Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archivos

Posts Tagged ‘reglas’

CAMBIOS Y PROBLEMAS

Jueves, Abril 6th, 2017
CAMBIOS Y PROBLEMAS
Fútbol, rugby, baloncesto, golf. Cuatro deportes mayoritarios que están viendo sus dinámicas modificadas por el físico. Algunos han ido intentando adaptarse a los nuevos tiempos, otros están viendo como no pueden quedarse atrás y alguno quisiera volver atrás.
Vaya por delante que esta reflexión es sobre el golf. Pero en la raiz de su problema, está el mismo fáctor que modifica y actua sobre el resto. El físico.
Más rápido, más alto, más fuertes. ‘Citius, altius, fortius’. El Barón de Coubertain recitó el lema latino, ideado por un dominico amigo suyo, en la inauguración de los primeros juegos olímpicos de la era moderna en 1896 en Atenas. Luego sería el lema de los tristemente famosos juegos del 72 en Munich.
Los humanos, efectivamente, hemos hecho un buen caso al lema y ciertamente hay una evolución general que nos ha llevado a tener más altura, ser más rápidos y más fuertes. Y si hay cierto cuidado y trabajo del cuerpo, todo eso se traduce en verdaderas moles casi perfectamente delineadas por los más de 600 músculos que conforman el cuerpo humano.
No es menos cierto que en general, algunos o los más, también somos más gordos, pero eso no es lo que nos ocupa ahora.
FÍSICO
En el fútbol, deporte en que los jugadores sobrepasan en general los 10 kilómetros recorridos por partido. Salpicados con aceleraciones, choques, saltos, frenazos, etc, la preparación física se ha tornado clave en las últimas décadas. Los jugadores más habilidosos han tenido que irse adaptando a esto. Antes perdían chispa al ser musculados. Ahora, con un cuidado del cuerpo desde tempranas edades, la chispa viene de serie apoyada en físicos potentes. No hay más que ver el ritmo medio de un partido hace 25-30 años con lo que vemos hoy en día. En general se traduce en más velocidad e intensidad. De los propios jugadores, de la velocidad con la que se desplaza el balón, balón que ha ido evolucionando a más ligero, y que hace más difícil para el árbitro y sus asistentes discernir las jugadas.
Esa velocidad de juego hace casi imposible poder dirimir uno de los aspectos más importantes del juego. El fuera de juego. De ahí que sea recalcitrante y muy impertinente la posición que han tenido los organismos que rigen el deporte rey, a la hora de incluir la tecnología para revisar las jugadas.
Baste decir que todo el empeño se pone en vigilar los llamados ‘goles fantasma’ cuando porcentualmente son ínfimos frente a muchas jugadas al límite por el fuera de juego.
Y ya que tenemos esa tecnología, apliquemosla al juego en general.
El fútbol ya parece haber dado el paso definitivo para la tecnología de video como asistente del árbitro, VAR, y no debería de salirse de ese camino e incluso tiene que seguir profundizando en la misma.
BALONCESTO
Con el baloncesto el factor físico también tiene una influencia demoledora. La evolución del jugador en todos los aspectos es alucinante. Cualquier jugador con dos metros, o algo más, es capaz de manejar la pelota como un buen base. Eso ocurría antes pero en casos contados. Todo lo comentado respecto al fútbol es extrapolable. La presión de las defensas es asfixiante. Los jugadores rotan muchísimo para mantener el ritmo de juego. Sí, las universidades ya jugaban así hace muchos años.
La ayuda del video ya está instaurada desde hace tiempo y se revisan jugadas polémicas. Es más fácil poder parar un partido porque en sí, el baloncesto ya tiene esas pausas. Cambios, tiempos muertos, los tiros libres. Pero con jugadores más altos, más fuertes y más rápidos, las canchas se quedan pequeñas. Al contrario que el fútbol, uno de los deportes más inamovibles en cuanto reglas, el baloncesto sí ha ido evolucionando. Pero siguen quedando cosas por hacer. En realidad siempre hay cosas por hacer y mejorar. ¿Canchas más grandes? ¿Línea de 4 puntos?
RUGBY
El sacrosanto rugby también ha vivido una transformación enorme en los últimos tiempos. En una alineación se distinguían perfectamente los jugadores de cada línea. Hoy en día salvo los primeras líneas, y esto con pinzas, es difícil diferenciar físicamente a un segunda línea de un tercera. Los alas, antaño jugadores rápidos apoyados en pesos livianos, han sido sustituidos por moles de más de 1,90 y 90 kilos o más de peso que arrasan con lo que se ponga delante a velocidades casi supersónicas…salvo que sea un homólogo el que se interpone.
En ese caso el choque de trenes es brutal y, sobre todo, muy peligroso. Ahí tiene el rugby una patata caliente muy complicada de pelar. Obviamente no se puede limitar el tipo de jugador, por lo que la prioridad es protegerle. Sí, sancionar con dureza corbatas, placajes a destiempo etcétera, es primordial. Pero aún así, jugando correctamente, el choque de trenes sigue existiendo. ¿Qué deben de hacer los organismos que rigen el rugby? ¿Protecciones para los jugadores? ¿Evolucionando a las que se usan en el fútbol americano?
El uso del video arbitraje lleva mucho tiempo aplicado. Y se buscó más espectacularidad buscando el juego más abierto. ¿Quizá hay que limitar y volver atrás buscando el rugby más clásico? No parece esa una buena solución. Pero el físico aquí empieza a generar peligros preocupantes.
