Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Archivos

Posts Tagged ‘lluvia’

APUNTES DE CHINA 2017

Martes, Abril 11th, 2017
CIRCUNSTANCIAS
El GP chino estuvo marcado por varias circunstancias que dejaron un panorama incierto y que modelaron caprichosamente el devenir de la carrera. Circunstancias previas que pudieron jugar contra Hamilton, para verse éste favorecido por las ocurridas en carrera.
¡Acaben con los viernes! claman algunos.
El primer día del GP practicamente no hubo acción en pista. La niebla que acompañó a una lluvia persistente, no permitía al helicóptero aterrizar en el hospital destinado para tal uso. Pero alguien debería de explicar si hoy en día, dependiendo de las lesiones, se puede trasladar a un herido por ese medio de transporte si, por ejemplo, hay que meterle las palas en el pecho para darle una descarga.
Porque en realidad, el traslado en la mayoría de las ocasiones debe de hacerse por carretera. Sin obviar que las instalaciones de los circuitos, a nivel de clínica, están bastante bien dotadas. La FIA, la organización, todos los implicados en el GP tuvieron que buscar alternativas ante la previsión de lluvia, sin niebla, para el domingo. Para ello habilitaron un carril exclusivo en la autoopista para poder llegar al hospital elegido en un tiempo lógico.
No rodar el viernes obligó a los equipos a dividir esfuerzos en los libres 3 del sábado. Un piloto hacía simulación con unas gomas y el otro con otras. Había que conseguir la mayor información posible. Pero con sol y cierto calor, los datos no iban a ser demasiado fiables para el domingo. Así que nos adentramos en un domingo lluvioso que fue amainando a medida que llegaba la hora de la carrera. Tanto, que media hora antes apenas caían unas gotas y la pista mostraba ese paisaje de mil tonos de gris entre las zonas secas y las húmedas. Hamilton no podía reglar al detalle su coche, como el resto, de cara a sacar el mejor partido a unas gomas que, de momento, le hacen sufrir.
COJONINA
El circuito tenía el comienzo del sector 1 y el final del 3 muy mojados. Para situarnos, desde la horquilla al comienzo del caracol. Comprometía a la frenada más fuerte del trazado, la entrada a meta, la aceleración en la recta y la frenada para el caracol. El resto tenía zonas húmedas pero con tiento estaba para slicks. Varios pilotos probaron camino de la parrilla con ellos. Hamilton incluso hizo casi un trompo en la horquilla. Nadie se decidió a arriesgar y decidieron cambiar a intermedios. Todos menos uno.
Cuando tu coche está en un paquete en el que las diferencias son mínimas, como ocurre en la F1 con la zona media, cualquier pequeña ventaja que puedas conseguir te puede permitir conseguir una buena cosecha de puntos.
Cuando Sainz pidió que le dejaran los slicks puestos, le tacharon literalmente de loco. Tuvo que intervenir Tost que tras hablar con Carlos accedió a las peticiones del madrileño. Salvo que sea algo muy descabellado o una situación muy desesperada, el piloto debe de tener más peso para decidir. Toda la parrilla decidía partir con intermedios menos Sainz.
Quizá el único pero a su decisión, fue que no partiera en segunda velocidad en vez de en primera. Pero él sabía que su ventaja no estaba en ganar plazas o en hacer una buena salida, casi imposible por la cantidad de agua que quedaba en esa zona. Su ventaja era que sabía que podía mantenerse a cola del grupo y pasar a muchos para entrar en los puntos cuando pararan. Y así fue. Aunque no quizá cuando él pensaba. Al anunciarse el VSC por el incidente entre Stroll y Pérez(el canadiense debe de entender que no estña solo en pista), la cantidad de paradas le auparon hasta la séptima plaza. Su carrera, salvo el trompo al principio, fue perfecta y acabó como el mejor del resto. La cojonina con la que tomó su decisión trajo inmejorables resultados.
VETTEL
Tras su victoria en Melbourne, había expectación por comprobar dónde estaría Ferrari en China. En un circuito normal. Y la verdad es que, de nuevo, hay que certificar que muy delante. Tanto que, quizá, la carrera pudo volver a ser suya. Y no es un ejercicio de ‘¿y si?.
Vettel, mal colocado en la parrilla aunque los comisarios lo obviaron, salió regulín. Pero no perdió posición y, junto a Hamilton, empezaron a abrir hueco ya en los primeros compases. Cuando estaban cerca de completar la segunda vuelta, saltó el aviso de VSC. En Ferrari no lo dudaron y metieron al alemán a boxes. Parar con el VSC supone ganar 8 segundos sobre una parada normal. Vettel caía a la 6ª posición pero no demasiado lejos de Hamilton.
