Bendita velocidad que nos mantiene cautivos para darnos la libertad
gpcast
  • GPCast
gpcast
  • GPCast
PERFIL

Nací en Madrid y con 9 años me estrené en un Rallye RACE de España en un tramo forestal entre Hoyo de Pinares y Cebreros.

Con la F1 en el Jarama en 1974.

Desde muy pronto haciendo radio y colaborando como redactor y fotógrafo en varios medios.

En los 2000 varias colaboraciones, redactor en Grand Prix International, comentarista F1 en COPE y de Motorsport en MARCA TV.

Espero que lo disfruteis.

Charly

Calendario
Octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Archivos

Posts Tagged ‘paddon’

RALLYE DE POLONIA 2017

Lunes, Julio 3rd, 2017

AL SEGUNDO

Hasta cinco pilotos mostraron ritmo para ganar la prueba polaca, Salvo Citroen, los otros tres constructores dieron el callo. Va a ser un rallye para recordar mucho tiempo y en el que sobresalió Thierry Neuville. No exagero si digo que se le está poniendo cara de campeón.

(más…)

RALLYE DE ITALIA 2017

Lunes, Junio 12th, 2017

CARA Y CRUZ

El rallye en la isla sarda nos dejo a un nuevo piloto estrenando su casillero de victorias. Ott Tanak. Por fin el estonio pudo seguir los pasos de otro compatriota ilustre, Markko Martin. Por contra, tras otro abandono por accidente, Yves Matton anunció que bajaba del Citroen para Polonia a Kris Meeke.

(más…)