GOLF
Y desembocamos en el golf. Más que nada porque huele a Augusta. Su verde infinito, sus azaleas y demás florecillas que inundan con su aroma cada rincón del campo. Y ese gran torneo, el Masters, que tiene como una de sus peculiaridades entre los grandes cuatro torneos, de ser el único que se celebra siempre en el mismo campo.
El golf vivió un terremoto de escala nueve, como mínimo, con la llegada de Tiger Woods. Tiger hacía todo bien. Pegaba a la bola con su drive y la mandaba más lejos que la media. Manejaba con unas manos y muñecas privilegiadas los hierros. Y leía perfectamente los greenes y sus caídas. Su dominio fue aplastante. Desde que en 1996 se hiciera profesional, lo ha ganado todo. Y varias veces.
Su estilo cambió la cara del golf para siempre. La tecnología también. A la par con la explosión de Tiger, los materiales del golf evolucionaron exponencialmente. Grafito, híbridos y sobre todo las bolas. De golf, claro.
Mi memoria a corto plazo me trae martir y no sé a qué golfista profesional le leí reciéntemente que había estado probando una nueva bola. Creo que era una Titleist. El golfista en cuestión alucinaba porque había ganado unos 15 metros de media pegando a la nueva esfera. Una verdadera burrada, pero que deja muy a las claras como evoluciona la tecnología.
La llegada de Tiger obligó a muchos jugadores a pensarse su swing y el cuidado de su cuerpo. La gran mayoría creyó que para batirle, les iba a hacer falta muscularse para golpear más fuerte a la bola y ganar distancia. Craso error. Consiguieron, sí, esa ganancia de metros, pero no ganaron a Tiger.
Valga un ejemplo. José María Olazabal. Último ganador del Masters, 1999 o año 1 A.T. (1 ano antes de Tiger), antes de la nueva era ‘Tigeriana’. ‘Olie’ como le conocen en el mundo anglosajón, se musculó, ganó metros, pero perdió sensibilidad, perdió precisión con los hierros. Su gran fuerte. No sólo por la musculación, también por los avances tecnológicos reseñados. Y de nuevo aparecen las pelotas. Las de golf.
CONTROL
No soy golfista consumado ni el más mínimo asomo. Pero jugando desde hace 30 años, todavía tenía alguna bola ‘antigua’ por ahí. No hace demasiado con dos de esas bolas antiguas, subrayando que estaban algo deterioradas, hice la prueba con dos bolas de prácticas de las que encontramos en cualquier driving-range. Para no enrollarme. Con un hierro 7, en un momento aceptable de mi juego, de vuelo hacía 125-130 metros con esas bolas de practicas. Al golpear las antiguas, dificilmente llegué a 120. En el campo, con bolas de juego modernas, los 140 de vuelo los alcanzaba. Esto trasladado a los profesionales, provocó una fiebre de alargamiento de los campos atroz.
En el que nos ocupa y es la razón de toda la parrafada anterior, Augusta, así es la evolución de metros del campo por década.
1940: 6218 m.
1950: 6309 m.
1960: 6383 m.
1970: 6383 m.
1980: 6437 m.
1990: 6314 m.
llega Woods
2000: 6387 m.
2010: 6799 m.
Resumiendo: el incremento de metros del campo desde 1940 hasta 2000 es de 169 metros, un par 3. Desde el 2000 a 2010 es de 485 metros, un par 4 largo. Demencial.
Todo para intentar poner coto a los grandes pegadores. Se instauró un corte de rough, algo nunca visto en Augusta, se plantaron árboles. Todo en arás de intentar capar a la nueva ‘raza’. Grandes pegadores favorecidos por el material.
De repente Augusta perdió gran parte de su magia. Aunque suene fuerte, al fin y al cabo los mejores jugadores del mundo están presentes en el torneo, puede ganar cualquiera. Conocer el campo pasó a mejor vida. Y eso me lleva a la peculiaridad y exclusividad de Augusta. Y es que hay cierta estirpe de jugadores que no podrán ganar nunca, o nunca más, en Augusta. Los artistas de los hierros. Los magos del control de la bola. No pueden luchar con los 20-25 metros de deficit con el que se encuentran para tirar a green. Esos metros de diferencia, hacen casi imposible igualar los golpes de aproximación. Los Olazabal, Watson, Langer etc, están condenados a no poder ganar. Sin embargo, si el campo hubiera seguido con una configuración clásica y más lógica, seguirían teniendo opciones. Por mucho que los bombarderos dejaran sus bolas a tiro de chip. enlace
¿Soluciones? Muy complicadas. ¿Se podría prohibir el uso de ciertas bolas o de cierto material? No. Al fin y al cabo estas empresas son parte importante del patrocinio del deporte. ¿Devolver al campo su carácter?  Posiblemente. Pero para ello muchos deberían de entender que una tarjeta con -20 no es ninguna deshonra. La última, y más plausible, es que la meteorología ayude. Aunque eso también va bastante en contra de la idiosincrasia de Augusta. Cuatro días de vientos fuertes cambiarían el panorama. Pero eso tampoco parece factible.
Resignémonos a que la mejora física del ser humano trae aparejado un cambio muy fuerte en los deportes que amamos. Para algunos habrán o están mejorando, para otros, empeoran. Para otros muchos, simplemente cambian.
Y a pesar de todo, Augusta es Augusta. Sus greenes duros con diabólicas caídas, su ‘Amen Corner’ su ‘16′…todo esto se impone a las consideraciones pre y post. Lo mismo pasa cuando el oval se mueve de una mano a otra, el balón de baloncesto vuela hacia la canasta y el de fútbol se recrea con una filigrana antes de besar la red.