El problema para Vettel fue el accidente de Giovinazzi justo al quitarse el aviso de VSC. El joven italiano, del que tan bien se había hablado desde Australia, cometió el mismo error dos veces en el fin de semana. Estrellando su Sauber en ambas ocasiones en la recta de meta. El fuerte golpe y el destrozo ocasionado, llevó a sacar el Safety. Ahí se arruinó el movimiento de Ferrari con Vettel. Bajo Safety, practicamente no pierdes posición al parar. Y si encima el paso de cada vuelta hay que hacerlo por boxes, apaga y vámonos. El alemán sólo ganó una posición, 5º, y se quedó detrás de Raikkonen y los Red Bull. Quizá una llamada a Kimi para que le hubiera dejado pasar no habría valido de mucho al tener a los dos coches azules delante. Pero quizá habría sido bueno intentarlo. Cuando Vettel pasó a Kimi, aparentemente a ley, y se llegó a mitad de carrera, Hamilton estaba a 11 segundos. Ítem más. Como Red Bull había optado por ir a dos paradas, empezaron a acosarle. Por lo que Vettel se vio obligado a parar para defenderse de ellos. Impidiéndole atacar a Hamilton y dándole el tiempo al inglés para hacer su parada sin riesgo. Aunque Vettel estaba a 10 segundos y después de sus paradas estaba a 8, no pudo apretarle al final. Sin la amenaza de Red Bull podría haber exprimido sus gomas, y mantener la presión. Entrando en el juego de quién para antes.
Bahrein debe desempatar la situación. El calor ayudará a Ferrari. Apostar al rojo parece lo más lógico ahora mismo.
ALONSO
Con las peores previsiones llegaba la carrera china para McHonda. Pero Fernando Alonso volvió a dejar a todo el mundo boquiabierto. Con un coche con el que no tiene ni un tercio de las vueltas que han rodado sus rivales. Se sacó un tiempazo que todavía es difícil de creer. El nivel de riesgo que está asumiendo es muy alto. Que no extrañe el día que se salga porque está jugando en un fino alambre. Pero no queda otra. Como Vettel, paró con el VSC. Ganó 5 posiciones y ya entró en los puntos en la 1ª vuelta. Y cuando emergió del paso por boxes con el Safety Car era 7º. ¿Cómo fue capaz de mantenerse en los puntos con 4 motores Mercedes por detrás? Pues parece que la única explicación es el fabuloso 2º sector que completaba. Eso le permitía ganar unas décimas para la recta de atrás vitales para no ser pasado.
Su rotura fue una lástima. Pero es el peaje a pagar por no haber podido rodar en pretemporada lo mínimo exigible.
RED BULL
Verstappen tuvo un inicio de carrera espectacular. Saliendo muy atrás, 16º, ganaba 9 posiciones en la 1ª vuelta. Después de VSC y Safety ya era 3º detrás de Ricciardo. Al que se quitó de enmedio con un gran adelantamiento tardío en la 6. Favorecido por el reglaje del australiano, con más carga atrás sufría de subviraje, Verstappen se fue a por Hamilton. Lo intentó más bien. Porque Lewis, con gomas más duras, no tuvo problemas para mantenerle a raya.
Mientras Ricciardo veía como Vettel se le echaba encima y tras un duelo cuerpo a cuerpo, goma con goma literalmente, el alemán le pasaba. Fue el principio de los problemas para Verstappen. Su alucinante comienzo y primera mitad de carrera iba a sufrir un vuelco.
Vettel, una vez sobrepasado Ricciardo, fue a por Verstappen rodando casi un 1 segundo más rápido. En cuanto le cogió entró en rango de DRS. Max intentó frenar todo lo tarde posible pero bloqueó las ruedas. Perdió la posición y se vio obligado a parar por el plano en las gomas. Era la vuelta 28. 5 después paraba Ricciardo. Nuevas super blandas y un ajuste en el alerón delantero metieron en cintura a su Red Bull. Empezó a rodar muy rápido y se echó encima de Verstappen, desconocido en la segunda fase de carrera. En la última vuelta el australiano intentó, desde lejos, pasar en la frenada de la horquilla. Verstappen no tuvo escrúpulos en moverse en frenada y el australiano abortó. Cierto es que no creo que hubiera podido emparejarse, pero el movmiento de Max sobraba. Y así el holandés subía al podio tras Hamilton y Vettel que quedan empatados en la general del mundial.
EL RESTO
Kimi tuvo una carrera muy difícil, e incluso dio la sensación de que se olvidaron de él en el muro. Siendo muy dificultoso para él meter en temperatura a las gomas, el ambiente frío le dio la puntilla. No tuvo ritmo y acabó tras los Red Bull. O en carreras con calor se le arregla el problema, o su temporada se le puede hacer muy larga.
Bottas no está logrando hacer olvidar a Rosberg, hasta desde el muro le llaman Nico a veces por la radio. Chascarrillo aparte, el finlandés tuvo un GP para olvidar. Un trompo calentando gomas tras el safety le hundió en el paquete, 7 plazas hasta la 12ª. Remontó hasta la 6ª pero de manera muy discreta. En esa situación y con ese coche debería de haber puesto en escena un gran remontada y haber llegado a achuchar a Kimi.
Destacar el 8º puesto de Magnussen por delante de Pérez. Y Massa. Incapaz, como Kimi, de calentar sus gomas, llegó a parar hasta 3 veces y acabó en 14ª posición. Williams cosechó un sonoro 0. Pero los millones de Stroll son los que importan.
¿Qué haría Alonso con un Williams? Se ponen los pelos como escarpias de imaginarlo. Son las circunstancias. Si no hubiera habido Safety, Vettel tenía buenas opciones de poner en apuros a Hamilton. Pero estos coches que piden el carnet a los ‘niños’ no dejan margen para el error. Que fuera Giovinazzi, piloto de Ferrari, el que se estrellará acelerando en la recta de meta, fue una circunstacia más. Pero qué circunstancia.

