Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
Itunes
  • Ryder Cope
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Archivos

APUNTES DE HUNGRÍA

GANAR O NO GANAR
Ganar o no ganar. No ganar, que no es lo mismo que perder. Ayer en Hungría ganó Ricciardo, ganó Hamilton. Perdió Rosberg, perdió Vettel, perdió Mercedes. No ganó Alonso pero dejó de nuevo una actuación tan portentosa como excelsa.
Tenía dudas sobre la lluvia. Con un monoplaza como el Ferrari tan crítico, no siempre el líquido elemento te suaviza las reacciones. Normalmente las incrementa. También la configuración de estos nuevos monoplazas, con menos agarre les hace ser mucho más difíciles de pilotar. Comparados con los de estos años de atrás que, unos más otros menos, iban sobre raíles. Y aparece la lluvia y les vimos las verguenzas a más de uno y de dos y de tres…
Mientras, en ese momento crítico tras el safety, con la pista en condición mixta, la figura del mejor piloto de la F1 en muchos años se agigantaba y llegaba a ponerse en cabeza del GP con un coche que es el 4º de la parrilla.
Sí, le ayudó la estrategia fallida de McLaren. No fue mala la apuesta de los de Woking. Pero al igual que Williams, no repartieron suerte y pusieron todos los huevos en la misma cesta. Al no llover dejaron el camino expedito a sus rivales.
Alonso salió muy bien. Y sorprendió a Vettel que no tuvo, como últimamente, uno de sus mejores días. Sorprende que uno de los pilotos mejor considerados en agua, sufriera como un perro. No fuera capaz de meter sus neumáticos en cintura y que no tuviera tanta sensibilidad como sus rivales. Su derrota fue absoluta. El alemán se recuperó rápido de la afrenta de Alonso y le devolvió la moneda. Pero poco más. Con un coche que se mostró muy efectivo en la pista húgara, dejó poco. Más bien nada.
SAFETY CAR
Habíamos tenido tras Alemania una discusión sobre si con los ‘Delta Time’, no hacía falta anticipar la salida del Safety. Ayer salimos de dudas. Lo que ha funcionado de siempre sigue siendo válido. Cuanto antes entres, mejor.
Rosberg lideraba cómodamente y la salida del Safety le pilló como a sus tres perseguidores, Bottas, Vettel y Alonso, teniendo que dar una vuelta más. Eso les dejó en medio del pelotón y nos trajo una carrera nueva. Ahí emergió aún más la figura de Alonso que dejó una demostración antológica. En Ferrari arriesgaron, aleyuya levantemos nuestras manos hacia el señor, y decidieron ir a dos paradas. La pista estaba seca y no era raro pensar que hubiera algún safety más. Incluso si llovía, que era algo muy posible, todos tendrían que parar.
Pero quedaban demasiadas vueltas. Quizá cinco más, o tres, de las que esas gomas podían dar. Y el final de carrera de Alonso fue agónico. Pero luchando como un jabato y con sus maniobras de ratón ‘colorao’, no sólo mantuvo el podio, si no que se encaramó a la segunda posición.
Cuando paró era la vuelta 38. Cayó a la 5ª y catorce vueltas después volvía a mandar.
MERCEDES
Que la mala suerte se ha cebado con Hamilton, está claro que es así. Pero quizá esa mala suerte se acabara el sábado. No me extrañaría que el incendio del sábado fuera consecuencia del accidente de Hockenheim en la ‘cali’. Aquello fue un problema de frenos que volvieron a sufrir ayer. Lewis se salió y tocó el guardarail en la segunda vuelta. Se volvió a salir una vez más al menos y no rompió nada. Y no sólo eso, si no que le recortó puntos a Rosberg cuando su objetivo era ceder los menos posibles con su rival. Además Hamilton desobedeció una orden que le pedía dejar pasar a Rosberg. Sobre esto es lógica la polémica. No es que Mercedes estuviera dando prioridad a Rosberg sobre Hamilton. No. Mercedes buscaba la victoria que veía que se les escapaba. Quizá por Alonso pero sobre todo por Ricciardo. Estoy casi seguro que Rosberg no pidió nada. Y al final fue el perjudicado. Porque al decidir Mercedes que parara, probablemente dos o tres vueltas después de lo que habría sido normal, Ricciardo ya le superó en pista. La negativa de Hamilton les hizo perder esas vueltas preciosas, Ricciardo paró en la 54 y Rosberg en la 56. Hamilton de ninguna manera podía ganar la carrera con Ricciardo desatado y la goma media, y de nuevo paró a Rosberg al final. Le paró o le pararon. Porque Alonso tuvo mucho que ver.