CAMBIOS Y PROBLEMAS

Fútbol, rugby, baloncesto, golf. Cuatro deportes mayoritarios que están viendo sus dinámicas modificadas por el físico. Algunos han ido intentando adaptarse a los nuevos tiempos, otros están viendo como no pueden quedarse atrás y alguno quisiera volver atrás.

(más…)

CALENTANDO MOTORES

Viernes, Enero 4th, 2013
Aunque queda un mes, en números redondos, para empezar a ver los nuevos monoplazas de 2013 y para que empiecen a rodar en Jerez, no está de más dar un repaso a como está el patio.
Quizá la principal noticia es que habrá un equipo menos en la parrilla tras la vergonzosa desaparición de HRT. Puesta en manos de una empresa usurera, capital riesgo para suavizarlo dicen, que puede que sepa de muchas cosas pero de F1 cero. Y si encima no hay pasión…adios.
Esto nos deja 22 en vez de 24 monoplazas en la parrilla. Esto tiene nu efecto pernicioso en la Q1. Hasta ahora caían 7 monoplazas. LOs HRT, Marussia y Caterham más uno del resto, normalmente un Toro Rosso. Ahora caerán 6 en esa Q1. Presumiblemente los Marussia y los Caterham más, ojo, 2 del resto. Así que las tragedías en la Q1 para algún equipo pueden ser épicas. Lo que hasta ahora podía considerarse un tropezón al perder un coche en esa 1ª sesión, puede devenir en ambos coches de un mismo equipo diciendo adios con la manita a las primeras de cambio junto a las cenicientas.
De momento ha habido 11 movimientos de pilotos, Hamilton, Pérez, Hulkenberg y Pic que cambian de equipo. Schumacher y Kobayashi que desaparecen, al igual que De la Rosa y Karthikeyan. Y entran Bottas, Gutierrez y Chilton. Oficialmente quedan tres asientos por cubrir, los dos en Force India y el Caterham restante. Sí, Di Resta parece tener el asiento asegurado con Force India, pero no está oficializado aun.
ACUERDO DE LA CONCORDIA
Pomposo nombre para una categoría que suele tener a la greña como estado habitual en las relaciones entre los equipos. Si lo llamaran Pacto de no Agresión no quedaría tan mal. El nuevo acuerdo debe llegar hasta 2020 pero se está haciendo demasiado de rogar. A los habituales problemas con el reparto de los ingresos se suman la pérdida del norte en el campo técnico, con muchos frentes abiertos porque cada va por su lado. La intención de la FIA de manejar mucho más la categoría y después de haber dado la espalda a la introducción de nuevas tecnologías. Ojalá que en estos próximos días se lleguen a acuerdos beneficiosos no sólo para hoy sino para el mañana de la categoría.
REGLAS
Como es un tema de hace tiempo sólo haré hincapie en lo que me parece más significativo y que puede tener más incidencia. Si Marussia monta el KERS, toda la parrilla por primera vez dispondrá del dispositivo.
Las pruebas más duras sobre la flexión de los alerones delanteros me imagino que volverán a ser burladas con otras soluciones imaginativas.
Pero la principal de todas es la limitación del uso del DRS durante todo el fin de semana a la zona exclusivamente indicada para ello. Hasta ahora se podía usar en cualquier parte del trazado excepto en carrera. Por contra es muy posible que se designen dos zonas de uso del mismo.
Con este pequeño aperitivo vamos calentando los fluídos para que el motor arranque y vaya cogiendo temperatura.

Aunque queda un mes, en números redondos, para empezar a ver los nuevos monoplazas de 2013 y para que empiecen a rodar en Jerez, no está de más dar un repaso a como está el patio.

(más…)

A LA GREÑA