RALLY DE POLONIA 2016

Lunes, Julio 4th, 2016
ALTURA
El Rally de Polonia ralló a gran altura. Por sus velocidades, por su desarrollo, por su desenlace y por las actitud de sus protagonistas.
Polonia nos brindó un rallye antológico. En el que practicamente en todo el rallye tuvimos luchas por cada una de las posiciones de puntos. Todos fueron o tuvieron su punto de protagonismo, pero cinco sacan la cabeza entre el resto y uno, en especial, sacó todo el cuerpo.
Si algún espectador no sabía lo que había pasado un rato antes con Ott Tanak, pensaría que había logrado coronar el tremendo trabajo realizado durante el rallye. Por encima de espectadores, fotógrafos, asistentes de los equipos, de la familia del WRC en una palabra, se erigía la figura del piloto estonio. Ogier lo levantaba sobre sus hombros y el resto de compis se apresuraban a ayudarle y a llevarle en volandas.
MAGISTRAL
Ott Tanak se marcó un rallye excepcional. Con una unidad que no es una de las patas negras de M-Sport. Con una estructura privada sostenida por DMACK, el fabricante de gomas que intenta hacer frente a Michelin. Con unos resultados nada halagüeños en lo que va de temporada. Pero con un recorrido que le venía como anillo al dedo, muy parecido al de su Estonia natal (con menos árboles), y una posición de salida retrasada, Tanak se encontró a sí mismo dando un recital inigualable para sus rivales. Sólo la decisión de llevar dos ruedas de respuesto el primer día, retrasó lo inevitable de su dominio. Una vez que recuperó el liderato en el tramo 8, tras una efímera punta en el 2, nadie fue capaz de pararle. Sólo la lluvia y sus consecuencias le privaron de haber sumado su primera victoria, y para sus neumáticos, en el mundial.
En una lucha sin cuartel fue poco a poco abriendo hueco en una lucha titánica que no permitía ningún error. Ganar tiempo a los rivales era algo agónico. Requería trabajo de hormiguita y mucha paciencia. Lo que se ganaba en tres tramos, se perdía con creces en uno al más mínimo error. La tensión se diparó durante la segunda jornada y los pilotos nos regalaron un duelo sin cuartel.
MARTILLO PILÓN
Tanak fue agotando a sus rivales poco a poco. Primero fue Ogier el que se descolgó. Abrir pista dos días seguidos es una barbaridad en un rallye de tierra. Sí, la emoción que tuvo el rallye quizá tuvo que ver con esa penalización excesiva al francés líder del mundial. Pero sigue siendo excesiva.
El estonio iba machacando tramo a tramo como un martillo pilón. El siguiente en descolgarse fue Neuville. Sólo Mikkelsen y Paddon se quedaron metiendo presión al estonio. A poco más de 21 y 27 segundos respectivamente, había espacio en 60 km. para, al menos, seguir presionando y ¿quién sabe?
El domingo amaneció con mucha, muchísima, lluvia. El cielo polaco se rompió dejando caer ingentes cantidades de agua. Los finos tramos polacos, fluidos, de pura conducción y arrojo, se tornaron en verdareros lodazales casi impracticables. Los pilotos llegaron a comparar el estado de Baranowo, sobre todo en la segunda pasada, como peor en agarre que cualquier tramo en Gales. Dantesco.
PINCHAZO
Eso no arredró a Tanak aunque Mikkelsen, absolutamente comprometido por luchar a toda costa por la victoria, se la jugó. La primera pasada por Baranowo descolgó a Paddon. Mikkelsen recortó pero poco. Pero el mensaje estaba enviado. Voy a seguir apretando. El noruego llevaba la diferencia hasta los 18,9. En el corto tramo que luego sería la Power Stage, Mikkelsen arañó otras 3 décimas. Tanak aguantaba sin problemas y para los poco más de 30 kilómetros que restaban, tenía una renta manejable y suficiente.