CIRCUNSTANCIAS

El GP chino estuvo marcado por varias circunstancias que dejaron un panorama incierto y que modelaron caprichosamente el devenir de la carrera. Circunstancias previas que pudieron jugar contra Hamilton, para verse éste favorecido por las ocurridas en carrera.

(más…)

GP DE BRASIL 2016

Lunes, Noviembre 14th, 2016

A PESAR
A pesar de la inutilidad de las gomas Pirelli, atacadas ya sin rubor por los pilotos. A pesar de que la lluvia no cesó en ningún momento. A pesar de los miedos a un accidente grave. A pesar de todo y tras 3 horas, vivimos un GP que dejó un gran sabor de boca.
No evacúan agua. Si ruedan detrás del safety-car no cogen temperatura. Son incapaces de evacuar la cantidad de agua necesaria para limitar los riesgos del ‘aquaplaning’. Y, por fin, los pilotos soltaron estopa contra ellas. Sí, las gomas de Pirelli.
Las previsiones eran de agua durante todo el domingo, intensificando su intensidad en momentos cerca de la hora de la salida y durante la carrera. El miedo a una salida tras el safety era lógico y normal. Pero un rayo de esperanza cruzó por el circuito cuando dos horas antes, Charlie Whiting expresó su deseo y convencimiento de que, si las cosas seguían igual, se podría partir desde la parrilla en parado. Una salida normal, para entendernos.
ENTORPECIENDO
Sin embargo las previsiones se iban cumpliendo y la lluvia arreció cuando el semáforo se puso verde para que los coches fueran circulando a la parrilla. Las condiciones eran complicadas. Y más aún se complicaron cuando Grosjean se estampó contra el muro camino de ella.
Que había voluntad desde Dirección de carrera de que todo fuera normalmente quedó fuera de toda duda. Se retasó la salida 10 minutos. Pero la lluvia volvió a arreciar y se tomó la decisión de salir tras el Safety.
Lo que otras veces había ayudado a que la pista mejorara, en Brasil empeoró las cosas. Al no parar de llover, al llevar un ritmo que hacía imposible calentar las gomas, y al seguir sufriendo los coches aquaplaning en varias curvas, no estaba muy claro cuando empezar. Los mensajes contradictorios de los pilotos, unos decían que estaba para correr y otros que no, entorpecieron y retrasaron la decisión de mandar al safety a boxes.
MOSCA COJONERA
Verstappen en estas primeras vueltas se dedicó a buscar el agarre por cada rincón del circuito. Bien porque al encontrarlo iba más rápido en alguna zona, o bien porque quería intimidar a Raikkonen, lo cierto es que el holandés se emparejaba con el de Ferrari, tan pronto por la derecha como por la izquierda y casi nunca siguiendo la procesión. Al comienzo de la vuelta 8 se lanzó la carrera. En la primera frenada Max pasaba a Raikkonen.
Una de las dudas que flotaban en el ambiente, era el ‘crossover’ de las gomas. El momento en que el rendimiento y el tiempo por vuelta de los neumáticos de agua se iguala con los intermedios. Magnussen, por ejemplo, paró tras una vuelta. Íbamos a saber pronto las diferencias entre una y otra goma. Pronto los Williams y Alonso, entre otros montaron los intermedios. Las referencias iban a ser copiosas. Y tras dos vueltas las intermedias, en ritmo y tiempo por vuelta, estaban ahí. Pero no en el ‘feeling’ y el rendimiento con los charcos. En la subida hasta meta los trallazos eran de órdago. Si con las extremas los sustos existían, con las intermedias era dramático.
En la vuelta 12 Ericcson se estrellaba en la recta de meta. Siete largas vueltas pasaron hasta que se retiró el Sauber y se limpió la pista. En ese tiempo las gomas se enfriaron, como los frenos. Verstappen, tras haber parado para poner intermedios, estaba de nuevo detrás de Raikkonen. Bien porque pusiera nervioso al finlandés, bien porque Kimi estuviera resuelto a defenderse mejor, llegó la catástrofe para el de Ferrari.
BANDERA ROJA
Kimi se salió un poquito fuera de línea. Lo suficiente para perder el control y estrellarse, para luego cruzar la pista meintras sus perseguidores le pasaban y evitaban, algunos por los pelos.
Lo ocurrido, remarca algo que venimos muchos diciendo desde hace tiempo. Que es más peligrosa, si de eso se trata, de evitar peligros, una salida lanzada, con agua, que en parado. Al hilo de esto hay que recordar que para el año que viene cambia el sistema. Tras unas vueltas tras el safety, la salida se dará en parado.
Volviendo a la carrera, todos se prepararon para volver a pista una vez retirado el Ferrari y limpiada la recta. Por reglamentación, obligados a montar ruedas extremas de agua. Todos aquellos que habían cambiado, aparte de no haber ganado gran cosa en el movimiento, regresaban a la goma ideal para la carrera. Pero la lluvia seguía arreciando cuando volvieron a pista. Tras siete vueltas la sorpresa. Cierto es que eran mayoría los pilotos que decían que estab la pista peor. Pero Whiting volvió a sacar la bandera roja.
Todo tiene explicación, incluso las decisiones de dirección de carrera. En este caso, y para que el tiempo de dos horas de carrera no se agotara con los coches parados en boxes, se sacó la bandera roja. Eso daba un margen de 4 horas, desde el comienzo de la carrera, para completar el total.
