Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Diciembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archivos

Posts Tagged ‘Lauda’

43 DÍAS DE VERANO

Martes, Agosto 7th, 2018

Niki Lauda está superando uno de los momentos más críticos de su vida. No es el único. De hecho está producido por las secuelas de aquel gravísimo accidente en el Nurburgring en 1976.

(más…)

APUNTES DE BÉLGICA

Martes, Agosto 26th, 2014
AVOIDABLE COLLISION
El GP belga no defraudó y además nos dejó mucha polémica, con lo que le gusta a Bernie, para debatir. Pero sobre todo nos dejó a los pilotos de Mercedes haciendo ‘crack’. Uno en pista y otro fuera de ella.
Sin duda que el incidente que acaparó, acapara y acaparará toda la atención, fue el que protagonizaron los dos pilotos de Mercedes en los primeros compases del GP.
Tras leer lo que se acordó en 2012, lo de no poder cambiar de línea una vez que decidías defender otra, etc. Y viendo las imágenes con más calma de lo que pude el domingo por la tarde, sigo teniendo claro que es un incidente de carrera. Lo cual no quita que no haya un culpable. Y, para mi, el culpable es Rosberg. Rapidamente porque ya habréis visto las imágenes y estaréis un poco saturados. Hamilton defiende el interior. Cuando salen de la primera curva, deja el espacio suficiente a Nico que no se pega al exterior. Sí es cierto que quizá Rosberg lleva una trazada más ‘pura’. Pero no es menos cierto que el toque, en realidad son dos -primero entre las ruedas y luego el alerón- se produce bastante más cerca del centro de la pista, lo que cumple la regla de dejar un coche de espacio entre tu monoplaza y la línea blanca. Por tanto, incidente de carrera y culpa de Rosberg. Sin sanción. Parece correcto. El problema viene después.
IMPLOSIÓN
Nico había hecho ‘crack’. Ya lo hizo al final de carrera en Hungría dónde acabó muy enfadado con Hamilton. Con o sin razón, en gran parte sin ella pero no olvidemos que Mercedes perdió la victoria por su mala gestión. Rosberg se vio superado en la salida y quiso recuperar a toda costa. Con esperar al DRS le habría valido para recuperar la punta de la carrera. Pero fue a por todas y muy pronto. Luego los problemas con los trozos del neumático de Hamilton, la blocada brutal con Vettel. Y aún así segundo y aumentando la diferencia en el mundial.
Y ‘crack’ hizo Hamilton fuera de pista. En una reunión, por lo que ha trascendido, muy tensa, el inglés interpretó las explicaciones de Rosberg como le dio la gana. E incendió el paddock y a la prensa inglesa diciendo que Nico había provocado el toque deliberadamente. Algo que, de ser verdad, podría cambiar el resultado del GP por descalificación del alemán llegado el caso.
Las entendederas de Hamilton no parecen funcionar muy bien. Y tuvo que ser Toto Wolff, que fue durísimo con Nico al acabar la carrera, el que pusiera y recuperara algo de cordura en un equipo que tenía que estar de luna de miel y que sin embargo está a las puertas del infierno.
Como Wolff remarc-o, Nico sólo quiso demostrar que también tiene pelotas y que sabe, eso no queda tan claro, jugar duro. Quiso mantener su línea y cometió un error. Quiso ganarle el interior a Hamilton y forzar a su compañero a perder la línea en Les Combres y le salió rana. Pero de provocar un incidente a propósito como clamó Hamilton, a no haber evitado una colisión, avoidable collision, va un mundo.
Las declaraciones de Hamilton, muy en línea de las de Mónaco 2007 en las que también incendió a la prensa contra su propio equipo, calaron hondo. Y sin esperar a escuchar a Wolff o a Nico, varios se lanzaron a pedir a la FIA que entrara de oficio.
Y aquí llegamos, dejando a la flota pirata afilando sus garfios, al punto de qué hay que juzgar. ¿La acción o la consecuencia? Difícil papeleta. Porque por esa regla de tres, la sucia y deleznable acción de Magnussen sobre Alonso en Kemmel, no debería ser sancionada porque no pasó nada. O, por lo mismo, a Rosberg, por un mínimo incidente de carrera, que en cualquier caso deja a su rival fuera de carrera, habría que haberle descalificado o meterle un drive-thrugh o lo que toque. Complicada papeleta para los comisarios, sin duda.
