Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Julio 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Archivos

Posts Tagged ‘unico’

JONAH TALI LOMU

Viernes, Noviembre 20th, 2015
SIN IGUAL
Nos dejó Jonah Lomu, el inolvidable 11 de los All Blacks, a los 40 años. El hombre que puso al rugby en órbita y precipitó su profesionalismo.
Si Kirwan o Campese le empezaron a dar otra dimensión al puesto de ala de la línea de tres cuartos, Lomu la redefinió. La tiró abajo y la inventó de nuevo. Como tiró abajo a Mike Catt. Pero eso lo contamos luego. Con su rocoso cuerpo, propulsado por unos muslos asombrosos, que le permitían un juego de pies único y le proporcionaban una potencia descomunal, potencia que además transformaba en una velocidad imparables, Lomu arrasó. Ponerse en su camino sólo podía hacerse por la verguenza torera de cada jugador, profesional no porque no lo eran, o por la locura irracional de la vaca del chiste frente al tren. Chufla, chufla, que como no te apartes tu.
Mike Catt fue de los primeros, o al menos de los más importantes, que sintió lo que le ocurre a un bisonte frente a un tren. El medio de apertura de los All Blacks del 1995, Graeme Bachop, abrió desde una melé espontanea el oval a su izquierda. Fue un mal movimiento a 40 metros de la línea de marca inglesa. Lomu volvió sobre su posición para recuperar el balón, se quitó a Rob Andrew bajando su brazo derecho minimizando el contacto. Aceleró para evitar el placaje de Carling y… quedaba Mike Catt. Éste se puso en medio de la trayectoria del tren. Flexionó sus piernas y echó el cuerpo hacia adelante para placar y derribar a Lomu. El impacto fue brutal. Catt salió rebotado y cayó hacia atrás. Lomu pasó por encima de él literalmente y ensayó. Era su cuarto del partido para terminar de destrozar a los ingleses.
Eran las semifinales de un mundial con una trascendencia, cobertura e importancia incalculables. Se disputaba en Sudafrica, la post-apartheid. Buscando regenerarse ante el mundo. Y con el propio mundo ansioso por comprobar el cambio.
PROFESINALISMO
Aquello exhibición tuvo una repercusión planetaria. Jonah Lomu pasó a ser una estrella mundial. Como en el caso de Cassius Clay, Alí, Lomu trascendió a su deporte.
Antes de eso arrasó en su instituto. Los ojeadores de los Dallas Cowboys le hicieron una oferta cuando jugaba en el Sevens de Nueva Zelanda. Pero un compañero le pidió que jugara un último partido más. A raiz de eso le elegieron para jugar un partido entre las selecciones Norte y Sur de Nueva Zelanda. Trabajaba en un banco y allí recibió la llamada de los All Blacks antes de una gira por Sudáfrica y allí se hizo eterno.
Los Cowboys volvieron al asalto tras el mundial de 1995. Pero Lomu ya era el rugby. Se sacó un juego para la Playstation e, indirectamente, propició la llegada del profesionalismo al sacrosanto deporte amateur por excelencia.
En plena ‘Super League War’ (la lucha por el control del rugby en las antípodas) Rupert Murdoch vió la exhibición de Lomu en el mundial de Sudáfrica. Uno se hace importante con visión de futuro. Y Murdoch comprendió que Lomu debía ser una piedra angular para su proyecto. El rugby se precipitó al profesionalismo cuando el acuerdo se cerró en 700 millones de dólares con la Super Rugby. La presencia de Lomu en los Auckland Blues sería capital para el acuerdo.
ENFERMEDAD
A finales de 1996 se le diagnosticó un grave problema renal. Sus presencias se vieron muy reducidas. En el mundial de 1999 anotó 8 ensayos, que sumados a los 7 de 1995 le dejaron en la lista de records el primero con 15. Pero si Sudáfrica le privó del título en 1995, Francia lo haría en la semifinal de 1999.
Siguió brillando pero a finales de 2002 su enfermedad fue a peor y necesitó un trasplante de riñón. Volvió en 2005, previo permiso de la agencia antidoping mundial porque uno de los medicamentos contra el rechazo  estaba en la lista de sustancias prohibidas, pero las lesiones, hombro y el tobillo en 2006, le llevaron a retirarse en 2007. Ese mismo año ingresó en el Salón de la Fama y jugó varios partidos benéficos.
La mañana del pasado día 18 nos dejaba el más grande jugador que el rugby ha dado. Y aún así, todavía resuena el mensaje de un aficionado tras aquel ensayo mítico ante Inglaterra en 1995: “Recuerden que el rugby es un deporte de equipo. Los 14 jugadores no hacen otra cosa que pasar el oval a Jonah”
Lomu cambio la faz del rugby. Nunca perdió la cabeza y se mantuvo como una pieza más del engranaje del equipo en el que jugaba. No necesitaba de la ‘haka’ para intimidar a sus rivales. Un atleta, jugador, una persona sin igual que traspasó todas las fronteras.