Esto provocó la ira de los espectadores, a un lado y a otro de la pantalla. En el circuito la pitada fue monumental. Todos tenemos claro que la F1 debe de mejorar en comunicación. En este caso no hay duda. No se hizo llegar a los espectadores la causa.
Además, había otro temor. Para conseguir que al carrera puntuara totalmente, hacían falta completar 54 vueltas.
LLOVIZNA
El chaparrón fuerte duraría un cuarto de hora. Y antes de otro de intensidad grande, habría un periodo de tregua con llovizna. Eso es todo lo que hacía falta. Unas vueltas sin llover mucho para que las gomas cogieran temperatura y andando.
Hamilton, Rosberg, Verstappen, Pérez, Sainz, Nasr, Ricciardo, Ocon, Wehrlein, Alonso, Bottas, Magnussen, Button, Vettel, Hülkenberg, Massa, Gutiérrez and Kvyat volvieron en ese orden a la pista y tras dos vueltas el Safety se marchó.
De nuevo Hamilton no tuvo problemas para abrir hueco con Rosberg. Y el alemán cayó en las garras de Verstappen sufriendo una pasada por fuera en la 4. Pero una cosa es Rosberg y otra Hamilton. Lewis vio como en las dos siguientes vueltas Verstappen se acercaba. Pero en la tercera le mandó un mensaje claro, ‘vamos a no hacernos daño’. Unas vueltas después Verstappen cortó al respiración de todos, incluida la suya propia, tras cometer un trompo y salvar el choque contra las protecciones. Era la vuelta 37, Rosberg en la 44 casi estampa su Mercedes. Los sustos seguían en la recta de meta y Massa no pudo evitar en la 47 que el susto fuera definitivo. Triste adiós con su público el de Felipe. Que, a resultas de la salida del safety que se mantuvo por 6 vueltas, recibió un homenaje espontaneo del pit-lane. La presencia de su mujer y su hijo ya se me hizo excesiva y alta en azúcar. En plena carrera y por muy cerrado que estuviera el pit-lane, no entiendo muy bien todo esto. Pero bueno.
COMPLETA
Cuando se relanzó de nuevo la carrera, era la vuelta 55. Ya puntuaría completa. Hamilton de nuevo sin problemas con Rosberg, Pérez que hizo de Verstappen pero no inquietó al líder del mundial. Sainz en una asombrosa cuarta posición. Detrás Vettel, un sorprendente Nasr, Hulkenberg, Ocon y Alonso. Los Red Bull pagaron de nuevo sus experimentos y tuvieron que parar, 11º y 14º.
Con gomas más frescas que el resto, se pusieron a escalar posiciones. Quedaban 16 giros por delante.
Verstappen rápidamente se quitó de en medio a tres coches. Poco después a Ricciardo. Kvyat y Ocon en rápida sucesión. Sus poco ortodoxas líneas y sus gomas, más su arrojo, no dejaban prisioneros. Pasó a Nasr en las eses y ya era 7º. Tenía por delante a Hulkenberg que a su vez estaba cogiendo a Vettel que no podía acercarse a Sainz que seguía haciendo un carrerón. En la 65 MAx pasaba a Hulkenberg justo cuando Vettel se echaba encima de Sainz que empezaba a sufrir con sus gomas.
Verstappen cogió a Vettel y eso dio un respiro a Sainz. Max acosó a Seb y se decidió a pasarlo por fuera en la entrada a meta, pero en Junçao se lo pensó mejor y se fue al interior. Vettel estaba vendido. Pero aún así Verstappen no pudo evitar dejarle la firma estampada llevándole fuera de pista. Al contrario que Rosberg, con una naturalidad sibilina. El podio estaba cerca.
El siguiente en caer fue Sainz y puso la guinda en la última vuelta pasando a Pérez para subir al podio.
EN SUS MANOS
Hamilton, ajeno al movimiento, cubrió sus vueltas sin contratiempos completando una gran carrera. Rosberg, favorecido por los experimentos de Red Bull, completaba el doblete y se queda con una situación cómoda de cara a Abu Dhabi. Le vale con ser 3º.
Pérez terminaba 4º en una gran carrera con Vettel 5º. El alemán se deshacía de Sainz. Que completaba su mejor carrera desde que está en la F1 y que, de nuevo, le asienta muy arriba en el escalafón de pilotos.
Lo que no se vio es la otra gran remontada que hubo. Y esa la protagonizó Alonso. Tras el trompo cayó a la 17ª plaza. Era la vuelta 56. En la 60 ya había ganado 5 plazas. En las tres últimas pasó a Kvyat, con el coche tocado, y a Ocon para entrar en los puntos. Por cierto, con un coche que debió ser un perro todo el GP. Button no fue capaz de meterle en cintura, yendo bien en agua como va Jenson, y Alonso sufrió de lo lindo con él. Pero atacó y atacó hasta sacar ese punto. No acertaron desde el muro con la decisión de montar intermedios tan pronto. Pero merecía la pena el riesgo.
Hamilton, Sainz, Verstappen, Ricciardo, Nasr y Alonso pusieron la salsa en una carrera que, en cualquier caso, siguió el patrón imperante en 2016. Mercedes y luego el resto.
Sí, Red Bull podría haber ganado la carera. Esta vez el riesgo no tuvo recompensa.
Lo que comenzaba y tenía una parte media preocupante, acababa con gran espectáculo y acción. Hay que reconocer que Whiting movió muy bien sus piezas. Y eso que tras el accidente de Raikkonen más de una voz ya clamaba por parar la carrera. No debería hacer falta recordar que esto es F1. Hubo carrera, y una buena, a pesar de todo.