Lo que subyace son las dos facciones que hay en Mercedes. Con un Lauda que no oculta su predilección por Hamilton, fue el primero en defenderle vehementemente tras la desobediencia de Hungría, y la otra parte. Que si no es pro-Rosberg, sí es más aséptica aunque subyazca que puede ser más interesante que gane Rosberg. Y por cierto, a los ’seguidillas’ que sacan pecho de este Mercedes y demás. Recordarles que este coche es obra de un tal Ross Brawn, al que dicen que se quitó de encima Lauda. Que aunque ellos están sabiendo, a nivel técnico, mantener el nivel del monoplaza, a nivel de gestión del campeonato ya tienen unas cuantas grietas en la coraza peligrosas.
OPORTUNISMO
Mucho cuidado deben de tener en Mercedes con la situación que se ha generado. Porque la solución es muy difícil. ¿Le pides a Nico que abandone una carrera para dejar las cosas como estaban? ¿Cómo resarces a Hamilton si quieres dar igualdad?
Hay un equipo que a pesar de dominar el año pasado de manera inapelable, también ha ganado algún título llegando desde atrás. Es Red Bull. A la chita callando se han erigido como una amenaza lejana pero amenaza al fin y al cabo. Ricciardo está maximizando las oportunidades que le brinda Mercedes y lo está bordando. Y recordemos que fue descalificado en Australia, ¿qué fue de los problemas del Red Bull con el flujo de la gasolina? y aún así está a una distancia lejana pero, visto lo visto, recuperable. Sobre todo con la charlotada infame de que la última carrera puntúe doble.
Sorprendente fue la punta de los Red Bull. O al menos como recuperaban en Kemmel. Probablemente por pasar mejor por Eau ROuge. Pero también han cambiado la relación de las marchas del cambio y eso pudo hacer algo o bastante diferencia.
Por tanto hay que esperar a que vuelvan a estar ahí en Monza como estará Williams. Bueno, Bottas. El finlandés, pleno de confianza, está en racha y volvió a subir al podio. Dejando además a Massa perdido. Por contra, siguen quedando esas sensaciones de que Williams ha dejado escapar alguna carrera. Veremos si son capaces de rematar.
PARA OLVIDAR
El GP de Alonso fue para olvidar. Es más fácil decir que el coche consiguió que le giraran las ruedas y ya. Que enumerar los problemas que tuvo su monoplaza. Un coche de desguace no habría fallado tanto. No arrancó, por un fallo humano que llevó a u nfallo mecánico o viceversa. Pero eso le puede pasar a cualquiera. Lo curioso es que aquí se produjo un hecho muy curioso. En teoría, y según dice el reglamento, a la señal de 15 segundos no debe de quedar ningún mecánico alrededor del coche. Esta regla, como bien nos recordaba Eloy Entrambasaguas en el GPCAST, se introdujo tras una colisión al partir a la vuelta de reconocimiento de los dos Arrows en Zolder en 1981. Sin embargo los mecánicos de Ferrari se quedaron y ayudaron a arrancar el coche que salió antes de que el último coche le superara. Eso le permitió recuperar su posición. El problema para los comisarios fue que no está estipulado en el reglamento qué sancionar si los mecánicos se quedan en la parrilla como ocurrió. Así que por una vez fueron benévolos con el español siendo la sanción la más liviana en estos casos.
Por lo demás, con el motor eléctrico fallando y Fernando siendo presa fácil en Kemmel, poco pudo hacer cuando además en cada parada salió en tráfico.
Tuvo una lucha bonita con Magnussen. Pero el danés superó la línea roja un par de veces. Una, en Rivage, se puede dejar en movimiento duro. Pero lo cierto es que con Alonso emparejado le manda fuera de pista y luego la más que censurable de Kemmel. Lo siento, esas cosas hay que sancionarlas con verdadera dureza. Que luego el monstruo crece y vienen las lamentaciones.
Poco más, y menos, que añadir. Los líos de Chilton que dieron para unas risas. El debur de Lotterer que dejó en evidencia a Eriksson el sábado. Y los rumores sobre Merhi, Juncadella y Sainz que terminan deviniendo en una de esas películas bazofia que tanto abundan en el cine españo, ‘Pepi, Luci y Bom y otras chicas del onton’. Vamos. Ahí también tenemos una avoidable collision. Como tuvo una avoidable collision con la prensa Hamilton, la tuvo WOlff y la tuvo, sobre todo, Rosberg.

