Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Archivos

Posts Tagged ‘Honda’

APUNTES DE ITALIA 2017

Lunes, Septiembre 4th, 2017

PALIZA

Ferrari recibió una paliza a domicilio por parte de Mercedes que, dependiendo de la manera como se gestione, puede ser el punto de apoyo para plantar cara el resto de la temporada o, para caer en barrena.

(más…)

APUNTES DE MALASIA 2016

Martes, Octubre 4th, 2016

SOÑAR
Daniel Ricciardo logró en Sepang una victoria soñada. Lo hizo con una carrera perfecta, manteniendo la presión sobre Hamilton, y aguantando un formidable ataque de su compañero Verstappen.
(más…)

APUNTES DE MÉXICO

Lunes, Noviembre 2nd, 2015

TENSAR LA CUERDA

Regresó la F1 a México. Y lo hizo con éxito de público, error, habitual, de Pirelli y con el ya campeón de este año tensando la cuerda. Felizmente para el equipo y tristemente para los presentes, Hamilton se plegó a la orden del equipo.

(más…)

APUNTES DE EE UU

Miércoles, Octubre 28th, 2015
KILLING ME SOFTLY
Así le ha ido ganando el mundial Hamilton a Rosberg. Matándole suavemente, no con su canción como dice el tema de Fox y Giebel interpretado maravillosamente por Roberta Flack, siendo Lewis Hamilton III.
De nuevo un fin de semana que iba cayendo en los momentos menos decisivos en manos de Nico Rosberg. Incluso se llevó la pole, que parecía poder conseguir también en caso de que se hubiera disputado la Q3. Pero cuando tenía todo a su favor para alargar su agonía hasta México, llegó el desastre.
Ese momento eterno en que las gomas dicen:’ey cuidado’. Ese momento eterno por encima de 200 km/h en que el morro del coche deja de apuntar unos grados hacia el interior de la curva. Ese momento eterno de la corrección fulgurante en el volante, con un cambio casi inapreciable en la presión del acelerador. Ese momento eterno en que el coche se sale de la trayectoria deseada y le cuesta un mundo volver a ella. Ese momento eterno que te persigue durante un tiempo cuando ves como tu rival pasa como un rayo por tu derecha llevándose cualquier esperanza.
Desolación, hundimiento, ira. Todo se concentraba en la cara de Nico Rosberg.
TRICAMPEÓN
Los títulos hay que ganarlos. Da igual que los remates en un GP donde no has estado a tu mejor nivel. Al final lo que cuenta es el resultado final. Nadie se acordará de que el fin de semana en que Lewis II pasó a ser Lewis III, no fue el mejor del año.
No es descabellado convenir que no fue hasta el 4º periodo de Safety, virtual o no o ambos, en que la victoria podía ser suya. Y aún así Lewis tenía que pasar a Rosberg. Nico se había adaptado mejor todo el fin de semana e incluso durante la carrera.
Hamilton podía arriesgar pero tendría que pasar ciertos límites. Límites que propasó sin miramientos en la primera curva del GP. Salió bien el inglés. Y ayudado por un poco de derrape en las ruedas de Rosberg, consiguió llegar emparejado y por el interior a la cima del primer giro. Allí, al contrario que en Suzuka, Hamilton golpeó con su rueda delantera la contraria de Nico. Alargó su trazada entando emparejados y le echó de la pista. Al contrario que en Suzuka donde al menos tenía medio coche de ventaja, aquí debió de dejar vivir a Nico y darle el espacio justo. No lo hizo y debió, cuando menos, ser investigado.
CINCO GANADORES. KVYAT. RICCIARDO.
El GP estadounidense, con sus fases, tuvo cinco ganadores potenciales segun la fase de la carrera. El primero fue Kvyat. Favorecido por la apuesta de Red Bull confiando en que la pista se mantuviera humeda o mojada, llevaban una configuración con mucho ala, Kvyat llegó a ponerse en cabeza en un ataque que le llevó a irse largo y perder la ocasión. Pero su ritmo era mejor que el de Hamilton y parecía cuestión de tiempo que se aupara al liderato del GP. Pero apareció el primer periodo de Safety, Virtual en este caso.