A PESAR

A pesar de la inutilidad de las gomas de Pirelli, atacadas ya sin rubor por los pilotos. A pesar de que la lluvia no cesó en ningún momento. A pesar de los miedos a un accidente grave. A pesar de todo y tras 3 horas, vivimos un GP que dejó un gran sabor de boca.

(más…)

APUNTES DE MÓNACO 2016

Martes, Mayo 31st, 2016
ERA MÍA
Lewis Hamilton consiguió su 2ª victoria en Mónaco, tras una carrera con dos fases muy diferenciadas en las que intervino de todo. Lluvia, Safety, estrategia, errores.
Daniel Ricciardo seguirá rumiando sobre la parada que le costó la victoria en Mónaco. Porque en el Principado no puedes dejar escapar la más mínima opción que tengas de hacerte con el GP. Es tan peculiar esta carrera, que puedes no volver a tener la opción de abrazar la gloria.
El australiano y su equipo siguieron el curso lógico, estratégicamente hablando, de los acontecimientos. Y cuando el Safety se retiró, porque se empezó tras el coche de seguridad (faltaría más), desapareció por las esquinas del trazado a la vista de sus rivales. Cuando la pista empezó a estar bien para intermedios, paró. ¡Sorpresa! Hamilton, decidió seguir exprimiendo sus gomas de agua extrema y se ponía 1º. Era la vuelta 23.
Con el liderato perdido, pero con gomas más adecuadas y sin tráfico, Ricciardo cazó a Hamilton rápidamente. Pero pasar en Mónaco, aún con un coche tan superior el fin de semana como lo ha sido el Red Bull, es tarea ardua.
ERROR
Tras 31 vueltas llevando más que al límite a sus gomas y con Ricciardo esperando detrás, Hamilton paraba. La pista estaba golosa aún. La transición a los slicks no estaba siendo coser y cantar. Hamilton volvía a pista con ultrablandos sólo para sufrir como un perro con una falta de agarre extremo. Por su parte Ricciardo, con la pista libre, planeaba sobre Mónaco. Si nos dijeran que voló de Mirabeau a Tabac habría que creerlo. Y entonces…
Los nuevos boxes que se construyeron en Mónaco, cara al mar y a espaldas de los primigenios, son de dos pisos. Un problema de comunicación entre ambos pisos llevó a que cuando Ricciardo, completamente enchufado tras su vueltón, paraba en su sitio, no había ruedas. Las elegidas estaban atadas en el fondo del box. Si hubieran estado al menos sueltas en torre, podría haber sido todo un par de segundos más rápido. Incluso con 1 le podría haber valido. Baste decir que con una parada normal habría vuelto a pista con 7-8 segundos de ventaja. Desastre. Hamilton estaba por delante, con ultrablandos y luchando por meterlos en cintura. Había esperanza, quizá.
HAMILTON
Hamilton, clavado detrás de Rosberg tras irse el Safety, empezó a desesperarse un poco detrás de Rosberg. El alemán entró en una espiral autodestructiva al no conseguir temperatura en sus gomas, perder a su vez la temperatura de los frenos y vuelta a empezar. Unido a una falta de confianza sorprendente. Sobre todo tras 7 vueltas tras el Safety.
El británico tenía un punto donde intentar adelantar a su compañero cuando una ‘ley’ dentro de Mercedes evitó una maniobra arriesgada. El equipo pidió a Nico elevar el ritmo. En la siguiente vuelta dejaba pasar a Hamilton. Derrota aceptada. Y sería peor.
Era la vuelta 15 y con pista libre Hamilton seguía con los extremos de agua. En Mercedes decidieron comerse el paso por intermedios. Y a fe que les funcionó.
Durante varias vueltas, una vez que ambos estaban con slicks (Hamilton ultrablanda y Ricciardo superblanda) nos brindaron una lucha sin cuartel. Con casi sin diferencias entre compuestos y con el Red Bull mostrando una superioridad grande. Pero pasar en Mónaco es muy complicado. Ricciardo tuvo la oportunidad en la chicane. Hamilton se colaba en la entrada y tenía que saltársela, por poco pero se la salta. Lewis pierde ritmo y Ricciardo se le echa encima. El australiano se abre a la derecha y empieza a emparejar sus ruedas delanteras con las traseras de Hamilton que lucha por lograr tracción. Hamilton es entonces duro, muy duro. Para algunos pasando de duro a cerdo. Ricciardo se ve obligado a levantar porque se queda sin sitio al llegar al guardarail. Y ahí se acabó la carrera. Ricciardo no tuvo ninguna opción más y Hamilton marchó hacia su segunda victoria en Mónaco y encarriló su desafió a Rosberg.
PÉREZ
Todo el mundo se preguntaba cómo llegó Pérez al podio. Primero porque alargó más que sus rivales alrededor su parada a montar intermedios. Lo hizo en la 21, junto a Sainz, mientras sus rivales lo hacían en las vueltas de la adolescencia. A Sainz una tuerca se le puso rebelde. Eso le llevó a perder la posición con el mexicano, Vettel y Hulk. Pérez se colocaba en posición inmejorable y exprimía sus intermedios con confianza. Para Pérez, parar una vuelta antes que sus rivales, le valió para saltar a Rosberg y coclocarse 3º. Posición que no abandonaría.
Esa posición de podio fue reclamada por Sainz y por Hulkenberg. De no ser por la tuerca en la primera parada, Sainz se habría mantenido por delante del mexicano. Hulkenberg se sintió perjudicado cuando el equipo le llamó tan pronto para montar intermedias. Pérez, Sainz, Hulkenberg. Pero queda Alonso.
ALONSO
No parecía haber mucho margen de avance para el asturiano y más saliendo tras el Safety. Un par de plazas a lo sumo. Seguir el guión le mantuvo en la 8ª plaza cuando paró a montar intermedios en la vuelta 14. Pero Alonso fue de los que más aguantó con los intermedios, hasta la vuelta 32, mas que los que tenía alrededor. Esa vuelta extra le permitió pasar a Sainz, Hulkenberg y Rosberg.
Tras las paradas alrededor de la vuelta 30, todo quedó visto para sentencia. El picante lo pusieron varios periodos de Virtual Safety Car, que crearon en los pilotos problemas, más a más blandas llevaran las gomas, muy serios.
Otro picante puso Verstappen. Tras estrellarse el sábado, mientras Ricciardo hacía una pole estratosférica, llegó hasta la 9ª posición. En ese momento la carrera se había estabilizado tras las últimas paradas. A partir de ahí era coger un ritmo, cazar un tren y esperar tu oportunidad. Podría haber acabado 7º, quizá. Y se habría puesto el altavoz y el foco a una gran remontada. Pero con las gomas todavía estirando, se estrello en Massanet. Error grave que se une a que ha tenido más incidentes que el año pasado. Quizá echo de menos a Pujolar para que le pastoreara y controlara.
Luego estuvo Kvyat que preparó una buena con Magnussen. El ruso intentó desdoblarse, lícito, pero el danés opuso resistencia. En ese momento, Danii debió plegar velas y esperar otra oportunidad. Pero no. Ambos se enzarzaron en un cuerpo a cuerpo alucinante que acabó con piezas por la pista y con ambos con los coches tocados. Pequeña me parece la sanción al ruso que parece más que descontrolado.
Y la guinda la pusieron los Sauber. Nasr no podía con Grosjean, mientras Ericsson, con ultrablando como su compañero, había conseguido mejor rendimiento en sus gomas. El equipo pidió al brasileño que dejara pasar a su compañero. Se negó. Ericsson entonces se tiró a cuchillo en la entrada de la Rascasse acabando ambos cruzados en la pista. Nasr no obedeció. Ericsson decidió pasar por lo militar y zas. Es lo que pasa cuando ambos pilotos pagan su asiento. Que la autoridad del equipo sobre los pilotos se diluye.
La decisión de Mercedes de montar ultrablandos, obligó a Red Bull a cambiar de los blandos elegidos para la parada de Ricciardo a los superblandos. Eso provocó el retraso que dejó a Hamilton en cabeza y camino de la victoria. Es mía, grita Hamilton. Era mía, llora Ricciardo.

ERA MÍA

Lewis Hamilton consiguió su 2ª victoria en Mónaco, tras una carrera con dos fases muy diferenciadas en las que intervino de todo. Lluvia, Safety, estrategia, errores.