Sábado, Enero 8th, 2011

kersmm 

No ha comenzado el año plácidamente en la F1. La sorda lucha que se tienen entre manos los equipos ha aflorado a la superficie dejando ver la vergonzosa chapuza y la proliferación de tahures de medio pelo entre sus dirigentes.

(más…)

ÓRDAGO A GRANDE

Martes, Mayo 12th, 2009

Muchos habían considerado las declaraciones de Montezemolo los días pasados como bravatas. Que las declaraciones de John Howett eran para poner la venda antes de la herida de una más que posible retirada de Toyota de la F1. Retirada a la que las normas de la FIA le dan la excusa perfecta para no quedar mal.
Pero muchos empezaron a tomar conciencia de que la cosa empezaba a tener enjundia cuando Mateschitz, capo máximo de Red Bull y Toro Rosso, anunciaba que sus equipos no se inscribirían si las reglas para el 2010 no se cambiaban.
Hoy había reunión gorda en Maranello. Gorda de las de verdad. Quien más quien menos esperaba que rodara alguna cabeza, yo entre ellos, y flotaba en el ambiente la expectación de que algo gordo podía pasar.
Y ha pasado.
“Las mismas reglas para todos, estabilidad en los reglamentos, la continuidad de la FOTA y sus esfuerzos para ir reduciendo costes progresivamente y el gobierno de la F1 son las prioridades para el futuro. Si estos principios indispensables no son respetados y si las normas adoptadas para 2010 no cambian, entonces Ferrari no tiene intención de inscribir sus coches en el próximo campeonato de F1″.
Claro y diáfano. Sin circunloquios. Directo y conciso a las raíces de los problemas.
Peticiones lógicas y difícilmente rebatibles.
Pedir las mismas reglas es algo lógico y fuera de cualquier discusión.
La estabilidad de las normas aporta reducción de costes.
El apoyo a la FOTA es inequívoco y además la obliga a tomar una dirección clara.
Sobre la reducción de costes es muy clara la marca italiana. Reducción progresiva. ¿Cómo va a recortar una gran marca como McLaren, Ferrari o Toyota 300 ó 400 empleos de un año a otro para acomodarse a un límite demencial y con trampa?
El punto más enigmático es el del Gobierno de la F1. No sé si se refiere a que debe ser la FOTA quien asuma esa responsabilidad.
Así que son 4 equipos los que no se van a inscribir. La FIA parece que cuenta con las inscripciones de Brawn GP, Force India y muy posiblemente Williams. El resto tiene ahora una posición muy incomoda. Claro que eso abre aun más las puertas a los desahogados de Windsor y RIchards y aumenta el sueño de aquellos que quieren estar en una F1 que tendría sólo el nombre. Una F1 desconocida, sin esencia y sin Ferrari. Una F1 que no sería F1.
Es el momento. El momento de cambiar el orden establecido. El momento de limpiar de porquería a la F1, porquería que le lanza un día sí y otro también los ineptos de la FIA.
Cuando el pasado día 29 la FIA repartió cartas, miró las suyas. Luego miró a su compañero Ecclestone y la seña que le devolvió fue que iba ciego. Y la FIA se marcó un farol. Ferrari miró sus cartas y miró a la FOTA. Pares y juego dijo la misma, te acompaño. Ferrari no ha dudado en lanzar un órdagorobando la mano a la FIA. Si los pares y juego de la FOTA es un solomillo en toda regla, el juego es suyo. Y para eso sencillamente tienen que mantenerse unidos.
De momento apuesto con un retraso de la fecha de inscripción que estaba fijado para el 29 de mayo. Y Ecclestone que suelta prenda. ¿Será su farol real? No me creo que vaya ciego precisamente.