AVOIDABLE COLLISION

El GP belga no defraudó y además nos dejó mucha polémica, con lo que le gusta a Bernie, para debatir. Pero sobre todo nos dejó a los pilotos de Mercedes haciendo ‘crack’. Uno en pista y otro fuera de ella.

(más…)

APUNTES DE MÓNACO

Lunes, Mayo 26th, 2014
IMPLOSIÓN
Era lógico pensar que los roces iban a aparecer en Mercedes. Sobre todo ante la falta de oposición con que están afrontando el campeonato. Pero lo que ha provocado Lewis Hamilton esta semana en Mónaco es absolutamente alucinante.
Quería ver de qué era capaz Nico Rosberg en el GP de España. Con previsión de tiempo seco esperaba que fuera capaz de plantar cara a Hamilton. No se hizo con la pole, contratiempo importante, pero faltaba por ver si había ritmo de carrera. Y lo hubo, pero no el suficiente.
Pero no acaba ahí la cosa. CUalquier piloto que se precie y que quiera ganar, es capaz de saltarse algunas normas. Algunos no dudaran en echar de la pista a su rival, sea compañero de equipo o no, otros jugaran sus cartas psicológicas y otros buscarán sacar más rendimiento de la mecánica. Bien atrayendo a los mejores ingenieros, bien forzando el coche hasta límites peligrosos. El loor de la gloria puede más que el propio raciocinio.
En España, cuando se vio acosado por Rosberg -con goma más blanda y mejor ritmo-, Lewis Hamilton usó un programa de potencia que habían acordado entre los pilotos y el equipo que no se usaría. El británico tuvo que pedir disculpas que fueron aceptadas por Nico Rosberg. Después trascendió que Nico lo había usado en Bahrein para cazar a Lewis.
Al alemán, esa jugarreta del inglés le costaba el liderato del mundial. En un momento de la temporada en el que Hamilton venía imparable y con Mónaco en el horizonte, carrera propicia para él el año pasado, era un buen palo.
Llegados a Mónaco, Lewis en una entrevista ataca a Nico. Que si es un niño bien, que nunca ha tenido problemas, y que él tiene más hambre. Si lo de Montmeló fue como una colleja en respuesta a la otra de Bahrein, esto fue un puyazo en todo lo alto. Nico rabiaba pero no lo demostraba. Se mostraba tranquilo, sonriente. El equilibrio dentro del equipo empezaba a ser precario. Pero quedaba quitar un palillo para que todo se derrumbara.
MIRABEAU
La bajada a Mirabeau es complicada. La curva del Casino, a derechas, te tira hacia el guardarail de fuera, por trazada y por estar contraperaltada. En cuanto enfilas la bajada tienes que hacer un zigzag para evitar un badén enorme que está en plena trazada. Cuando vuelves tienes que acercarte al guardarail de nuevo para frenar, en una zona más o menos bacheada, y girar en la propia Mirabeau, a la izquierda.
La vuelta de la pole de Nico es practicamente perfecta. Posiblemente muy difícil de superar. Pero quedaba un intento. Más goma en la pista, posiblemente un puñado de centésimas más rápida. En él, Nico comete un error al no acercarse al guardarail en la bajada. Venía de un error en St. Devote que probablemente le hizo forzar. Pero se fue de línea. Cuando empezó a frenar, giró a la derecha para acercarse al mismo. Pero estaba fuera de línea. Corrige, bloca y se va a la escapatoria. Bandera amarilla.
Polémica sobre la voluntariedad de la acción. La bandera amarilla permanece en el punto. No entiendo que volviera a pista rápido. Y no sé si la amarilla habría permanecido al estar en la escapatoria. El caso es que sus rivales, en realidad su rival Hamilton, no tienen opción de darle réplica. Reunidos los comisarios, deciden no sancionar al alemán.
Hamilton se lo toma mal, muy mal. Olvidando que en todo el fin de semana ha ido a remolque de Nico, nunca por delante. Siempre teniendo que responder a un buen crono y sin tomar la iniciativa. Y empiezan las amenazas, las invocaciones a Senna y, en una palabra, la implosión.
SALIDA
La expectación ante la salida era máxima. ¿La liaría Hamilton? Lauda les había recordado que como hubiera cualquier problema se las tendrían que ver con él.