Cuando desapareció la señal del Virtual Safety Car, Rosberg despertó a Ricciardo con una pasada tremenda y se fue a por Kvyat al que arrasó, gracias a ‘Reactores AMG’ en la larga de atrás.
Pero la configuración de los Red Bull iba a dar a Ricciardo la oportunidad de ser el segundo candidato a ganar la carrera. En la zona lenta los coches energéticos se echaban encima de los Mercedes. Kvyat lo volvió a intentar en la curva 1 sin conseguirlo. Eso abrió la puerta a Ricciardo que se fue a por Rosberg pasándole. El acoso sobre Hamilton tuvo sus frutos al tener problemas en una frenada Hamilton e irse un poco largo. Ricciardo se ponía líder y además abriendo hueco.
Llegó el momento de cambiar a ruedas de seco. El panorama cambió. Los Mercedes pasaron de presas a cazadores. Los Red Bull de cazadores a presas. Y con otro depredador más sumándose a la fiesta. Vettel.
ESPERANZA. ROSBERG
Rosberg se iba a por Ricciardo y lo abrasaba, gracias a su reactor y a la poca punta del Red Bull por su carga de ala, llegando a tener 10 segundos de ventaja sobre Hamilton cuando el inglés lograba desembarazarse del australiano también. Nuevo periodo de Safety cuando el coche de Ericsson se queda parado en un sitio peligroso. Momento crítico de carrera. Los Mercedes llevaban menos de 10 vueltas en sus gomas. Quedaban menos de 30 y había un periodo de Safety. Las computadoras echaban humo igual que los muros. En Ferrari decidieron que era un buen momento para poner los medios e ir hasta el final. Rosberg empezaba a rumiar que la cosa se le había complicado. Estratégicamente con Vettel lo tenía muy cuesta arriba. Cuando el Safety desapareció Rosberg puso un ritmo fortísimo. Tenía que abrir el hueco suficiente para protegerse de la parada que debería de hacer aún.
AMENAZA. VETTEL
Era el momento de Vettel. El alemán, como antes hicieran los Mercedes, se quitó de enmedio a los Red Bull. Sí, Rosberg y Hamilton se le marchaban. La pregunta era si ambos serían capaces de abrir la ventaja suficiente antes de que su blandos se vinieran abajo. La lucha en la distancia estaba servida.
Entonces el alerón delantero de Hulkenberg se rompió antes de intentar pasar a Ricciardo. La pérdida de apoyo hizo que el Force India no frenara lo suficiente chocando con el Red Bull. Nuevo Virtual Safety Car. Las opciones de Vettel se diluían, o al menos la ventaja que tenía hasta ese momento, y renacían de nuevo las de Mercedes y sobre todo las de Rosberg. Porque Hamilton no paró. El equipo quiso comprobar el estado de las gomas de Rosberg y hacer entrar, o no, a Hamilton después. Cuando decidieron que Lewis II, todavía, entrara la señal de Virtual Safety Car se apagó. La carrera era de Rosberg.
DEFINITIVO. HAMILTON
Lewis estaba en cabeza pero con serias dudas de que pudiera llegar al final con las gomas en un estado mínimamente decente. Tenía detrás a Vettel y un poco más allá a Rosberg. Quince para el final. El tercer ordinal para Lewis necesitaba de algún golpe de suerte más. Nico pasaba a Vettel, blandas nuevas contra medias algo usadas, y se iba a por una casi segura victoria. Hamilton debía parar de una manera o de otra. Y llegó el último Safety. Kvyat estrellaba su Red Bull contra las protecciones tras perder el control del mismo luchando con Maldonado.