¿Se cerrarán las puertas de Ferrari a la F1 tras 60 años?

MOTORES EN 2009

Lunes, Enero 26th, 2009

FIA, CHAPUZAS A DOMICILIO

Fiel a su tradición chapucera, la FIA ha vuelto a provocar un maremagnum con las reglas de los motores de cara a 2009.
Al principio dictaron que los motores deberían durar tres carreras. Hasta aquí bien. Pero siendo la FIA las cosas no podían quedar claras. Sobre todo cuando se anunció, sotto-vocce, que no se iba a obligar a los motores a disputar tres carreras seguidas pero que, por contra, se limitaba el número de motores de cada piloto a 8.

VIERNES
Eso significaba que los pilotos virtualmente iban a contar con el mismo de número de carreras por motor que el año pasado. Pero la FIA decidía, además, que los viernes no se podían disputar con motor libre. Si no que esos 8 motores también son los que rodarían los viernes.
De esta manera han terminado de destrozar el viernes para el ‘paganini’, el aficionado, ya que la cantidad de vueltas que va a hacer cada piloto van a estar restringidísimas.
Aquí chocarán los deseos de los pilotos y de los ingenieros. Pero en cualquier caso la acción en pista será mínima.

REGLAS
Las reglas dicen lo siguiente.
- Los motores seran V8 homologados y limitados a un máximo de 18.000 rpm.
- Cada piloto podrá usar hasta 8 motores en una temporada.
- Si un piloto fuera sustituido por otro, éste heredaría la situación del piloto al que sustituye.

Hasta aquí está claro. Pero insistiendo que estamos tratando con esa panda de ineptos que es la FIA, no podían faltar las afamadas ‘zonas grises’ que son santo y seña de la misma.
Dice la regla que si se usa un motor adicional el piloto perderá 10 plazas en la parrilla en cualquier carrera. La interpretación se presta a que puede ser una penalización única, la primera carrera en que ello ocurra y se use un motor extra, o en todas las carreras en que se use dicho motor o motores. No queda claro y además, dependiendo de como se legisle, puede ser catastrófico para un piloto que sufra, por ejemplo, en las tres últimas carreras una penalización de ese calibre. Aquí habría de preguntarse si un equipo podría recibir una penalización a mitad de campeonato si usa un motor fuera de los marcados o eso no va a estar permitido.
La otra zona gris es que no queda claro si se podrá cambiar motores después de la calificación, antes de la misma, etc. Como siempre la pelota es pasada a los equipos para que se pongan de acuerdo.

La FIA dicta chapuzas, los equipos lo sufren y los aficionados lo pagan.