(más…)

APUNTES DE EE UU

Miércoles, Octubre 28th, 2015
KILLING ME SOFTLY
Así le ha ido ganando el mundial Hamilton a Rosberg. Matándole suavemente, no con su canción como dice el tema de Fox y Giebel interpretado maravillosamente por Roberta Flack, siendo Lewis Hamilton III.
De nuevo un fin de semana que iba cayendo en los momentos menos decisivos en manos de Nico Rosberg. Incluso se llevó la pole, que parecía poder conseguir también en caso de que se hubiera disputado la Q3. Pero cuando tenía todo a su favor para alargar su agonía hasta México, llegó el desastre.
Ese momento eterno en que las gomas dicen:’ey cuidado’. Ese momento eterno por encima de 200 km/h en que el morro del coche deja de apuntar unos grados hacia el interior de la curva. Ese momento eterno de la corrección fulgurante en el volante, con un cambio casi inapreciable en la presión del acelerador. Ese momento eterno en que el coche se sale de la trayectoria deseada y le cuesta un mundo volver a ella. Ese momento eterno que te persigue durante un tiempo cuando ves como tu rival pasa como un rayo por tu derecha llevándose cualquier esperanza.
Desolación, hundimiento, ira. Todo se concentraba en la cara de Nico Rosberg.
TRICAMPEÓN
Los títulos hay que ganarlos. Da igual que los remates en un GP donde no has estado a tu mejor nivel. Al final lo que cuenta es el resultado final. Nadie se acordará de que el fin de semana en que Lewis II pasó a ser Lewis III, no fue el mejor del año.
No es descabellado convenir que no fue hasta el 4º periodo de Safety, virtual o no o ambos, en que la victoria podía ser suya. Y aún así Lewis tenía que pasar a Rosberg. Nico se había adaptado mejor todo el fin de semana e incluso durante la carrera.
Hamilton podía arriesgar pero tendría que pasar ciertos límites. Límites que propasó sin miramientos en la primera curva del GP. Salió bien el inglés. Y ayudado por un poco de derrape en las ruedas de Rosberg, consiguió llegar emparejado y por el interior a la cima del primer giro. Allí, al contrario que en Suzuka, Hamilton golpeó con su rueda delantera la contraria de Nico. Alargó su trazada entando emparejados y le echó de la pista. Al contrario que en Suzuka donde al menos tenía medio coche de ventaja, aquí debió de dejar vivir a Nico y darle el espacio justo. No lo hizo y debió, cuando menos, ser investigado.
CINCO GANADORES. KVYAT. RICCIARDO.
El GP estadounidense, con sus fases, tuvo cinco ganadores potenciales segun la fase de la carrera. El primero fue Kvyat. Favorecido por la apuesta de Red Bull confiando en que la pista se mantuviera humeda o mojada, llevaban una configuración con mucho ala, Kvyat llegó a ponerse en cabeza en un ataque que le llevó a irse largo y perder la ocasión. Pero su ritmo era mejor que el de Hamilton y parecía cuestión de tiempo que se aupara al liderato del GP. Pero apareció el primer periodo de Safety, Virtual en este caso.
Cuando desapareció la señal del Virtual Safety Car, Rosberg despertó a Ricciardo con una pasada tremenda y se fue a por Kvyat al que arrasó, gracias a ‘Reactores AMG’ en la larga de atrás.
Pero la configuración de los Red Bull iba a dar a Ricciardo la oportunidad de ser el segundo candidato a ganar la carrera. En la zona lenta los coches energéticos se echaban encima de los Mercedes. Kvyat lo volvió a intentar en la curva 1 sin conseguirlo. Eso abrió la puerta a Ricciardo que se fue a por Rosberg pasándole. El acoso sobre Hamilton tuvo sus frutos al tener problemas en una frenada Hamilton e irse un poco largo. Ricciardo se ponía líder y además abriendo hueco.
Llegó el momento de cambiar a ruedas de seco. El panorama cambió. Los Mercedes pasaron de presas a cazadores. Los Red Bull de cazadores a presas. Y con otro depredador más sumándose a la fiesta. Vettel.
ESPERANZA. ROSBERG
Rosberg se iba a por Ricciardo y lo abrasaba, gracias a su reactor y a la poca punta del Red Bull por su carga de ala, llegando a tener 10 segundos de ventaja sobre Hamilton cuando el inglés lograba desembarazarse del australiano también. Nuevo periodo de Safety cuando el coche de Ericsson se queda parado en un sitio peligroso. Momento crítico de carrera. Los Mercedes llevaban menos de 10 vueltas en sus gomas. Quedaban menos de 30 y había un periodo de Safety. Las computadoras echaban humo igual que los muros. En Ferrari decidieron que era un buen momento para poner los medios e ir hasta el final. Rosberg empezaba a rumiar que la cosa se le había complicado. Estratégicamente con Vettel lo tenía muy cuesta arriba. Cuando el Safety desapareció Rosberg puso un ritmo fortísimo. Tenía que abrir el hueco suficiente para protegerse de la parada que debería de hacer aún.
AMENAZA. VETTEL
Era el momento de Vettel. El alemán, como antes hicieran los Mercedes, se quitó de enmedio a los Red Bull. Sí, Rosberg y Hamilton se le marchaban. La pregunta era si ambos serían capaces de abrir la ventaja suficiente antes de que su blandos se vinieran abajo. La lucha en la distancia estaba servida.