Rosberg se quedaba en cabeza, con blandas con un puñado de vueltas, con Hamilton con blandas nuevas. Vettel volvió a parar perdiendo posición con Verstappen pero teniendo, Hamilton, blandas nuevas para el sprint final. Con nueve para meta se relanzó la carrera. Y cerca del final de la vuelta llegó el momento eterno que marcará este GP. El error de Rosberg le daba el liderato del GP a Hamilton y le ponía, virtualmente el tercer ordinal tras su nombre. Sólo quedaban dos cosas que se lo podían, no arrebatar, sí retrasar. Avería mecánica en uno de los dos Mercedes o que Vettel pasara a Rosberg. Nada de eso ocurrió y Hamilton cruzó la meta y entro, una vez más, en las páginas más selectas de los libros de historia de la F1.
EL RESTO
Una carrera tan movida dejó detalles y actuaciones brillantes también en otras zonas, no demasiado alejadas a veces de la cabeza.
Una de ellas fue la de Alonso y la de McLaren Honda en general. Sin duda que fue la mejor carrera del año para ellos aunque no tuvo la recompensa posible que pudieron conseguir.
El asturiano salió muy bien. Sólo para ser embestido por Massa que le dejaba con un pinchazo y el fondo plano muy dañado. Consiguió llegar a boxes pero cuando volvió a carrera ya tenía una vuelta perdida. Su ritmo fu más que decente, a pesar de los daños y al final consiguió ponerse a cola del grupo en uno de los periodos de Safety. Alonso llegó a rodar quinto. Se la jugaron a no parar, quizá hubiera sido mejor entrar a poner blandos, y un problema eléctrico en las últimas vueltas le terminó sacando de los puntos. Con el problema del fondo del coche, que no pudo rodar a tope las últimas vueltas y viendo los tiempos de Button, 8º más rápido a 2,3 de la mejor vuelta de Rosberg, se puede cifrar en 2 segundos o 2 segundos y poco la diferencia del McLaren-Honda en Austin. La 6ª posición de Button y la carrera de Alonso dejan resquicios a la esperanza. Aunque no mucha, ciertamente.
Otra de las carreras impresionantes fue la de Carlos Sainz. Víctima de un error propio en la Q1, tuvo que salir desde el fondo de la parrilla. La primera vuelta ya la pasó en 11ª posición. Llegó a estar 6º pero acabó, tras una penalización en 7ª plaza.
Hemos comentado otras veces que el gran miedo con Sainz era que entrara en una de sus espirales autodestructivas que tanto han marcado sus años anteriores. La temporada pasada salió de ella en el crítico momento para salvar el título de las World Series y, probablemente, su carrera en la F1.
Pero no es menos cierto que, averías aparte, Sainz está cometiendo errores tontos. Los excesos de velocidad en pita-lane, el bolardo de Suzuka, que le están costando unos puntos preciosos. No hay que olvidar que es debutante y que lo está haciendo más que bien en su temporada de debut. Sorprendiendo a propios y extraños y siendo más regular que su compañero Verstappen. Pero Max, que estuvo flirteando con el podio aquí en otra soberbia desmotración de desparpajo y arrojo, le está ganando. Necesita Carlos en las 3 carreras que quedan, no sólo dejar claro lo que deja claro todos los GP, si no ese golpe de suerte que le deje una carrera en una posición alta.
Por lo demás. Excepcional Pérez otra vez en la quinta posición. La octava de Maldonado que llegó a meta después de quemar todas sus vidas en los libres y en la ‘qualy’ y sobre todo, ya remarcado, el 6º de Button.
Lewis ya es III con tres carreras de antelación. Rosberg ha caído presa de sus propios errores y de la batalla psicológica que le ganó Hamilton tras Spa el año pasado. Desde entonces no puede quitarse el tema de Roberta Flack de la cabeza. Y es que Hamilton le ha ido matando suavemente…siendo Hamilton.