SIN IGUAL

Nos dejó Jonah Lomu, el inolvidable 11 de los All Blacks, a los 40 años. El hombre que puso al rugby en órbita y precipitó su profesionalismo.

(más…)

Martes, Agosto 12th, 2008

ÚNICO EN SU ESPECIE

Su base está localizada en el centro de Europa. Esa razón le permite atraer a muchos espectadores del viejo continente sin mayor esfuerzo. Es posiblemente el rallye de asfalto más variado del campeonato. Y la meteorología suele jugar un papel importante porque suele ser muy cambiante. Y también, por qué no, porque ya era hora de encontrarnos de nuevo con el negro elemento.

Son seis ya los años desde que Alemania llegara al Mundial y la prueba se ha asentado como una de las más espectaculares del calendario. Variedad, variedad y variedad.
Son tres etapas muy diferenciadas. Los reglajes de un día para otro no son muchas veces válidos y las asistencias deben de hilar muy fino con la información que ofrece cada piloto.
La primera etapa se disputa en su mayoría en el Valle del Mosela. Entre viñedos de largas ramas y zonas con mucha vegetación que limitan la visibilidad en profundidad y crean un efecto túnel más que grande a los pilotos.
La segunda parte es la que se desarrolla en la zona militar de Baumholder con sus temibles Hilkensteins. Bloques de hormigón pensados para evitar que los tanques se salgan de los caminos. Caminos de hormigón muy sucios y rotos que suelen arrojar desagradables sorpresas para algunos participantes.
La tercera etapa es la que podríamos considerar la más clásica del rallye. Con tramos realizados en carreteras cerradas al tráfico con buen asfalto.

OJO A LOS NEUMÁTICOS
Dos serán los compuestos que tendrán los pilotos a su disposición. El duro si el tiempo está seco y el blando si los tramos están húmedos o mojados. Ua de las grandes luchas del rallye entre los equipos estará en los observadores desparramados por los tramos con una pequeña estación meteorológica. Ellos serán los encargados de comunicar temperatura, humedad, velocidad del viento. en la base, los especialistas discernirán si lloverá o no, si llueve por cuanto tiempo, y cuando deje de llover cuanto tiempo tardarán en secarse los tramos. Esta guerra ‘fría’ será tanto o más importante que la que se dirima en los propios tramos.


LOEB A POR EL 7º
Sebastien Loeb saldrá al rallye con la victoria metida entre ceja y ceja y con la idea de salir como nuevo líder del Mundial cuando se entreguen los premios el domingo en la Porta Nigra de Trier.
Sin duda que tanto el francés como Sordo son favoritos para hacer el doblete y para brindarnos una lucha al segundo durante, al menos, al primera etapa.
Sordo tiene opciones pero estas pasan por lo que aprieten los Ford y por como se mueva el cántabro en esos primeros tramos. Si en Ford plantan cara, entonces Sordo no recibirá órdenes. Pero si no es así, la victoria volverá a ser para Loeb.
En Ford su principal arma no va a estar en el equipo oficial. Si no es Stobart. Duval y Galli pueden si tienen un rallye inspirado plantar cara a los Citroen e intentar echar una mano a su compañero Hirvonen, líder del Mundial. Mikko debió de salir tocado de Finlandia. Era vital, no sólo por orgullo, quedar por delante de Loeb y aumentar la ventaja por la que le puede caer en los rallyes de asfalto. Será interesante ver como se recupera del varapalo.
Latvala es un poco incógnita aunque lo normal es que se lo tome con calma y espere acontecimientos.
Volviendo a las principales bazas de Ford. Destaca la reaparición de Duval. Duval fue clave el año pasado y Malcolm Wilson le ha fichado para que sea el punta de lanza y la liebre del equipo. Pero Francois lleva mucho tiempo parado y ya veremos si tiene ritmo desde el comienzo. Eso sí, como salga enchufado será difícil aguantarle el tirón. Su talón de Aquiles volverá a serla regularidad. Regularidad que necesita Galli para asentarse en el equipo porque sus resultados no están siendo los esperados y si hay algo que odia el patrón Wilson no es que se vaya despacio. Ahí está el caso de su hijo para corroborarlo, sino que se sufran accidentes.
La gran interrogante estará en el rendimiento que tenga el nuevo Subaru en el asfalto. De eso dependerá, y de que Petter tenga tres días sin problemas -algo que parece imposible- , para que se inmiscuyan en la lucha al menos por el podio. Sin duda que el australiano Atkinson parece una opción más fiable que la del venido a menos noruego.
Suzuki seguirá buscando progresar y no se espera gran cosa de ellos.
Desde el viernes toda la furia de los WRC se desplegará por los tramos alemanes. Esperemos asistir a un clásico.