Pero la 2ª pasada por Baranowo fue un sálvese quién pueda. En el primer parcial Mikkelsen le recortaba un poco más de un tercio de la diferencia, y en el segundo estaba casi empatado con el estonio. La tensión esperando a Tanak en meta se hizo inmanejable. Cuando saltó su tiempo una exclamación de pena y sorpresa recorrió todo el rallye. Un pinchazo le retraso, primeró, y le hundió, después. Ott no quizo decir ni palabra al acabar el tramo. Cuando acabó la Power Stage las lágrimas afloraron y cerró la puerta y paró más adelante para desahogarse. Cerró con la rabia la puerta de su Fiesta y buscó consuelo en su chica. Se apartaron. Mientras el resto de pilotos se acercaron a Molder, su copiloto, y le felicitaban y consolaban.
Después se fueron hacia donde estaba Ott apartado. Le estrecharon la mano, algún abrazo y en ese momento Ogier le levantó en volandas. El resto de pilotos, que se habían jugado con él el rallye a velocidades de infarto, reconocieron el gran esfuerzo de Tanak y su copiloto Molder y se adherieron al gesto del campeón francés. Todos estuvieron a gran altura.
SIN CUARTEL
Tanak acababa en segunda posición y por los pelos. Por menos de tres segundos no se vio superado por los Hyundai de Paddon y Neuville. Ambos hicieron un rallye buenísimo. Pero sólo puede ganar uno. Sordo, el tercero en discordia en la marca, ni estuvo ni, llegado el momento, ni se le esperó. Fuera de los puntos desde el principio, terminó abandonando la última joranda. Un rallye para olvidar.
Latvala terminó ganando a un Ogier frustrado por las normas que acabó 6º. Detrás se produjo otra de las batallas con más atención de la prueba. Lefevbre contra Breen. El francés le ganó la partida a su compañero de equipo. Pero en la primera pasada por la PS, estrelló su DS3 contra un talud y se quedó con la rueda trasera izquierda colgando y hundiendose en la general.
El último punto de atención estvo en una lucha a tres bandas. En realidad a dos, pero en algún momento hubio espejismos. Camilli, Ostberg y Sordo, lucharon por las últimas posiciones de puntos. De Sordo ya hemos dicho que no estuvo en ningún momento. Pero OStberg no pudo con Camilli en ningún momento. Sólo un toque del francés en el penúltimo tramo, que le dejó la suspensión trasera derecha tocada, permitió a Ostberg acabar en un gris octavo y que marca un punto muy bajo en las actuaciones de M-Sport.
Mikkelsen vencía en un rallye que quiso ganar desde el primer tramo. Paddon se reencontraba, lo mismo que Neuville que certificaba que su victoria de Cerdeña no había sido casualidad. Latvala sigue con su proceso seguro y brilló mucho en la última etapa, pero no tuvo la rapidez de otras ocasiones en un rallye que le va muy bien. Ogier bastante tiene con sortear la posición de salida y sus inconvenientes. Breen salió victorioso de la lucha entre los Citroen pero quizá no convenció del todo. Ostberg, como Sordo, no estuvo, todo lo contrario de Camilli que le superó durante todo el rallye. El francés sigue despejando dudas a pesar de ese error final.
Quizá la organización no estuvo siempre a la altura deseada, colocando postes y balas de paja en la segunda especial después de los reconocimientos. Pero en general todo estuvo a gran altura. Pero nada como la que mostró Tanak y sobre todo nada como la del gesto de Ogier secundado por sus compañeros. Y es que nada hay mejor que ser reconocido por tus propios compañeros. Eso sí te da altura.