KILLING ME SOFTLY

Así le ha ido ganando el mundial Hamilton a Rosberg. Matándole suavemente, no con su canción como dice el tema de Fox y Gimbel interpretado maravillosamente por Roberta Flack, siendo Lewis Hamilton III.

(más…)

APUNTES DE JAPÓN

Jueves, Octubre 1st, 2015
PARAR EL MUNDO
El mundo de la F1 se paró en Suzuka. Y no porque Hamilton
batiera el record de Ayrton Senna, en cuanto a número de
victorias se refiere. Si no porque Fernando Alonso estalló a
través de la radio de su McLaren Honda.
En un país que, a la fuerza ahorcan, se ha acostumbrado a
vivir con los terremotos y de vez en cuando con los tsunamis,
no les pillaría muy de sorpresa lo ocurrido en un punto de su
GP y en las horas posteriores. Pero el propio mundo de la F1
sí se vio sorprendido por los dos fenómenos.
Primero el terremoto que esparció sus temblores por todos los
televisores del mundo. Después el tsunami que arrasó el
paddock y que llevó a todos, como si de un refugio se
tratara, al cobijo de McLaren Honda.
SALIDA
Que el mundo de la F1 está convulso es algo dificilmente
rebatible. Que esas convulsiones no son demasiado evidentes,
también. Hay una guerra, más o menos sorda, entre Red Bull,
Ferrari, Mercedes, Renault, Honda de Don Tancredo, y
Ecclestone que sólo muestra en superficie indicios. Pero que
si cogemos unas gafas de bucear sin más y metemos la cabeza
debajo del agua, estará turbia. Y esas aguas tan revueltas
son provocadas por esas lucha intensa que se está librando en
el fondo.
Pero en Suzuka hubo una carrera. Y esa carrera terminó, que
raro, con doblete de Mercedes. Pero aunque pareciera lo
normal, no fue fácil. Aunque, como clama la marca alemana, no
viéramos mucho de la lucha en cabeza.
Lucha a distancia en algunos casos y cuerpo a cuerpo en
otras. El sábado se empezó a dibujar el resultado. Los
Mercedes dominaron pero no con el piloto que había sido el
más rápido hasta ese momento. Hamilton tiene problemas con
Suzuka y en su primer intento cometió dos errores de bulto.
Cuando se disponía a lanzar su segundo intento, Kvyat
estrelló su Red Bull y la sesión se paró y finalizó. Hago
aquí un inciso para que a quién corresponda, y en en caso de
estos, se permita a los pilotos tener un intento si lo
desean. Más que nada como guiño a los sufridos televidentes
tan maltratados y, ante todos, a los espectadores en el
circuito que sufren las clemencias e inclemencias de la
atmósfera. Perdón. Que les importamos una…eso.
La salida fue muy buena por parte de ambos coches plateados.
Pero Hamilton, dice la marca que porque el motor de Nico
estaba algo alto de temperatura lo que limitó un poco su
potencia, se emparejó a Rosberg en la primera curva. Tenía el
interior para la segunda, que se traza más bien tarde en
muchos casos. Hamilton aguantó por dentro y a la salida de la
misma tenía al menos, o eso parece porque no hay una imagen
clara, medio coche por delante. Siguió la trazada natural y
forzó a Rosberg o a levantar o a irse un poco por fuera.
Maniobra dura pero lícita. Otra cosa es haber estado
emparejados. Ahí habría sido sancionable lo de Lewis. Así
emergía el casi tricampeón, ya ya sé lo de que hasta que no
cae la bandera, camino de las Eses con una ventaja
apreciable. Mientras Rosberg caía hasta la cuarta plaza
detrás de Vettel y Bottas.
DOBLETE
Pasadas pocas vueltas el interés de la carrera se centró en
ver hasta donde sería capaz de recuperar Rosberg. Mejor ritmo
que Vettel y con Bottas, y el conservadurismo de Williams,
por delante parecía factible que Rosberg llegara a la segunda
posición. Y luego a ver.
Pero en Williams pararon pronto para protegerse precisamente
de Rosberg e intentar algo contra Vettel. Se quedaron como
estaban, pero como viene siendo habitual, no perdieron
posición.
A Rosberg su estrategia acoplada sobre la marcha se le
complicaba. Pero un ataque del piloto alemán nada más salir
de boxes, le permitió dos vueltas después pasar a Bottas en
la frenada de la chicane. Si se hubiera quedado enganchado
detrás del Williams se le habría puesto muy difícil.
Mientras Hamilton circulaba sin mayores problemas. Pero al
inicio de su segundo relevo, sus problemas con Suzuka
volvieron a aparecer. Una pasada de frenada le llevó a hacer
un plano en una de sus gomas delanteras. La vibración empezó
a ir a peor y tuvo que adelantar su segunda parada. Tenía
ventaja, importante. Pero esa parada podía dejarle a los pies
de los caballos en caso de un Safety. Rosberg pasó a Vettel
en esa segunda parada aupándose segundo, pero sin opciones
de, ni siquiera, acercarse a Hamilton.
Pero no todo era tensa calma esperando la bandera a cuadros
en Mercedes. Problemas de temperatura en sus coches les
llevaron a adoptar un mapa conservador. La amenaza de un