Y mire usted por donde. Nico, que no había salido bien este año, hace una salida perfecta. No dando opción a Hamilton que también lo bordó. A partir de ahí el duelo clásico en Mónaco. Pero salió un Safety. Y Hamilton le tiró una andanada al equipo. Con razón les decía que debía de haber entrado antes. Lo mismo ocurre con Alonso, por ejemplo. Pero mientras en Ferrari es habitual la falta de cintura, en Mercedes Lewis lo achacó a que le quisieron perjudicar. Tras ello, se pegó como un loco a Rosberg que no pestañeó. Fueron un buen puñado de vueltas atosigando a Nico. Pero Nico que corría en casa, como bien nos había recordado Lewis, ni se inmutó. Y se encaminó a una victoria grande, de principio a fin. Recuperando el liderato del mundial y dando un golpe en la mesa, de su casa. Además siendo el primero en repetir victoria desde Senna ganando de cabo a rabo. Paradojas del destino.
MÁS
Un caso parecido al de Mercedes se vivió en Red Bull. Y me refiero a los tiempos. Durante todo el fin de semana, Ricciardo estuvo por delante de Vettel. El alemán iba a remolque siempre ya que el australiano rompía el crono cada vez que salía a pista. Al final, con problema mecánico mediante, tuvo que abandonar. No sin antes albergar esperanzas de batir al australiano al salir mejor que él, algo que no le fue difícil ante el desastre de salida de Daniel. Éste sigue con su luna de miel con el coche y sigue poniendo a Vettel al límite.
En Ferrari estuvo la cosa más igualada con ligera ventaja para Alonso. Fernando se vio obstruído en la salida por Ricciardo y no pudo salir de la jaula al venir Raikkonen. El finlandés fue un tiro mientras a Fernando le fallaba el motor eléctrico y no pudo atacar subiendo hacia el Casino. Otra chapuza de Ferrari que no reaccionó, como decíamos, a la presencia de una pieza en la pista que hubiera permitido ganar posiciones a sus pilotos. Después Chilton le pinchó una de sus gomas traseras a Kimi al intentar desdoblarse y se acabaron sus opciones. Alonso acababa cuarto en tierra de nadie. Curiosa paradoja entre Red Bull y Ferrari. Sus dos pilotos más necesitados rodaban por delante de sus ‘verdugos’. Perra suerte.
EL RESTO
El resto estuvo muy entretenido. Como suele pasar en carreras procesionarias, lógicamente, como es Mónaco. Sutil animó el cotarro al principio y sufrió un accidente tremendo a la salida del túnel. Es curioso que pilotos que pasan una y otra vez por ahí, cometan el error de pegarse al interior a la salida del mismo. Ahí hay un bache que te desequlibra el coche y el desastre es inevitable. Y hubo varios de esos.
Destacar el gran resultado de Hulkenberg y sobre todo la 9ª plaza de Bianchi. El de Marussia ha colocado a su equipo por delante de unos Sauber que van de mal en peor.
Veremos como evoluciona la situación en Mercedes. Lauda está actuando de bombero pero a veces echa gasolina al fuego. La explosión de la implosión que ha generado Hamilton puede ser épica.

IMPLOSIÓN

Era lógico pensar que los roces iban a aparecer en Mercedes. Sobre todo ante la falta de oposición con que están afrontando el campeonato. Pero lo que ha provocado Lewis Hamilton esta semana en Mónaco es absolutamente alucinante.

(más…)

1976 (VIII) VALENTÍA

Domingo, Septiembre 15th, 2013

El GP de Japón iba a cerrar la temporada. Dos hombres y un título. Uno lanzado, James Hunt. El otro convaleciente, Niki Lauda. Un equipo, McLaren, en forma y en el mejor momento de la temporada. Otro, Ferrari, luchando contra los problemas. Quince carreras quedaban atrás y todo se iba a decidir en la última.
(más…)

1976 (VI) MILAGRO

Miércoles, Septiembre 11th, 2013

El accidente de Lauda le abrió la puerta del título mundial a James Hunt. Con seis carreras por delante no podía escapársele. Si Lauda había parecido campeón hacía sólo dos carreras, ahora era el británico el que lo tenía en la mano.

(más…)