Entonces el alerón delantero de Hulkenberg se rompió antes de intentar pasar a Ricciardo. La pérdida de apoyo hizo que el Force India no frenara lo suficiente chocando con el Red Bull. Nuevo Virtual Safety Car. Las opciones de Vettel se diluían, o al menos la ventaja que tenía hasta ese momento, y renacían de nuevo las de Mercedes y sobre todo las de Rosberg. Porque Hamilton no paró. El equipo quiso comprobar el estado de las gomas de Rosberg y hacer entrar, o no, a Hamilton después. Cuando decidieron que Lewis II, todavía, entrara la señal de Virtual Safety Car se apagó. La carrera era de Rosberg.
DEFINITIVO. HAMILTON
Lewis estaba en cabeza pero con serias dudas de que pudiera llegar al final con las gomas en un estado mínimamente decente. Tenía detrás a Vettel y un poco más allá a Rosberg. Quince para el final. El tercer ordinal para Lewis necesitaba de algún golpe de suerte más. Nico pasaba a Vettel, blandas nuevas contra medias algo usadas, y se iba a por una casi segura victoria. Hamilton debía parar de una manera o de otra. Y llegó el último Safety. Kvyat estrellaba su Red Bull contra las protecciones tras perder el control del mismo luchando con Maldonado.
Rosberg se quedaba en cabeza, con blandas con un puñado de vueltas, con Hamilton con blandas nuevas. Vettel volvió a parar perdiendo posición con Verstappen pero teniendo, Hamilton, blandas nuevas para el sprint final. Con nueve para meta se relanzó la carrera. Y cerca del final de la vuelta llegó el momento eterno que marcará este GP. El error de Rosberg le daba el liderato del GP a Hamilton y le ponía, virtualmente el tercer ordinal tras su nombre. Sólo quedaban dos cosas que se lo podían, no arrebatar, sí retrasar. Avería mecánica en uno de los dos Mercedes o que Vettel pasara a Rosberg. Nada de eso ocurrió y Hamilton cruzó la meta y entro, una vez más, en las páginas más selectas de los libros de historia de la F1.
EL RESTO
Una carrera tan movida dejó detalles y actuaciones brillantes también en otras zonas, no demasiado alejadas a veces de la cabeza.
Una de ellas fue la de Alonso y la de McLaren Honda en general. Sin duda que fue la mejor carrera del año para ellos aunque no tuvo la recompensa posible que pudieron conseguir.
El asturiano salió muy bien. Sólo para ser embestido por Massa que le dejaba con un pinchazo y el fondo plano muy dañado. Consiguió llegar a boxes pero cuando volvió a carrera ya tenía una vuelta perdida. Su ritmo fu más que decente, a pesar de los daños y al final consiguió ponerse a cola del grupo en uno de los periodos de Safety. Alonso llegó a rodar quinto. Se la jugaron a no parar, quizá hubiera sido mejor entrar a poner blandos, y un problema eléctrico en las últimas vueltas le terminó sacando de los puntos. Con el problema del fondo del coche, que no pudo rodar a tope las últimas vueltas y viendo los tiempos de Button, 8º más rápido a 2,3 de la mejor vuelta de Rosberg, se puede cifrar en 2 segundos o 2 segundos y poco la diferencia del McLaren-Honda en Austin. La 6ª posición de Button y la carrera de Alonso dejan resquicios a la esperanza. Aunque no mucha, ciertamente.
Otra de las carreras impresionantes fue la de Carlos Sainz. Víctima de un error propio en la Q1, tuvo que salir desde el fondo de la parrilla. La primera vuelta ya la pasó en 11ª posición. Llegó a estar 6º pero acabó, tras una penalización en 7ª plaza.
Hemos comentado otras veces que el gran miedo con Sainz era que entrara en una de sus espirales autodestructivas que tanto han marcado sus años anteriores. La temporada pasada salió de ella en el crítico momento para salvar el título de las World Series y, probablemente, su carrera en la F1.
Pero no es menos cierto que, averías aparte, Sainz está cometiendo errores tontos. Los excesos de velocidad en pita-lane, el bolardo de Suzuka, que le están costando unos puntos preciosos. No hay que olvidar que es debutante y que lo está haciendo más que bien en su temporada de debut. Sorprendiendo a propios y extraños y siendo más regular que su compañero Verstappen. Pero Max, que estuvo flirteando con el podio aquí en otra soberbia desmotración de desparpajo y arrojo, le está ganando. Necesita Carlos en las 3 carreras que quedan, no sólo dejar claro lo que deja claro todos los GP, si no ese golpe de suerte que le deje una carrera en una posición alta.
Por lo demás. Excepcional Pérez otra vez en la quinta posición. La octava de Maldonado que llegó a meta después de quemar todas sus vidas en los libres y en la ‘qualy’ y sobre todo, ya remarcado, el 6º de Button.
Lewis ya es III con tres carreras de antelación. Rosberg ha caído presa de sus propios errores y de la batalla psicológica que le ganó Hamilton tras Spa el año pasado. Desde entonces no puede quitarse el tema de Roberta Flack de la cabeza. Y es que Hamilton le ha ido matando suavemente…siendo Hamilton.