Safety planeaba en su muro. Seguramente sus corazones se
pararon mientras mantenían el aliento cuando la televsión
pinchaba el tremendo casi trompo de Stevens a la salida de la
130R, muy extraño la verdad. El británico evitaba irse contra
las protecciones y su compañero Rossi le evitaba por los
pelos. Si hubiera salido el Safety, Vettel tenía un juego de
medios nuevo y aún cayendo a la cuarta plaza podría haber
montado un ataque. Pero, aún casi sin verlo, Mercedes sumaba
un doblete más.
TERREMOTO
Cuando Alonso se hartó de defenderse con todo en las curvas,
para ser abrasado en las rectas sin remisión, estalló.
Comparó su motor con el de un GP2. Y la onda expansiva de sus
declaraciones alcanzo cotas muy altas en la escala de
Richter. Quién quiera ser tan ingenuo para pensar que Alonso
no ha soltado alguna cosa gorda por la radio antes, en otras
ocasiones, perfecto. Ítem más. Quién quiera pensar que Alonso
es el único que las ‘pía’ por la radio, pues le felicito por
su vida entre unicornios y arcos iris.
En este caso, que es el nos ocupa, la reacción fue inmediata.
Y al acabar la carrera, el aviso de tsunami llevó a todo el
paddcok a McLaren Honda. Practicamente Hamilton pasó
desapercibido. El ganador de la carrera, batiendo el récord
de Senna, probablemente tenía uno de los más plácidos post
carrera que pueda recordar.
Alonso, Dennis, los responsables de Honda, Button, Boullier,
todas las fuerzas vivas de el equipo británico y su socio
japonés eran casi acosadas. Notad que Alonso en ningún
momento de sus intervenciónes, ni en la radio, ni en las
declaraciones posteriores, dijo nada contra McLaren. Hay que
remarcar esto porque la comprensión lectora y auditiva de
algunos es más que deficiente. Por ejemplo la de Johnny
Herbert que le preguntó a Dennis que: “Cómo le volviste a
fichar sabiendo que es tan conflictivo”. Con dos cojones
Johnny.
Ron Dennis estuvo de diez. Primero intentando apacigüar a las
‘bestias’ diciendo que hablaría con Alonso. Luego remarcando
que Button tenía contrato para el año que viene y tercero, y
soltando un hueso de dimensiones considerables, anunciando un
patrocinador para el equipo.
Cada rato que pasa más ‘compro’ la teoría de que ha sido una
maniobra conjunta de McLaren con sus pilotos contra Honda.
Pero no para humillar a quién paga, si no para obligar a que
haya una reacción. A que, por muy japoneses que seáis, no
pasa nada en pedir ayuda y menos si aceptas la que te quieren
dar. Por cierto los francotiradores de turno, que no han
tardado ni cero coma en tirar contra Alonso, debían estar ya
desesperados. Porque no han dado una. A veces creo que Alonso
en algunas declaraciones, ve sus cuerpos de perros, y que me
perdonen los perros, inmundos tan delgados que les echa un
hueso para que se entretengan.
Si lo que le cuenta Alonso a su ingeniero vale de algo, para que Honda reaccione, bueno será. Tomar lo que dice un piloto por la radio por declaraciones, me parece cuando menos peligroso. La radio en los GP es un elemento, hoy por hoy, atractivo e indispensable. Sería una pena que la perdiéramos por los ineptos de siempre.
TORO ROSSO
Quizá este GP ha sido el peor, o el menos bueno, de Sainz en la temporada. Y eso que se adaptó bien a una pista tan exigente como Suzuka, a pesar de no conocerla. Su error al tocar el bolardo tirandose tarde a la entrada de boxes cuando iba marcando a Maldonado, fue costoso. De haber acabado por delante de Max Vertappen, a hacerlo detrás de él. Le dejó pasar porque era absurdo, con orden o sin orden, debido a la diferencia de gomas. Y remarco lo de que le dejó pasar. No sé si necesita el madrileño algo más, a su prurito le vendría bien, ya que sigue aumentando su valor como piloto en el equipo. Pero ya sabemos como va esto.
Por lo demás, Raikkonen desapareció en carrera (fue otro de los perjudicados el sábado por el accidente de Kvyat). Hulkenberg resucitó y se marcó un GP tremendo. Los Lotus, que andan a ver si les compra Renault (mejor dicho si la FOM le financia la compra a la marca francesa) lograron un gran resultado. Y las cámaras que se centraron en la lucha por las últimas posiciones de los puntos y a veces por el 12º puesto. Mientras un señor rodaba camino de batir a uno de los grandes.
Ni eso interesó demasiado porque el monarca absoluto de la F1 habló. El monarca ninguneado por Ecclestone. Y cuando el mejor habla, el resto calla, escucha y luego se histeriza, algunos. Y mientras el mundo de al F1 se para.

PARAR EL MUNDO

El mundo de la F1 se paró en Suzuka. Y no porque Hamilton batiera igualara el record de Ayrton Senna, en cuanto a número de victorias se refiere. Si no porque Fernando Alonso estalló a través de la radio de su McLaren Honda.

(más…)