RATÓN COLORAO
Alonso hizo un relevo magistral guardando toda la goma que pudo. Terminó haciendo 29s. Incluso se abrió un hueco, con una curva de entrada a meta magistral que le permitía ganar aire en la recta, de 1,1 en la vuelta 67. Pero rodó en 31s en la siguiente para frenar a Hamilton y que llegara Rosberg. Eso hizo que el inglés pasara a preocuparse más del alemán que de Alonso, que pudo mantener esa extraordinaria segunda posición que le reafirma como el mejor piloto en muchos años y uno de los mejores de siempre.
En el podio Ricciardo, sonreía hasta el límite máximo que le permite su boca, y no era para menos. Su pasada a Hamilton es de una decisión absoluta. Por fuera en la 3. Acelerando, controlando el trallazo del coche que se quejaba de esa trazada y obligando a Lewis a sacar la bandera blanca. Cierto que con gomas mejores, etcétera. Pero más allá de eso, el control de su monoplaza fue sencillamente maravilloso.
Ricciardo y su Red Bull sumaban la segunda de la temporada. En un GP tenso, disputado, precioso. Pleno de lucha y emoción. Ahora hablenmé de coches feos, con un sonido horroroso, para quién lo piense, de carreras aburridas y no sé qué más majaderías.
Alonso tenía el rictus serio en el podio. Quizá cierta amargura o decepción. Había estado a muy pocas vueltas de poder ganar de nuevo. Algo que su montura no le permite desde hace más de un año. Pero ayer Alonso, como casi siempre, no perdió. No ganó, que no es lo mismo. Y si no que le pregunten a otros.
GANAR O NO GANAR
Ganar o no ganar. No ganar, que no es lo mismo que perder. Ayer en Hungría ganó Ricciardo, ganó Hamilton. Perdió Rosberg, perdió Vettel, perdió Mercedes. No ganó Alonso pero dejó de nuevo una actuación tan portentosa como excelsa.
Tenía dudas sobre la lluvia. Con un monoplaza como el Ferrari tan crítico, no siempre el líquido elemento te suaviza las reacciones. Normalmente las incrementa. También la configuración de estos nuevos monoplazas, con menos agarre les hace ser mucho más difíciles de pilotar. Comparados con los de estos años de atrás que, unos más otros menos, iban sobre raíles. Y aparece la lluvia y les vimos las verguenzas a más de uno y de dos y de tres…
Mientras, en ese momento crítico tras el safety, con la pista en condición mixta, la figura del mejor piloto de la F1 en muchos años se agigantaba y llegaba a ponerse en cabeza del GP con un coche que es el 4º de la parrilla.
Sí, le ayudó la estrategia fallida de McLaren. No fue mala la apuesta de los de Woking. Pero al igual que Williams, no repartieron suerte y pusieron todos los huevos en la misma cesta. Al no llover dejaron el camino expedito a sus rivales.
Alonso salió muy bien. Y sorprendió a Vettel que no tuvo, como últimamente, uno de sus mejores días. Sorprende que uno de los pilotos mejor considerados en agua, sufriera como un perro. No fuera capaz de meter sus neumáticos en cintura y que no tuviera tanta sensibilidad como sus rivales. Su derrota fue absoluta. El alemán se recuperó rápido de la afrenta de Alonso y le devolvió la moneda. Pero poco más. Con un coche que se mostró muy efectivo en la pista húgara, dejó poco. Más bien nada.
SAFETY CAR
Habíamos tenido tras Alemania una discusión sobre si con los ‘Delta Time’, no hacía falta anticipar la salida del Safety. Ayer salimos de dudas. Lo que ha funcionado de siempre sigue siendo válido. Cuanto antes entres, mejor.