ALTURA

El Rally de Polonia rayó a gran altura. Por sus velocidades, por su desarrollo, por su desenlace y por las actitud de sus protagonistas.

(más…)

RALLYE DE PORTUGAL 2016

Martes, Mayo 24th, 2016
Kriss Meeke se hizo con la victoria en Portugal tras dominar el rallye de cabo a rabo. No dio opción en ningún momento a sus rivales que se fueron turnando por días.
Primero fueron Ogier y Sordo quienes le intentaron seguir el ritmo. Pero Meeke, apoyándose en un ritmo demoledor y en su posición retrasada de salida, que le favorecía en ciertos tramos, no les dio opción. Ogier intentaba defenderse e intentaba quedarse a una distancia decente del británico. Sordo completaba una primera etapa maravillosa, que sólo empañaba un pinchazo en el último tramo que le retrasaba un poco. Las expectativas para el resto del rallye eran esperanzadoras a pesar del dominio del de Citroen.
INCENDIO
El tramo 5, la segunda pasada por Ponte de Lima, trajo la polémica al rallye. El interior de una izquierda rápida antes de una derecha algo más lenta, se había deteriorado en la primera pasada. En ese interior había una rodera que lanzaba a los coches al interior. Paddon no pudo evitar tocar el talud una vez lanzado contra él, y cayó por el terraplén. Salida de tramo sin mayor consecuencias, Paddon aprieta el botón verde de ‘OK’ y se disponía a salir del coche junto a Kennard cuando empezaron a salir llamas de la parte trasera y baja de su Hyundai. Tuvieron que salir a toda mecha, Kennard no pudo ni salvar sus notas, y en un santiamén el I20 fue consumido por las llamas. Unos coches detrás venía Tanak. El estonio sufría el mismo contratiempo del ‘kiwi’ y acababa al lado del coche ardiendo. El propio Ott tuvo, manguera en mano, que proteger su Fiesta de las llamas que aún así sufrió daños.
MIKKELSEN
Aparte de Meeke, Mikkelsen fue el otro protagonista del rallye. El noruego se lanzó al ataque la segunda etapa y terminó siendo el más rápido de todos en esa etapa. La más larga y dura. Su remontada, no sólo le llevó a cazar a un Sordo que no pareció el de la primera jornada, si no que le dejó a espaldas de Ogier y con opciones de atacarle en la última jornada.
Todo lo bien que había ido Sordo en la primera etapa, se convirtió en mal en la segunda. Como si el coche no fuera el mismo, o el piloto. Desconcertante. No pudo mantener el ritmo de sus rivales y acabó ya fuera de posiciones de podio. Quizá en VW subieron el ritmo y en el intento de seguirlos fue un poco más descolgado y aparecieron los problemas. Porque si bien la mejora de Hyundai es notoria, no están aún al nivel de VW. Por más que Paddon se hiciera con la victoria argentina.
OGIER
Mikkelsen siguió presionando a Ogier el domingo y éste pareció no presentar batalla. Ciertamente desconocido el francés. Como si no fuera con él con la cosa. Ya le pasó en Argentina. A un excepcional penúltimo tramo, favorecido sí por un Paddon desconcentrado, siguió el último tramo en donde no presentó batalla.
En Portugal pasó lo mismo. En condiciones de igualdad, no pudo con Mikkelsen. No se le puede culpar por querer guardar una segunda y una tercera plazas cuando no hay un rival claro en el mundial, si es que lo tiene.
Porque ahora mismo el francés sale de Portugal con 47 puntos de ventaja y habiendo minimizado los daños, en dos rallyes complicados para abrir pista como Portugal y sobre todo Argentina. Y le queda Cerdeña aunque consiguiera la victoria el año pasado (frente a Paddon precisamente)
Pero Ogier ve que día le gana Paddon que se le quita de enmedio después. Aquí es Meeke el que le bate pero no va a hacer el mundial entero por lo que no es rival. Y le queda Mikkelsen que puede ser su mayor amenaza. Eso es lo que puede espolear al francés. Pero para ese va a tener que cambiar su objetivo.
LATVALA
Porque estos años de atrás, estaba claro que su principal rival por el campeonato era su compañero finlandés. Pero Latvala está absolutamente para los leones. No por conducción, aunque le falta un punto. Si no porque le ha mirado un tuerto. Su fortísimo accidente en Argentina al romperse la suspensión, un ‘Big One’, es de los que dejan secuelas. Ojalá volvamos a ver al Jari Matti que conocemos. Pero a ese punto de confianza que le falta, y que estaba cogiendo con el paso de los tramos en la prueba lusa, se unió una piedra no muy de acuerdo con ello. Rotura de la dirección asistida y calvario para Jari Matti que le dejaba otro rallye sumando calderilla. No hay que obviar el cansancio psicológico, aquel que acabó con Hirvonen como piloto de primer nivel secado por Loeb. Ojalá no, pero me temo que Ogier puede haber ocasionado lo mismo en Latvala.
RESTO
Del resto en una inscripción tan poblada no hay mucho tocar. Excepto Eric Camilli. El francés, que estaba siendo muy criticado, sin darle tiempo a hacerse al WRC y coger confianza, encontró algo en ‘El Cóndor’. Y lo ha empezado a certificar en Portugal. Con una actuación muy sólida y con slgún latigazo que le llevó a entrar entre los 3 primeros en algún tramo.
Del resto. Neuville está en una mala racha como Latvala. Ostberg está en una cuesta abajo preocupante para M-Sport. Aún así te da la seguridad de estar en meta y sumar. Sufrió un problema de transmisión pero no estuvo en la lucha nunca. Y poco más.
Meeke no dio opción y esperemos que Citroen envíe al menos un coche para él a Cerdeña. Si sigue con este ritmo, le VS s poner las cosas muy caras a los VW. Ogier está en el punto de mira. Y él mira y no ve en el objetivo a un rival claro al que batir. Por eso ha centrado el objetivo más aún en el mundial. Eso sí que no ha cambiado.

