose, recibiendo el cariño del público. Pisaba el ruedo y recibía la ovación más fuerte si cabe pidiendo que saliera el sexto. A la hora de comer habíamos comentado que de las ganaderías que iba a lidiar la que más nos gustaba era la de Cuvillo. Ese era el sexto. Roto desde el momento que pisó la arena con él. Verónicas que uno no veía desde Paula. Quites de ensueño por delantales. Y la sorpresa. Banderilleando. Dos pares asomado al balcón, reuniendo arriba y el tercero por dentro y al quiebro.
Con la muleta doblándose hasta el dolor con el toro, pinturero, de verdad, simplemente belleza. A la hora de entrar a matar marró. Un metisaca pero entrando de verdad. El segundo espadazo a ley y todo termina.
Llora el torero y llora gran parte de la plaza. Lágrimas de emoción y belleza, de éxtasis y sueño.
Lo de menos es si le han dado una oreja, dos o ninguna. Ningún trofeo puede premiar la amplitud de la faena. Desde que el toro pisaba el albero hasta que Morante se iba a por la espada traicionera.

Morante ha toreado en la plaza de Madrid y yo lo he visto. Olé, torero.