Rosberg lideraba cómodamente y la salida del Safety le pilló como a sus tres perseguidores, Bottas, Vettel y Alonso, teniendo que dar una vuelta más. Eso les dejó en medio del pelotón y nos trajo una carrera nueva. Ahí emergió aún más la figura de Alonso que dejó una demostración antológica. En Ferrari arriesgaron, aleyuya levantemos nuestras manos hacia el señor, y decidieron ir a dos paradas. La pista estaba seca y no era raro pensar que hubiera algún safety más. Incluso si llovía, que era algo muy posible, todos tendrían que parar.
Pero quedaban demasiadas vueltas. Quizá cinco más, o tres, de las que esas gomas podían dar. Y el final de carrera de Alonso fue agónico. Pero luchando como un jabato y con sus maniobras de ratón ‘colorao’, no sólo mantuvo el podio, si no que se encaramó a la segunda posición.
Cuando paró era la vuelta 38. Cayó a la 5ª y catorce vueltas después volvía a mandar.
MERCEDES
Que la mala suerte se ha cebado con Hamilton, está claro que es así. Pero quizá esa mala suerte se acabara el sábado. No me extrañaría que el incendio del sábado fuera consecuencia del accidente de Hockenheim en la ‘cali’. Aquello fue un problema de frenos que volvieron a sufrir ayer. Lewis se salió y tocó el guardarail en la segunda vuelta. Se volvió a salir una vez más al menos y no rompió nada. Y no sólo eso, si no que le recortó puntos a Rosberg cuando su objetivo era ceder los menos posibles con su rival. Además Hamilton desobedeció una orden que le pedía dejar pasar a Rosberg. Sobre esto es lógica la polémica. No es que Mercedes estuviera dando prioridad a Rosberg sobre Hamilton. No. Mercedes buscaba la victoria que veía que se les escapaba. Quizá por Alonso pero sobre todo por Ricciardo. Estoy casi seguro que Rosberg no pidió nada. Y al final fue el perjudicado. Porque al decidir Mercedes que parara, probablemente dos o tres vueltas después de lo que habría sido normal, Ricciardo ya le superó en pista. La negativa de Hamilton les hizo perder esas vueltas preciosas, Ricciardo paró en la 54 y Rosberg en la 56. Hamilton de ninguna manera podía ganar la carrera con Ricciardo desatado y la goma media, y de nuevo paró a Rosberg al final. Le paró o le pararon. Porque Alonso tuvo mucho que ver.
RATÓN COLORAO
Alonso hizo un relevo magistral guardando toda la goma que pudo. Terminó haciendo 29s. Incluso se abrió un hueco, con una curva de entrada a meta magistral que le permitía ganar aire en la recta, de 1,1 en la vuelta 67. Pero rodó en 31s en la siguiente para frenar a Hamilton y que llegara Rosberg. Eso hizo que el inglés pasara a preocuparse más del alemán que de Alonso, que pudo mantener esa extraordinaria segunda posición que le reafirma como el mejor piloto en muchos años y uno de los mejores de siempre.
En el podio Ricciardo, sonreía hasta el límite máximo que le permite su boca, y no era para menos. Su pasada a Hamilton es de una decisión absoluta. Por fuera en la 3. Acelerando, controlando el trallazo del coche que se quejaba de esa trazada y obligando a Lewis a sacar la bandera blanca. Cierto que con gomas mejores, etcétera. Pero más allá de eso, el control de su monoplaza fue sencillamente maravilloso.
Ricciardo y su Red Bull sumaban la segunda de la temporada. En un GP tenso, disputado, precioso. Pleno de lucha y emoción. Ahora hablenmé de coches feos, con un sonido horroroso, para quién lo piense, de carreras aburridas y no sé qué más majaderías.
Alonso tenía el rictus serio en el podio. Quizá cierta amargura o decepción. Había estado a muy pocas vueltas de poder ganar de nuevo. Algo que su montura no le permite desde hace más de un año. Pero ayer Alonso, como casi siempre, no perdió. No ganó, que no es lo mismo. Y si no que le pregunten a otros.
¿Te gustó? Compártelo:

Tags: , , , , , , , , ,

5 Responses to “APUNTES DE HUNGRÍA”

  1. Antonio Graell Says:

    Buenas.

    Ayer disfrutamos como locos ¿Eh Charly? jejeje

    Si señor, Alonso no ganó la carrera, pero les ganó las batallas a Roeberg, Vettel y Hamilton, a los dos primeros adelantándoles en pista y al tercero aguantándole detrás cuando iba casi sin gomas, pero Rosberg si que perdió la carrera y Vettel volvió a no dar lo que se espera de él.

    Alonso se la jugó y está claro que en el muro saben a de lo que es capaz, si no fuese así no habrían intentado esa estrategia, estaba claro que al RB no podría aguantarle, tal como pasó a Lewis en la curva solo lo pudo hacer con un coche que responda en curva como siempre ha pasado con el RB, no es solo cuestión de que llevase mejores gomas, personalmente creo que ese coche sigue siendo uno de los mejores por no decir el mejor) y lo que le falta es ese cohete que llevan los Mercedes empujando, no se si con igualdad en el motor el dominio aplastante sería de RB ó estarían pegándose los cuatro

    Las ordenes de Mercedes, que yo sepa le dijeron que “no estorbase”, pero Nico no llegó a enseñarle el morro ni una sola vez, es más, creo que ni siquiera entro en zona de DRS y una cosa es bloquear al compañero y otra frenar para que pase cuando no es más rápido que tu, por lo que he leído hasta Lauda le da la razón a Lewis.

    A ver si la FIA empieza a ver que, como dice Carlos Castellá, tiene que dar más libertad a la hora de las estrategias, con las ruedas, personalmente que puedan elegir entre los cuatro compuestos y hacer las paradas que consideren, siempre que hagan una gama de neumáticos que permitan ese juego y sean equivalentes en el computo de rapidez y duración.

    Saludos.

  2. marta Says:

    Charly lo del delta time se lo discutí, creo que fue a los de kkpodcast, ya desde hace mucho. Por supuesto q es mucho mejor entrar justo cuando sale el SC, o mejor dicho, justo en esa vuelta. Ganas todo el tiempo de diferencia entre el tiempo que se hace a velocidad normal y el tiempo más bajo q se hace a velocidad de SC.Me explico, si sale el SC justo cuando estás pasando por linea d pit, y entras, habrás hecho toda la vuelta a velocidad de GPsin perder nada. Si estás a mitad de camino y entras, habrás hecho la mitad la vuelta a velocidad d carrera y solo la otra mitad a velocidad de SC. Si no entras, harás toda la vuelta a velocidad de SC, se acercarán todos y si entras después te habrán adelantado varios de esos q ya se han acercado xq tu irás a = velocidad q ellos, pero perderás el tiempo d cambio de ruedas

  3. Norberto Says:

    El espectáculo fue grandioso

  4. Fidelio Says:

    Buena crónica:

    Creo que la cara de Alonso en el podio tenía esa cosa de decir: “soy capaz de hacer esto”, reflejando tristeza por no tener un arma mejor.
    Me está volviendo a recordar al Fernando de 2012.

    Y lo bueno de la lucha “fratricida” de los Mercedes es que haya nuevamente más oportunidades para los demás. Si no, difícil.

    Y Super-Vettel nuevamente en su sitio :-)

    Saludos.

  5. Álvaro Fabregat Torres Says:

    Carrerón del bueno el que vivimos. Y carrerón de los tres pilotos del podio que estuvieron enormes.
    Una pregunta: el otro día leí una noticia que decía que Marussia había encontrado una mejora en el motor que le daba 30 cv más, y que Ferrari la utilizaría a partir de SPA. ¿Es cierto? Sería una buena noticia teniendo en cuenta los circuitos que vienen.
    Saludos.