OBJETIVO

Kris Meeke se hizo con la victoria en Portugal tras dominar el rallye de cabo a rabo. No dio opción en ningún momento a sus rivales, que lo fueron turnando por días.

(más…)

RALLYE DE ARGENTINA 2016

Lunes, Abril 25th, 2016
EL CÓNDOR
La amenaza de Sebastian Ogier y su invencible Polo se cernía desde la cima de El Cóndor. Todos esperaban al campeón francés con el temor ancestral al dominador.
Acababa Ogier de extender sus alas en el penúltimo tramo y había oscurecido el ánimo de todo el mundo. No es que nadie quiera que gane el francés, no. Ni mucho menos. Pero la llegada de sangre fresca al WRC tiene su atractivo y, sobre todo, la posibilidad de una victoria para cualquier piloto no VW es muy atractiva.
Arriba en El Cóndor, los pilotos esperaban a la salida de la Power Stage. El serpenteante camino jalonado por piedras de todos los tamaños los esperaba. Un tortuoso descenso hacia los infiernos que iba a suponer a uno de los dos, Paddon y Ogier, coger impulso hacia el cielo.
Porque para ambos iba a suponer romper una barrera. Para el francés ganar una prueba que se le ha resistido hasta ahora. Para el kiwi, entrar en el libro de oro del mundial.
HYUNDAI
Tras un comienzo de mundial desconcertante para la marca coreana, su encarrilamiento en 2016 es más que destacable. No se comprendía muy bien qué estaba pasando en un coche que llevaba muchísimo tiempo de test. Problemas de reglajes aparentemente, porque sí dejaba buenas sensaciones en cuanto a potencia.
Ya en México las cosas mejoraron y han culminado en Argentina con un aldabonazo vital para el WRC. El I20 ha sido capaz de retar de tu a tu al todopoderoso Polo.
Probablemente no le ayudó a la marca coreana el bajón de Neuville. Thierry, señalado por todos como un futuro campeón, quizá asumió muy pronto los galones de piloto estrella y de catalizador del proyecto de Hyundai. Quizá le faltó otro año dando barrigazos en Ford o en Citroen. El caso es que completamente superado por los acontecimientos y con la confianza perdida, no está siendo capaz de aportar más que destellos a Hyundai.
Por otro lado Dani Sordo. Uno de los artífices de la mejora de los últimos meses, en sesiones de test interminables. Pero Dani necesita, por él y por el equipo, tener un poco más de regularidad. El cambio de sistema de notas no le va a ayudar hasta bien entrada la temporada. Aún y con todo, está siempre lamiendo los podios, cuando no subiendo a ellos, y sigue sumando para el equipo.
La vuelta a Europa nos marcará una nueva situación en el mundial. Si Hyundai confirma su nivel de competitividad frente a VW y Meeke vuelve con renovados bríos, podemos estar ante un mundial, aunque sea rallye a rallye, más que atractivo.
LATVALA
Jari Matti afrontaba Argentina desde la cómoda posición de salir atrás. Se iba a beneficiar así, de unos tramos algo más limpios que le podían permitir asaltar el liderato y asentarlo el último día.
La 1ª etapa no era muy punitiva para los que abrían pista. Tramos rápidos y arenosos, todo lo contrario que el año pasado, provocaban:
Que no hubiera la carnicería que asoló el rallye el año pasado.
Que las diferencias fueran muy pequeñas entre los primeros.
Pero la segunda jornada ya era más Argentina. Y aquí sí. Ogier empezó en sufrir. Mikkelsen empezó a perder el ritmo. Latvala se erigió en protagonista y Paddon consiguió mantenerse a su estela.
Estaba Latvala imparable. Ogier casi había dicho adiós a la victoria, cuando al cortar el finlandés, no demasiado, una cuneta, saltaba el amortiguador delantero derecho del Polo del finlandés. Con el coche clavado de delante y a más de 150 km/h, no pudo evitar el bueno de Jari Matti el accidente. Varias vueltas de campana y la desesperación de una victoria que se escapaba. Y con ella sus, remotas, opciones al mundial.
Mucho se ha escrito sobre el accidente. Creo que se le zurra por ser quién es sin mirar más allá. Para mí es la rotura del amortiguador la que provoca el accidente. Y esa rotura no me parece que la provoque un error del finlandés(en este caso cortar casi imperceptiblemente una curva). Pero cría fama…y échate a dormir.
PADDON
La constancia en el acoso del neozelandés a los VW rendía sus réditos. Y se encontraba en cabeza de la prueba a falta de tres tramos.
La noche fue larga para Hayden Paddon y John Kennard, su veterano copiloto. Ya antes del rallye, quizá como una premonición, Paddon había estudiado una y otra vez el tramo del Cóndor. El sábado por la noche volvió a repasarlo. Terminando de ajustar las notas. Dándole brillo como un orfebre, limando cualquier aspereza. No cabía ninguna duda de cara al domingo. El descenso del Cóndor era vital y Hayden y John se durmieron mientras soñaban con la bajada.
Pero algo empezó a fallar en el cambio a principio del tramo y todo lo visualizado se tuvo que cambiar sobre la marcha. Incluso Paddon sufrió un toque. Cedía 8 segundos. A ese ritmo, el final podía estar más que apretado. Giulio Cesare esperaba entre medias.
Es difícil saber si en un tramo en subida la potencia del Polo marcó su diferencia. Si Hayden se agarrotó un poco. O, si además de todo eso, Ogier soltó un latigazo descomunal. Probablemente fuera un poco de todo. De 22,4 de ventaja para el kiwi, pasamos a 2,6. Con el último tramo por delante y el recuerdo de los 8 segundos para Ogier en la 1ª pasada.
Paddon y Kennard repasaban las notas. La calma del veterano se veía reflejada en su pupilo. Si estaba nervioso no lo parecía.
Cada dos minutos sus rivales fueron saliendo al tramo. La niebla de la primera pasada se había casi disipado por completo. Pero las nubes bajas seguían arrojando un panorama frío, duro. Su rival salía delante de él. Mientras el comisario le cantaba la cuenta atrás, el tramo se transformaba en un tobogán. Sólo cabía disfrutar del vértigo y no caerse. Cuando saltó el paso por el punto intermedio, un rugido se escucho en la sierra cordobesa. Paddon había destrozado el tiempo de sus rivales y en especial de Ogier. Pero quedaba la otra mitad de la bajada. Otra mitad llena de trampas y piedras esperando el más mínimo error. Pero Hayden ya estaba cogiendo impulso y dando la espalda al infierno. Esos kilómetros finales a tope del tramo, fueron su ascensión a los cielos del WRC.
El Cóndor Paddon se elevó hasta una altura a la que no pudieron llegar sus rivales. Ganando con un carácter de campeón y manejando una situación muy adversa. Enhorabuena Hayden y John y gracias por el espectáculo.

EL CÓNDOR

La amenaza de Sebastian Ogier y su invencible Polo se cernía desde la cima de El Cóndor. Todos esperaban al campeón francés con el temor ancestral al dominador.

(más…)