KILLING ME SOFTLY

Así le ha ido ganando el mundial Hamilton a Rosberg. Matándole suavemente, no con su canción como dice el tema de Fox y Gimbel interpretado maravillosamente por Roberta Flack, siendo Lewis Hamilton III.

(más…)

RALLYE TOUR DE CORSE

Miércoles, Octubre 7th, 2015
SÍ SE PUEDE
La cita francesa del mundial de rallyes, que volvía a sus tramos naturales, en Córcega, es una piedra de toque, un cimiento para dejar claro que sí se puede hacer rallyes distintos.
Sí se puede. Claro que sí. A pesar de lo constriñidas que están las reglas a la hora de diseñar los rallyes, los organizadores corsos supieron recuperar todo el sabor añejo del que es el mejor rallye de asfalto del mundo. Siempre lo había sido. Desde sus inicios en los que se recorría la isla entera. Con mucha regularidad, que era complicada de cumplir y pocos tramos, aunque largos, de velocidad. Los tiempos fueron cambiando a más velocidad y menos regularidad. Pero Córcega siguió manteniendo su carácter. Un desafío puro sobre asfalto.
Asfalto viejísimo, roto, con un grip excepcional incluso en mojado. Con zonas más modernas y anchas. Pero se cayó del mundial. La tierra de Loeb recibió a la ronda francesa y Córcega cayó un poco en el olvido. Aunque siempre uno miraba el calendario para ver si volvía. Y volvió.
DESAFÍO
Tan pronto como se supo que Cörcega volvía, la ilusión por el rallye fue in crescendo. Después del ‘Monte’ y FInlandia no tenía uno ojos para otro rallye. Y sobre todo cuando empezaron a llegar detalles del recorrido. Se hablba de tramos de 90 km. Sencillamente glorioso y alucinante. Pero siempre tiene que haber un aguafiestas. El ‘tocapelotari’ habitual al que todo le paraece mal. Si hay 14 rallyes porque son muchos. Si se hacen tramos nocturnos porque acabamos fuera de hora. Y si se hacen tramos muy largos, porque la abuela fuma. Los directores de los equipos. Que parece mentira que en algún caso hayan corrido durante la era gloriosa de los rallyes. Se les debería de caer la cara de vergüenza.
Se quejan de que si la promoción no es adecuada, se devanna los sesos en no sé qué planes de marketing. Y el mejor marketing lo tienen entre sus manos. Son los dueños del mismo y no se enteran. Los propios rallyes es le mejor marketing que pueden tener. Y no hacen más que torpedearlos. Es inaudito que haya tanta torpeza junta.
El rallye era un desafío nuevo para muchos aficionados que no vivieron los 70 y los 80. Sí, cierto es que entonces se hacía algún tramo más. Pero no es menos cierto que el tramo suspendido, que ya es mala suerte que se repitiera, habría terminado de redondear las dos primeras jornadas. Y aún así la expectación fue máxima y el espectáculo pleno. Los verdaderos protagonistas, los que se ponen el casco, aferran al volante, cogen el cuardeno de notas y se lanzan a por todas, aceptaron el desafío. Y salieron encantados. Con eso está dicho todo.
AGUA
La tromba de agua, el temporal que se cernió sobre todo en la parte norte de Córcega y que golpeó trágicamente el sur de Francia, amenazó con suspender la prueba. El tramo que tuvo que cancelarse no tenía manera de llegar a él. La organización intentó todo. Pero no pudo ser. Cuando la naturaleza ataca, poco se puede hacer más que ponerse a buen cubierto.
El guión inicial de la prueba era el esperado. Ogier mandando, y los nombres habituales arriba más Kubica. Que en cualquier caso en un rallye de asfalto, también es habitual arriba.
Pero en el último tramo del día que debía haber sido el tercero y se convirtió en el segundo, llegó la gran sorpresa. Para mi es el tramo del año. Con unas condiciones que mejoraron un poco a medida que iban pasando los participantes, las sorpresas se agolparon casi sin tiempo a asimilarlas. Ogier pinchaba y paraba a cambiar la rueda dañada. Sordo desllantaba una rueda y se dejaba 2 minutos. Pero la sorpresa absoluta llegó cuando Elfyn Evans se hacía con el scratch.
Desde aquí hemos criticado, no tanto a Evans, si no a M-Sport. No terminaba de entender qué había visto Wilson en el galés. Y si todas sus esperanzas estaban puestas en encontrar un tramo mojado de asfalto en el mundial, No se hable más. Mis respetos al pedazo de tramo que se sacó Evans de la manga. Y el liderato que le vino añadido.
No sé si Wilson se vio sorprendido por le rendimiento de Elfyn. Pero dio la sensación de dejarle carta blanca, otra cosa habría sido incomprensible, y paró, más, a Tanak.
Todo lo contrario de Citroen. Con un pie fuera del mundial, sino es en 2016 será en 2017, Matton paró descaradamente a sus pilotos para que mantuvieran la 4ª y 5ª plazas. Afortunádamente Paddon, con su Hyundai, le ganó la posición a Ostberg y todo lo que consiguió CItroen es salir del rallye de casa, ojo con eso, con un punto de ventaja sobre la marca coreana. Incomprensible a la par que lamentable. Privar a uno de los pilotos más rápidos, Meeke, de poder atacar y luchar por el podio, es un engaño a los aficionados. Una farsa que si en Citroen tuvieran algo de vergüenza, tendrían que poner remedio y arreglarlo ya.
DE INFARTO
Con el rallye así establecido, el sábado fue un día de remontadas. Básicamente la de Latvala. Ogier abandonaba en el enlace camino del descanso del viernes. Y el finlandés salía líder de la jornada sabatina. Pero Evans había mantenido el tipo lo que pudo. Realmente cedió mucho en las zonas de subida, pero en el resto mantuvo el tipo.
El domingo nos dejó una de nuestro Curro Romero. Sordo hizo un etapón enorme al que faltó la guinda de algún punto en la Power Stage. Como Eloy me dijo ayer. La carrera de Sordo está llena de ‘y sis’. Una pena porque el potencial está ahí pero los rallyes y los años han pasado y seguimos igual.
La última jornada se cobró una pieza. Abbring, que también bordó el tramo del viernes se salía. Estaba luchando por el podio. Esa es la actitud.
El último tramo fue alucinante. Latvala tenía el rallye salvo error mayúsculo. Evans y Mikkelsen se jugaban la segunda posición. El noruego la tenía practicamente a falta de 3-4 km. Pero el galés hizo un final de tramo alucinante para recuperarle tiempo y salvar su mejor posición en un rallye del mundial. Y sobre todo ganar o recuperar el respeto que no había sabido hacer que se le mostrara.
¿Y AHORA?
Ahora toca a los rallyes dar un paso adelante. El éxito de Córcega está cimentado en tres pilares. Recuperar el carácter de la prueba de siempre. A la par, ofrecer algo distinto que ha atraído toda la atención. Y la retransmisión pro televisión. Ojo, retransmisión usando los propios medios del WRC. Ya va siendo hora de repetir eso en el resto de rallyes. La estructura del rallye favorecía dar todos los tramos. Pero no parece complicado dar el 8′0% de los tramos al menos.
Ojalá que no se pierda esta cita. Y si así fuera, que las demás tomen buena nota. Y que hagan sus rallyes lo más fieles a lo que solían ser. Y si a algún jefe de equipo no le gusta, tiene una opción muy fácil. Que se quede en casa y no vaya. Eso sí, que le dé libertad a sus pilotos para que disfruten. Y los más importante. Que nos hagan disfrutar. El Tour de Corse ha dejado claro que si se quiere, sí se SÍ SE PUEDE

SÍ SE PUEDE

La cita francesa del mundial de rallyes, que volvía a sus tramos naturales, en Córcega, es una piedra de toque, un cimiento para dejar claro que sí se pueden hacer rallyes distintos.

(más…)