Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Últimos Comentarios
Calendario
Abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Archivos

Posts Tagged ‘casillas’

LA CULPA ES DE CASILLAS

Lunes, Diciembre 17th, 2012

Es muy humano buscar una cabeza de turco siempre que algo va o ha salido mal. No podía ser de otra manera en el Madrí. Y el elegido es, ni más ni menos, que Iker Casillas.
(más…)

LA MUJER DEL CÉSAR

Miércoles, Septiembre 22nd, 2010

 

cesarEl tan manido refran sobre la mujer del César, da igual la variante, debería aplicárselo Sara carbonero. No, no es una actitud machista que tan fácil y demagógicamente se utiliza ahora. Es una cuestión de sentido común.

(más…)

EL HOMBRE TRANQUILO

Domingo, Junio 29th, 2008
espana11
Quizá no esté bien personalizar en un sólo jugador. Pero uno que ha sido portero, sabe lo que supone defender una portería, el ascendente que hay que tener sobre tus compañeros y la responsabilidad que tienes en tus manos.
Por eso Casillas, además de por ser el Capitán, merece que personalice sobre él la gran victoria que hemos conseguido frente a una Alemania a la que hemos anulado casi completamente.

Ese detalle de llegar al palco y no tener esa ansiedad por levantar la copa. De marcar los tiempos. De saborear los momentos. Y luego estallar con la copa al cielo. Dice muy mucho de la talla del mejor portero del mundo sin la menor discusión. Pero no desde hoy. Hace mucho tiempo que no hay portero como él.

Sólo un detalle. Tras ganar a los rusos, Iker pidió a sus compañeros que saludaran a la afición rusa. Algún compañero se negó, pero la mayoría se fue a saludar respetuosamente a la afición rival. Ese es el ascendente, esa es la capitanía y esa es la tranquilidad que le da a uno una cabeza fría como pocas.
Felicidades Iker. Y como Capitán, transmítesela a tus compañeros.

P. D. Niki, hija, ya has visto un campeonato de España. Tanto como papi.

JUGAR BIEN

Sábado, Junio 28th, 2008

Le preguntaba ayer a mi hija, 8 años, si había visto el fútbol. A mi hijo no le gusta así que no procedía la pregunta. “Sí papi, 3-0, que máquinas, hicieron una segunda parte de miedo”.
Claro que se dejaba llevar por los comentarios de la televisión, y supongo que los de su abuelo, pero denotaba que le había gustado el partido y sobre todo la segunda parte.
La recordé lo afortunada que podía ser si mañana ganamos la Eurocopa. Con 8 años ya habría visto ganar un Campeonato a España.
Pero lo importante es la sensación. A mí la selección hasta que empezó la Eurocopa había conseguido que no tuviera el más mínimo interés. Los amistosos fueron insufribles y no era de recibo sufrir con selecciones de medio pelo como Suecia o Dinamarca en la clasificatoria.
Recuerdo el chiste al respecto.”Niño, cena o te pongo el partido de España”. Tampoco entendía que teniendo que jugar una Eurocopa los partidos de preparación fueran contra equipos americanos. De locos bajo mi punto de vista.
Y sin jugar a nada llegamos a centroeuropa.

CESC
Aparte del omnipresente Casillas, nunca se le podrá agradecer tanto a un jugador -como madridista y español- lo que ha hecho Iker, y los fichajes en los últimos partidos de Ramos, que mal empezó y sin embargo ha resurgido a su mejor nivel, y Silva -que despliegue de el del Valencia, hay un nombre que surge por encima de todo. Cesc Fábregas.
Él es el culpable, la guinda y el catalizador de la segunda parte memorable de España. Con un despliegue brutal. Aquí y acá. Desplazando el balón, ofreciéndose siempre, desbordando. Tocando cuando hace falta y protegiendo cuando la ocasión lo requiere.
De aquella soporífera selección en que la manija era de Albelda, bendito Koeman de que bacalada nos libró -no comparo con Senna por razones obvias-, a ésta media un abismo más grande que el Cañón del Colorado. Cuando Cesc ha entrado, ha tomado el mando libando el buen fútbol hasta la última gota.

No nos queda un empujón más. La final es muy importante, que duda cabe. Nos queda marcar época jugando de cine. Mantener la línea de buen juego muchos años. La eterna duda. ¿Ganar o jugar bien?
Lo segundo, porque lo primero es más fácil jugando bien. Y ganas la admiración y el respeto del resto.
Ojalá que a los mocosos como mi hija les cale el buen fútbol como a mi me caló el de Holanda en 1974. Aunque deseo que ésta vez, ganemos el premio final.